About this Recording
8.555042 - BOCCHERINI: String Quartets, Opp. 32 and 39
English  French  German  Spanish 

El violonchelista y compositor italiano Luigi Boccherini, hijo de un contrabajista, nació en Lucca en 1743. Su familia gozaba de distinción no sólo en la música sino que también se vanagloriaba de contar entre sus miembros con poetas y bailarines. Su hermano mayor Giovanni Gastone, nacido en 1742, era bailarín y poeta, autor del texto de Il ritorno di Tobia de Haydn y de los libretos de algunas obras escénicas anteriores del compositor de la corte de Viena, Antonio Salieri. Más tarde pasaría a ser poeta oficial del Coliseo de los Caños del Peral en Madrid, un teatro que acogió conciertos en los que Boccherini había contribuido con música. Su hermana Maria Ester era bailarina y se casó con Onorato Viganò, un distinguido bailarín y coreógrafo. El hijo de ambos, Salvatore Viganò, que estudió composición con Boccherini, ocupa una posición de una importancia considerable en la historia del ballet.

A la edad de trece años, Boccherini estaba ya ofreciendo conciertos como violonchelista. En 1757 fue con su padre y su hermano y hermana mayores a Venecia y a Trieste, y el año siguiente apareció con su padre en Viena, donde ambos fueron invitados a formar parte de la orquesta del Théâtre-Allemand, regresando a Viena para otras dos temporadas en 1760-1761 y 1763-1764. En los períodos intermedios apareció en Lucca y Florencia. En 1764 Boccherini logró un nombramiento como violonchelista en la Cappella Palatina de Lucca y fue contratado para tocar en Padua y Cremona, entre otros lugares. En 1766, junto con su conciudadano, el violinista Manfredi, concertino de la Cappella Palatina, el profesor de este último, Nardini, y el compositor y violista Cambini, emprendió el estudio concienzudo de los cuartetos de Haydn y de los cuartetos juveniles del propio Boccherini, y tras la muerte de su padre en agosto de aquel año, fue con Manfredi a Génova, donde parece haber compuesto al menos uno de sus dos oratorios para los oratorianos. En el otoño de 1767 partió de Génova con Manfredi, con la intención de viajar a Londres, permaneciendo primero en Niza y más tarde durante seis meses en París, donde ambos cosecharon un éxito considerable. Aquí se publicó la primera colección de seis cuartetos de cuerda de Boccherini, así como colecciones de tríos para cuerda. En Francia, Boccherini y Manfredi obtuvieron grandes éxitos y Boccherini prosiguió también su labor como compositor, además de sus conciertos como virtuoso. En 1768 la pareja viajó a España, presentándose inicialmente en la corte con una compañía de ópera italiana. Tras establecerse en Madrid, Boccherini fue nombrado compositor y virtuoso di camera del Infante Don Luis, el hermano menor del Rey Carlos III, tras una recepción más fría por parte del Rey y del Príncipe de Asturias, su heredero. Parte del período siguiente lo pasó en Madrid y parte en el Palacio de Arenas de San Pedro, en la provincia de Ávila, adonde el infante se retiró tras contraer matrimonio morganático. El Príncipe tenía contratados a miembros de la familia Font como un cuarteto de cuerda y fue para ellos para quienes Boccherini escribió cuartetos y con quienes tocó sus propios quintetos de cuerda. Renovó su asociación con Francisco Font en años posteriores. Tras la muerte de Don Luis en 1785, Boccherini, que había pasado quince años a su servicio, recibió una pensión del rey y la promesa de un puesto en la Real Capilla que nunca se materializó. Encontró trabajo, sin embargo, con la familia Benavente-Osuna en Madrid, dirigiendo la orquesta de la Condesa-Duquesa y escribiendo música para su salón. Aquí era uno más de un distinguido grupo internacional en el que también estaba su amigo Goya, el pintor. Al mismo tiempo fue nombrado compositor de corte de Friedrich Wilhelm, sobrino de Federico el Grande, que sucedió a su tío como Rey de Prusia en 1787. Fue en esta última condición como suministró al rey violonchelista nuevas composiciones con el mismo tipo de acuerdo exclusivo que el que había disfrutado anteriormente con Don Luis. No hay, sin embargo, pruebas de que Boccherini pasara una época de su vida en Prusia. Tras la muerte del Rey Carlos III en 1788, el nuevo rey, Carlos IV, creó un conjunto de cámara y en 1795 una orquesta de cámara, en ninguno de los cuales participó Boccherini. Con la inesperada muerte de Friedrich Wilhelm II en 1797, el empleo de Boccherini concluyó cuando fue denegada su petición de una continuación de su puesto y una pensión, mientras que la familia Benavente-Osuna se trasladó a París en 1799. Boccherini recibió el apoyo de Lucien Bonaparte, el embajador francés, y siguió atareado hasta el final de su vida, aunque los visitantes afirmaban que vivía en lo que parecía un estado de pobreza, ahora sin ningún patronazgo significativo después del regreso de Lucien Bonaparte a París y entristecido por la muerte de su segunda esposa y sus restantes hijas. Murió en Madrid el 28 de mayo de 1805.

El estilo de Boccherini es completamente característico del período en el que vivió, es decir, el período de Haydn más que el de Mozart o Beethoven. Disfrutó de una gran reputación por su facilidad como compositor, dejando en torno a 460 composiciones. Una gran parte de su música está concebida para explotar los recursos técnicos del violonchelo en conciertos, sonatas y, especialmente, en música de cámara para diversas combinaciones instrumentales, incluida una extraordinaria serie de obras para quinteto de cuerda con dos violonchelos, el primero de los cuales recibe un tratamiento concertante.

Boccherini escribió su Cuarteto en La mayor, recogido en su propio catálogo como opera grande y Opus 39, en 1787. Fue impreso por primera vez en París por Pleyel en 1798 como Opus 39 núm. 8, y había sido evidentemente del agrado de Friedrich Wilhelm II, que escribió en su copia original de la obra la palabra bene. El primer movimiento se abre con un agradable primer tema, sotto voce e con smorfia (quedamente y con sencillez), aunque la transición introduce contrastes dinámicos y rápidos pasajes para el primer violín. El desarrollo conduce a una reexposición que evita un regreso directo al material inicial hasta la conclusión del movimiento. Hay un elegante Minuet y un delicado Trio, seguidos de un movimiento lento en Re menor, que abre el primer violín en una atmósfera sombría de trágica intensidad. Esto se ve roto por el desenfadado rondó, que incorpora algunas interesantes triples y cuádruples cuerdas para el violonchelo, especialmente en un episodio intermedio en una tonalidad contrastante.

Los seis cuartetos escritos en 1780 y recogidos por Boccherini como Opus 32 y opera grande los publicó Artaria en Viena hacia 1782 como Opus 33, y se editaron, al igual que la mayoría de las obras de Boccherini, en París, donde aparecieron en 1785. El Cuarteto en Mi bemol mayor, Opus 32 núm. 1, se abre con un elegante movimiento, marcado de modo característico Allegretto lentarello e affettuoso, y, como sucede con tanta frecuencia, se vale de breves figuras repetidas. Fue, de hecho, este último elemento de la obra de Boccherini el que había causado inicialmente una ruptura con el Príncipe de Asturias y el rechazo de Boccherini por parte de la corte española. El Príncipe se había ofendido, parece, por una figura repetida, Do-Si, en la parte de primer violín que estaba tocando. Su condena de la obra como basura se encontró con la respuesta del compositor de que era únicamente ignorancia musical lo que provocaba no reconocer los efectos novedosos de las armonías que acompañaban la repetición. El primer movimiento en forma sonata tripartita va seguido de un Minuet de un encanto especial, con un Trio en una tonalidad contrastada. El movimiento lento en Do menor introduce un elemento de tensión dramática, que se ve disipada de inmediato en el Allegro vivace assai conclusivo.

El segundo de la colección, el Cuarteto en Mi menor, Opus 32 núm. 2, comienza con un movimiento marcado Largo sostenuto, rebosante de la atmósfera más sombría sugerida por la elección de tonalidad, modificada en el material secundario, con el necesario cambio de tonalidad. Boccherini combina el movimiento lento con el Minuet en Mi mayor, que va seguido, incluso en su repetición, de un Larghetto en modo menor. El cuarteto concluye con un rondó en Mi mayor que incorpora contrastes en sus episodios, uno a la manera de una musette y otro con mayores exigencias para el violonchelo.

(Traducción: Luis Gago)


Close the window