About this Recording
8.223626 - STRAUSS, Josef: Edition - Vol. 24
English  French  German  Spanish 

Josef Strauss (1827-1870)

Obras orquestales vol. 24

[1] Aus der Ferne. Polka Mazur (Desde lontananza. Polca mazurca), op. 270

En la primavera de 1869, Johann y Josef Strauss, acompañados por Jetty, la esposa del primero, viajaron a Rusia para dirigir de nuevo los conciertos de verano en el Vauxhall de Pavlovsk, cerca de San Petersburgo. El objetivo de esta empresa era crear una fuente de ingresos para Josef en los veranos venideros. No obstante, ya en Varsovia, el entonces gravemente enfermo ‘Pepi’ se vio embargado de nostalgia por la ausencia de su esposa Caroline, quien había permanecido en Viena. Le escribió apasionadas cartas, y comenzó la composición de una melancólica polca mazurca, a la cual dio el título de Aus der Ferne. Los primeros compases de los violines están marcados "dolcissimo". El colorido eslavo refuerza aún más el carácter melancólico de la música, y, de pronto, parece percibirse un aire de desesperación en la convulsiva melodía. En el trío, el severo ritmo de la mazurca define los contornos, y la leve pero expresiva imagen psicológica vuelve a adquirir un carácter bailable. Sin embargo, al repetirse la primera parte, regresan la melancolía y la nostalgia. Este saludo a la amada esposa desde la lejanía está íntimamente vinculado con la música de Frederic Chopin.

La polca mazurca Aus der Ferne fue ejecutada por primera vez por Eduard Strauss ("enviada desde Rusia") en el Volksgarten de Viena, el 2 de julio de 1869. Josef Strauss no llegó a interpretar la obra en Pavlovsk, ante el público ruso hasta el 25 de agosto/6 de septiembre de 1869, lo que confirma que la misma era un saludo para su esposa Caroline, quien permanecía en Viena.

[2] Liebesgrüsse. Walzer (Saludos de amor. Vals), op. 56

Josef Strauss compuso su encantador vals Liebesgrüsse durante la primavera de 1858, y estrenó la obra el 1o de junio en el Volksgarten, en un festival con fuegos artificiales, según un reportaje publicado en el Theaterzeitung del 3 de junio de 1858 (No 125), que dice: "Josef Strauss ejecutó por primera vez su nuevo vals Liebesgrüsse, el cual es extraordinariamente melodioso y está brillantemente instrumentado, como todas las composiciones de Strauss. Tuvo que repetirse varias veces".

El 19 de septiembre de 1858, la editorial de Carl Haslinger anunció la publicación de la partitura de la obra, lo que motivó al Theaterzeitung del 23 de septiembre de 1858 (No 218) a hacer el siguiente comentario: "El vals [de Josef Strauss] Liebesgrüsse, al estilo de Lanner, posee tantos elementos melódicos, que ya todo el pueblo lo tararea".

Hasta el año de 1859, la obra figuró regularmente en los programas de la orquesta de los Strauss, no llegando a desaparecer por completo del repertorio en años subsiguientes.

[3] Marcha desconocida, sin op.

Entre las obras póstumas del compositor Josef Strauss, fallecido en el verano de 1870, sobre cuyo contenido y extensión se registraron numerosas opiniones, se encontraron muy pocos manuscritos. Para mayor sorpresa de sus hermanos, no se descubrió ninguna partitura autógrafa de sus obras maestras. Incluso las planchas de la impresión, realizadas por copistas, de algunas de sus obras creadas antes de 1863, estaban en posesión de los herederos del editor Carl Haslinger, quien murió en 1863.

Tanto más asombroso resulta el hecho de que, hace algunos años, se descubrió la partitura de una marcha en la que, sin lugar a duda, se reconoce la letra del joven Josef Strauss. La obra completa carece de título. Ahora bien, a partir de ciertos reportajes periodísticos, se sabe que Josef Strauss, al verse solamente como "director interino" (o "mueble auxiliar", como él mismo solía llamarse), durante los primeros años de actividad, compuso algunas marchas que no se publicaron; por ejemplo, la Wiener Garnison-Marsch, que fue ejecutada por primera vez en el casino de Unger en Hernals, el 23 de julio de 1854, la cual se repitió varias veces.

Sin embargo, no existe seguridad absoluta de que este manuscrito sea una de las obras que no aparecieron impresas, y de cuya existencia sólo se conoce por reportajes periodísticos. Esta Marcha sin título sobreviviente podría ser un borrador que el compositor no quiso publicar, ya que la obra dista mucho de ser perfecta. Pertenecería al grupo de marchas militares, que Josef Strauss compuso al inicio de su carrera, según lo requiriera la ocasión. Podrían citarse, como ejemplos, la Avantgarde-Marsch, op. 14, de 1854, o la Österreichischer Armee-Marsch, op. 24, de 1856.

Si la Marcha sin título, grabada como Marcha desconocida, fuera, efectivamente, un estudio preliminar de las marchas militares del joven compositor, entonces constituye una prueba oportuna de lo rápida y hábilmente que Josef Strauss asumió la tarea que le asignara su familia y que lo condujera a su destino, especialmente por el hecho de que no era su deseo convertirse en director musical ni en compositor de melodías bailables. Josef Strauss es un caso excepcional, ya que, siendo ingeniero y arquitecto, fue forzado, en contra de su voluntad, a desarrollar y adquirir un talento genial, y alcanzar la inmortalidad en una esfera ajena a la suya propia.

[4] Glückskinder. Walzer (Hijos de la fortuna. Vals), op. 124

Josef Strauss compuso el vals Glückskinder en la primavera de 1862. El estreno se anunció para el concierto de beneficencia de la orquesta de los Strauss, que habría de tener lugar el 17 de junio de 1862 en el establecimiento Weghuber, en lo que antes fuera el Burgglacis. (Actualmente se encuentra el Volkstheater en este lugar.) Sin embargo, la temporada de lluvias impidió celebrar la fiesta en varias ocasiones, por lo que el compositor decidió dejar el vals para otra oportunidad. Esta fue el tradicional día de Santa Ana, el cual se celebró el 25 de julio en el jardín del café Weghuber. Esta fecha se confirma en el cuaderno de notas de Josef y en la agenda del trompa Franz Sabay.

Es posible que Josef Strauss supiera ya que dentro de pocos días tendría que viajar a Rusia para sustituir a su hermano Johann en la dirección de los conciertos de verano en Pavlovsk, cerca de San Petersburgo. Sin embargo, no por ello se sentía como hijo de la fortuna. Solamente emprendió el viaje, porque su madre se lo pidió. A la fecha en que apareció impreso el vals Glückskinder, el 17 de septiembre de 1862, ya casi había concluido el tiempo de dolorosa separación de su querida esposa Caroline.

[5] Sternschnuppen. Walzer (Estrellas fugaces. Vals), op. 96

Josef Strauss escribió un vals con el título de Sternschnuppen para el aniversario de la consagración de la iglesia de Hernals, en el año de 1860, que se celebró el 27 de agosto con un concierto festivo y un baile en el casino de Franz Unger. La obra puede reclamar actualidad en el sentido de que, de hecho, muchos meteoritos iluminaban el cielo de Viena durante el verano de 1860. Tanto la obra como su estreno se anunciaron en el Fremden-Blatt del 24 de agosto de 1860. Aunque hasta el momento no se haya encontrado reportaje alguno sobre esta fiesta en los periódicos, no hay duda de que estas Sternschnuppen musicales pudieron admirarse aquella noche en Hernals. El estreno del vals aparece registrado tanto en las notas de Josef como en la agenda de Franz Sabay. El vals fue repetido en el concierto de novedades que Josef Strauss dirigió el 31 de agosto de 1860 en el Volksgarten, así como en el concierto final, celebrado el 7 de octubre en el casino de Unger, en el cual, como contrapartida de la revista carnavalesca, se incluyeron en el programa todas las composiciones veraniegas de Josef Strauss. Parece ser que, en términos generales, de por sí, el vals Sternschnuppen tuvo éxito, puesto que el periódico Zwischen-Akt escribió el 3 de febrero de 1861, en ocasión de la publicación de la partitura por la editorial de Carl Haslinger: "El popular vals Sternschnuppen, de Josef Strauss, se acaba de publicar en una elegante edición. Esta fresca y melodiosa pieza gozó de una magnífica acogida durante el final del Carnaval".

[6] Fortunio-Magellone-Daphnis-Quadrille, op. 103

En una carta sin fecha que posiblemente date de la primavera de 1861, Josef Strauss escribió a su editor:

"Muy estimado Sr. von Haslinger:

Ha sucedido algo increíble. Desde diferentes sectores del público, se me ha pedido que interprete algo de la opereta Fortunio. Hoy mismo la he buscado: aún no la había escuchado, y quería escribir una cuadrilla sobre ella, pero no tiene suficientes melodías que se presten. Entonces eché mano a Dafnis y Cloe y a la Magellone; a las cuatro empecé a escribir mi cuadrilla, y, mire usted: la terminé por completo a las siete y media. Como es probable que ahora tenga poco tiempo, y que no esté de ánimo para encargarse de un arreglo aburrido, me senté de nuevo y concluí el arreglo exactamente a las ocho. El telégrafo Josef Strauss escribe con la misma rapidez que realiza sus trabajos de impresión la editorial de C. Haslinger. Si usted quisiera emprender la tarea inmediatamente, para que cuando la interprete el domingo, pueda compartir conmigo los aplausos, haría muy feliz a su sincero amigo Josef Strauss.

P. D. Con sumo gusto le dejo la tarea de bautizar este fruto de un parto tan rápido. Quizás sólo debiera tener en cuenta estos tres nombres: Fortunio, Magellone y Pan (quedaría la portada muy bonita). Cuadrilla según motivos de las operetas antes mencionadas."

El editor Carl Haslinger se ajustó estrictamente a las sugerencias del compositor e incluso aprovechó la idea de la portada (en la que Pan espía a los amantes Dafnis y Cloe). En aquel entonces, las operetas de Offenbach se presentaban en el Quai-Theater de Karl Treumann: Maestro Fortunio, a partir del 25 de abril de 1861, La bella Magellone, a partir del 6 de abril, y Dafnis y Cloe, a partir del 2 de marzo de 1861. Josef Strauss estrenó su cuadrilla el 15 de mayo de 1861 en el Grosser Zeisig del Burgglacis, y poco después la editorial de Haslinger publicó la edición para piano.

[7] Transactionen. Walzer (Transacciones. Vals), op. 184

El título de este vals despierta, por lo pronto, ideas de negocios en la bolsa de valores, así como de acciones, capital e intereses, ya que, según el diccionario, las transacciones son operaciones financieras en gran escala. El dibujante de la portada de la primera edición de esta obra maestra concibió al empresario en la persona del dios Amor en actitud de unir la mano derecha de un hombre con la izquierda de una mujer. De acuerdo con dicha imagen, estas transacciones serían la apasionada unión de dos amantes o, quizás, su reconciliación.

No obstante, seguramente, puede dársele otra interpretación a este título que encabeza las sentimentales melodías del vals. Durante el carnaval de 1865, Josef Strauss, quien tenía entonces 38 años, fue víctima de una crisis provocada por un grave padecimiento cerebral que más tarde resultara incurable, en medio de la temporada de bailes, por lo que tuvo que mantenerse apartado de los salones de fiestas por algún tiempo. El director y compositor, gravemente enfermo, supo interpretar los síntomas, pero no se dio por vencido, sino que se presentó inesperadamente al frente de su orquesta. Josef Strauss dio inicio al carnaval de 1865 con un vals dedicado a los "estudiantes de la facultad de derecho de Viena", bajo el título de Actionen, op. 174. Durante el estreno de la obra, no se les escapó a los atentos amantes de la música la particularmente reservada y depresiva introducción, que, sin embargo, sólo comprende unos cuantos compases. Por tanto, la tristeza dura sólo poco tiempo.

En el verano de 1865, Josef Strauss debía salir de vacaciones. Esto sólo fue posible cuando Eduard Strauss, quien había sustituido a su hermano Johann en Rusia, regresó a Viena. Mientras tanto, el exhausto Josef Strauss tuvo que mantenerse al frente de la orquesta, y dirigir todos los eventos en los establecimientos de la metrópoli del Danubio. Sólo entonces pudo Josef dejar a un lado el violín y la batuta. Sin embargo, antes de emprender viaje hacia la maravillosa campiña austriaca, Josef Strauss presentó una obra, durante el concierto de beneficencia ofrecido el 2 de agosto de 1865 en el Volksgarten, que reflejaba su apremiante experiencia del carnaval pasado. Se trataba de un vals, que aunque bailable, se aproxima a la música sinfónica, de impecable belleza y, sin embargo, saturado de un presentimiento que evoca un mundo aún más armonioso —más allá de todos los actos mundanos. Por ello, Josef Strauss bautizó su obra con el nombre deTransactionen.

[8] Blitz-Polka (Polca de los relámpagos), op. 106

Desde la época de la emperatriz María Teresa (1717-1780), la familia Stuwer, que había emigrado de Baviera, estuvo a cargo de los fuegos artificiales en Viena. Como en cada una de estas presentaciones se esperaba una gran afluencia de público, el hijo de María Teresa, el emperador José II (1741-1790), cedió a dicha familia un terreno en el Prater vienés, que se conocía popularmente como el "prado de los fuegos artificiales" (hoy en día se le llama el "prado de los jesuitas"). A partir del año 1819, Antón Stuwer desempeñó el cargo de maestro pirotécnico, y a partir de 1858, le siguió su hijo del mismo nombre. Ambos llevaron a cabo verdaderas fiestas pirotécnicas de riqueza y colorido sin precedentes. Sin embargo, precisamente este Antón Stuwer (hijo) no fue muy afortunado en reiteradas ocasiones con sus presentaciones: apenas hacía anunciar una fiesta en el Prater con tamborileos, para invitar al público, caía un torrencial aguacero. La situación llegó a tal grado que los vieneses se burlaban diciendo que: "Stuwer anunciaba la lluvia".

En mayo de 1861, Antón Stuwer invitó a los habitantes de Viena a un "espectáculo pirotécnico nunca antes visto" en el Prater. Esta vez, el ingenioso pirotécnico tuvo suerte y, el 14 de mayo de 1861, los periódicos reportaron lo siguiente: "Los fuegos artificiales de anteayer tuvieron lugar en excelentes condiciones ambientales, y gozaron de una gran afluencia de público".

Josef Strauss también previó la presencia de numerosa audiencia, y como caso excepcional, dirigió un concierto en el segundo café del Prater. Según sus notas, en esta ocasión pudo interpretar por primera vez su nueva Blitz-Polka. El dibujante de la portada de la edición para piano concibió un rayo que descendía de una nube; no obstante, Josef Strauss, a diferencia de su hermano Johann, quien en su polca rápida Unter Donner und Blitz, op. 324, efectivamente evocaba una tempestad, más bien se refería a los efectos pirotécnicos de Antón Stuwer, al componer su festiva Blitz-Polka. No resulta sorprendente que esta novedad apenas se haya hecho notar en aquel momento, puesto que todos estaban bajo el hechizo del arte de los Stuwer. Sin embargo, tampoco más tarde recibió la Blitz-Polka el debido reconocimiento.

[9] Die Ersten und Letzten. Walzer (Los primeros y últimos. Vals), op. 1

En diciembre de 1852, Johann Strauss sufrió un colapso inmediatamente después de su regreso de una jira agotadora en Alemania. Según los médicos, su cansancio constituía un peligro mortal. La madre, Anna Strauss, ordenó al hermano menor, Josef Strauss, quien entonces tenía 25 años de edad, interrumpir su carrera de arquitecto e ingresar al "negocio de los valses" de la familia, para reemplazar al enfermo. A Josef no le agradó mucho esa decisión, pero obedeció los deseos de su madre. Antes de aparecer por primera vez como "director interino", el 23 de julio de 1853, ante la orquesta de los Strauss, escribió a su novia Caroline: "Ha sucedido lo inevitable: por primera vez tocaré en el establecimiento de Sperl. Siento de todo corazón que esto haya pasado de forma tan inesperada…"

Dos días después, Johann Strauss viajó a Bad Gastein, continuando luego a Bad Neuhaus, en la Baja Estiria (hoy en día, Eslovenia).

Una de las obligaciones de la orquesta de los Strauss consistía en hacerse cargo de la música bailable en el casino de Unger, en ocasión de la fiesta anual de la iglesia, en Hernals. La fecha de esta festividad, el 29 de agosto de 1853, se aproximaba cada vez más, y Johann Strauss no había compuesto aún el nuevo vals que se esperaba para esta ocasión, y por supuesto, tampoco lo había enviado a Viena. Por tanto, Josef tendría también que sustituir a su hermano como compositor. Había visto con frecuencia a Johann componer e instrumentar piezas en la Hirschenhaus, de manera que eso no le resultó extraño. Para no decepcionar al organizador del baile ni al numeroso público que se esperaba, Josef escribió la dedicatoria tradicional, un vals estilo Ländler. Tituló la obra Die Ersten und Letzten [complétese con: valses], con lo que quería decir: ¡una vez y nunca más! Josef Strauss quiso ejecutar su composición una sola vez, precisamente en la festividad de Hernals, el 29 de agosto de 1853. Sin embargo, la obra fue recibida con un aplauso entusiasta, por lo que tuvo que repetirse. En los días siguientes, aparecieron reseñas en los periódicos, como la publicada en la edición vespertina del Wanderer, del 30 de agosto de 1853:

"Josef Strauss tiene definitivamente talento musical, y sería una pena que se retirara tan pronto de sus actividades públicas. Sus valses están llenos de frescura y vitalidad, de aquella energía que parece ser propiedad exclusiva de la familia Strauss. Confiamos en que los atronadores aplausos y los interminables pedidos de repetición estimularán al señor Josef Strauss a crear una nueva composición".

Josef Strauss tuvo la oportunidad de leer frases similares en otros periódicos. Finalmente se dejó convencer y pronto continuó su carrera como compositor de música vienesa, la cual, por aquel entonces en contra de su voluntad, le aseguró un lugar entre los inmortales.

[10] Cyclopen-Polka (Polca de los cíclopes), op. 84

Durante el Carnaval de 1860, Josef Strauss se inspiró en el tema del infierno, tal como lo hiciera Jacques Offenbach dos años antes, al acompañar al legendario cantor Orfeo a través del misterioso río Estigia. Al ingeniero Strauss le fascinaban los cíclopes, los tres hijos de Urano, según la mitología griega, cuya tarea consistía en forjar rayos para Zeus, el padre de los dioses. La portada de la edición para piano de la polca muestra la escena que el compositor tenía en mente. En las profundidades de un volcán humeante, los tres cíclopes Brontos, Astéropes y Arges, forjan (según descripción del escritor Hesíodo) flechas al rojo vivo, mientras que un cargador llega con nuevo material.

Sin embargo, parece ser que, para ‘Pepi’ Strauss, no resultó difícil forjar su Cyclopen-Polka, tan rica en efectos especiales. A la introducción, de cuatro compases, siguen dos series de ocho compases con el primer motivo de la polca, el cual continúa con trece compases que contienen el segundo motivo (lo que no era común). Con la repetición del primer motivo, termina la primera parte. El trio consta de dos series de ocho compases, que se repiten respectivamente, y concluye con: "Polca da capo". Se omite el final habitual.

El estreno de la Cyclopen-Polka estaba anunciado para el baile de beneficencia de los hermanos Johann y Josef Strauss, el 20 de febrero de 1860 en el establecimiento de Sperl, en Leopoldstadt. Johann Strauss había compuesto para esa noche el vals Immer heiterer, op. 235. En el reportaje sobre el baile del Theaterzeitung, sólo se mencionó el vals dedicatorio de ‘Jean’. Sin embargo, el 29 de febrero de 1860, tuvo lugar el primer concierto en el establecimiento Zum grossen Zeisig del Burgglacis. Esta vez, el Theaterzeitung del 1o de marzo de 1860 decía: "Ayer, en los locales del Grosser Zeisig, se celebró el primer concierto de los hermanos Strauss. Se presentó un programa compuesto totalmente de novedades que complacieron a los jóvenes deseosos de bailar durante el Carnaval. El vals Immer heiterer, al estilo Ländler, de Johann, y la Cyclopen-Polka, de Josef Strauss, fueron recibidos con un aplauso atronador".

[11] Amanda. Polca Mazurca, op. 72

La polca mazurca Amanda debe haber sido creada a principios del verano del año 1859. Su estreno pudo haber tenido lugar en uno de los numerosos conciertos que Josef Strauss logró ofrecer en Hietzing, en Hernals y en el Prater, a pesar de las desfavorables condiciones políticas imperantes en aquel momento. La situación era por entonces muy difícil para los directores musicales de Viena, ya que el público al oír los informes acerca de las derrotas sufridas por las tropas austriacas en el norte de Italia con cuantiosas pérdidas de vidas, tenía poco interés en representaciones teatrales y conciertos. En los apuntes de Josef, no se menciona esta pequeña obra en lo absoluto. Solamente en el anuncio de la festividad eclesiástica de Hernals, celebrada el 29 de agosto de 1859 en el casino de Unger, se menciona que Josef Strauss presentaría "el vals compuesto específicamente para el baile de la festividad, al estilo Ländler, titulado Waldbleamln (op. 79), además de sus composiciones más recientes (entre las cuales también se encontraba la polca mazurca Amanda)". Este indicio justifica la hipótesis de que la polca mazurca Amanda data de los inicios del verano de 1859.

El nombre de Amanda era conocido por los amantes del teatro de Viena, de las obras populares de Johann Nestroy. En su obra de magia original Der konfuse Zauberer oder Treue und Flatterhaftigkeit (del año 1832) Amanda aparece en escena como la sobrina de la Fidelidad. Sin embargo, el nombre de Amanda [la amorosa] no se encontraba entre los nombres populares de mujer de la época.

Franz Mailer

Translated by: Dr. Luis de la Vega, Professional Translating Services, Miami, Florida, U.S.A.

Phone: (305) 371-7887 • Fax: (305) 381-9824


Close the window