About this Recording
8.554554 - DUARTE: Guitar Music
English  French  German  Spanish 

Música para guitarra de John Duarte

Antigoni Goni, guitarra


Comencé mi vida musical como guitarrista de jazz con dieciocho meses de clases esporádicas (1934-36) con Terence Usher, un guitarrista aficionado que trabajaba como jefe de relaciones públicas en el Ayuntamiento de Manchester. Me dio unos fundamentos sonoros técnicos y un conocimiento básico de teoría musical, además de animarme a improvisar, por todo lo cual tengo contraída con él una deuda de gratitud. Fueron las únicas clases de música formales que he recibido nunca. Él también estaba interesado en la guitarra clásica y esto dio paso con naturalidad a mi propio interés cada vez mayor por ese instrumento y por la música culta en general. Los procesos de improvisación y composición, de hecho, son esencialmente los mismos: la composición es improvisación, contando con el beneficio del tiempo para reconsiderar y refinar el producto. Inicialmente escribí pequeñas piezas para guitarra de jazz, fundamentalmente "retratos" de mis novias de entonces, pero en 1939 ya había empezado a escribir para la guitarra clásica; surgió de lo anterior con naturalidad. La música siguió siendo un hobby cada vez más gratificante, que ocupó un lugar secundario respecto a mi vida profesional como científico hasta que tenía casi cincuenta años, cuando pasó a acaparar toda mi vida laboral, por lo que la ciencia dejó de desempeñar un papel activo en la misma.

La música improvisada se origina en la mente y se "oye" en el oído interno. Se trata de un proceso bidireccional: lo que uno oye resulta traducible en una acción de "play-back" y/o, dado un conocimiento de teoría musical, comprensible. Puede aportar una ruta directa hacia el eclecticismo: podemos adoptar lo que elegimos en nuestro propio flujo sanguíneo y evitar lo que sentimos ajeno a nuestra propia naturaleza. Por este motivo nunca he tenido un estilo identificable de inmediato y he vivido felizmente con una gran variedad de lenguajes. Del mismo modo, los intérpretes sabios deciden tocar sólo lo que les "habla" a sus propias naturalezas. En el caso de Antigoni Goni es aquello que es tonal, romántico y está claramente estructurado.

La Suite inglesa fue escrita a instancias de Segovia, que amaba la música inglesa; era la primera obra que tocaba y grababa de un compositor inglés desde Purcell. Cada movimiento contiene una canción folklórica inglesa junto con material temático original. En los movimientos primero y tercero, la canción folklórica va enmarcada por temas compuestos: en el primero, Low down in the broom y The Ballad of Robin Hood, respectivamente; en el segundo movimiento, la canción folklórica The cuckoo ocupa las secciones extremas. Cuando concluí la Suite, Segovia dijo: "Te sorprenderás del éxito que tendrá". Así fue, y dio lugar a encargos de obras similares llegados de muchos otros países, y entre aquellos que acepté se encuentran otras dos obras aquí recogidas.

Suite piemontese, escrita para Angelo Gilardino, se basa en melodías folklóricas del Piamonte, su región natal. Il pastor fedele es el pastor fiel, y se escuchan los sonidos de sus flautas o de pájaros cercanos. El segundo movimiento utiliza una melodía que Gilardino recordaba de su juventud. La contramelodía en su segunda exposición se convierte en el tema de la sección central. En La danza hay un episodio que se burla suavemente de una típica banda de pueblo que toca desafinada.

Musikones fue escrita para Eleftheria Kotzia y tiene cinco movimientos, cuyos subtítulos son los nombres de tres de las nueve musas míticas. Forma una suerte de "rondó nominal", cuyo estribillo es la danza Terpsichore, y la última de las cuales está en compás de 7/8: compases de cinco y siete partes son tan naturales en la música folklórica griega como lo son los de 2, 3 y 4 en los países occidentales. Erato es la musa de la poesía lírica. Hace más de 2000 años un hombre llamado Seikelos escribió un lamento sobre la muerte de su esposa Euterpe (el nombre de otra musa), escribiéndola en tablatura para un instrumento semejante a la guitarra, el barbitonü afinado por cuartas. Lo he tratado libre pero respetuosamente.

Otras dos obras poseen connotaciones nacionales. Las Variaciones sobre una canción folklórica catalana fueron escritas para John Williams, y a sugerencia suya. La melodía, Canço del lladre (Canción del ladrón), es quizá más solemne de lo que podría esperarse, pero es que se trata de alguien que está encarcelado. Las variaciones son virtuosísticas y explotan una gran variedad de texturas y estados de ánimo; las tónicas de sus tonalidades (Re, Mi, Fa sostenido, Fa, Mi, La, Re) siguen la secuencia de la línea de bajo en la pieza que Miguel Llobet escribió sobre esta melodía.

Había estado recientemente en Venezuela, donde conocí a Antonio Lauro, y había tenido muchos alumnos venezolanos en Londres. Una tarde pensé: "Me pregunto si sería capaz de componer un vals venezolano". Finalmente escribí tres, en el orden en el que aparecieron, y en la misma tarde. Los dos primeros incluyen la hemiolia, la yuxtaposición de compases en tres por cuatro y seis por ocho, tan habitual en muchos valses venezolanos; en el primer vals se añade el compás de tres por dos, dando lugar a un "trío con hemiolia".

En 1976 escribí ocho compases de música que servirían de examen a primera vista para los cuatro finalistas de un concurso. El único que consiguió que tuvieran sentido acabó finalmente el cuarto en la final. Más tarde decidí ampliar estos pocos compases y escribir una pieza completa, y de ahí surgió una Suite de tres piezas. El concurso tuvo lugar en París, evocando recuerdos de la canción infantil francesa "Sur le pont d’Avignon, l’on y danse toute en ronde" — Sobre el puente de Avignon todos danzan en corro—, una danza de corro. El título de la Suite refleja el hecho de que los tres movimientos presentan variantes diferentes de la forma rondó.

Los tres Pájaros se caracterizan por su comportamiento, no su canto. Las golondrinas vuelan alto, descienden en picado y anidan en torres de iglesias: pasajes campanile al principio y al final. Los cisnes flotan delicada y tristemente sobre el agua. Coleridge escribió: "Los cisnes cantan antes de morir; no sería mala cosa que ciertas personas murieran antes de cantar". Los gorriones son gregarios, ruidosos, pendencieros y seguros de sí mismos, y aparecen retratados como tales.

Después de oír la Sonatinette sería difícil no darse cuenta de que la guitarra está afinada por cuartas. El título se debe a la brevísima sección de desarrollo del primer movimiento en forma sonata: Sonata — Sonatina — Sonatinette. La obra fue escrita para Alice Artzt, que la tocó en su concierto de presentación en el Wigmore Hall de Londres en 1968.

Como compositor nunca he pensado mucho en lo que la posteridad podría pensar de mí: no estaré aquí para saberlo. Mi propósito es escribir fundamentalmente para los vivos y, espero, para darles placer. Nunca he "liberado" nada, sin embargo, con lo que no estuviera satisfecho: hacer "dinero fácil" con música de poca calidad nunca ha estado en mi agenda. De este modo he podido dormir con la conciencia tranquila.

© JOHN W.DUARTE (2001)
(Traducción: Luis Gago)


Close the window