About this Recording
8.555270 - LUTOSLAWSKI, W.: Preludes and Fugue for Solo Strings / Postludes / Fanfares (Polish National Radio Symphony, Wit)
English  French  German  Spanish 

Witold Lutoslawski nació el 25 de enero de 1913. Pasó la Primera Guerra Mundial en Moscú y alrededores, donde su padre y su tío fueron ejecutados por los bolcheviques por supuestas actividades contrarrevolucionarias. De vuelta a Varsovia en 1919, Lutoslawski estudió violín con un antiguo alumno de Joachim y, desde 1927, composición con Witold Maliszewski, alumno de Rimsky-Korsakov. En 1933 abandonó sus estudios de matemáticas en la Universidad de Varsovia para entrar en el Conservatorio de dicha ciudad. El estreno en 1939 de sus Variaciones Sinfónicas constituyó su debut profesional como compositor, pero la Segunda Guerra Mundial truncó sus planes de estudiar en París. Fue hecho prisionero por ser un oficial cadete, pero escapó y volvió a Varsovia, pasando el resto de los años de guerra ofreciendo conciertos y recitales "no-oficiales", frecuentemente con el compositor Andrzej Panufnik.

Después de la guerra, Lutoslawski pudo completar su Primera Sinfonía (Naxos 8.554283), que tantas veces había pospuesto. La dirección estalinista de la sociedad polaca de posguerra significaba que la composición musical estaba generalmente restringida a arreglos de música popular y obras para niños, aunque el Concierto para orquesta (Naxos 8.553779) muestra cómo dicha accesibilidad puede ser aprovechada en aras del virtuosismo de la orquesta moderna. El deshielo cultural que tuvo lugar después de 1954 le permitió experimentar más libremente: al principio con procedimientos seriales en Musique funèbre (8.553202), después, con técnicas aleatorias en las obras a partir de Jeux vénitiens (8.554283). Entre las obras más importantes de este periodo destacan el ciclo de canciones Paroles tissées (8.554283) para Peter Pears, y el Concierto para violonchelo (Naxos 8.553625) para Mstislav Rostropovich.

Desde mediados de los años setenta es evidente un nuevo énfasis en la elaboración melódica, comenzando por la secuencia de canciones Les espaces du sommeil (Naxos 8.553423) escritas para Dietrich Fischer-Dieskau. La Tercera Sinfonía (Naxos 8.553423), terminada en 1983 después de una década de gestación, y estrenada por la Orquesta Sinfónica de Chicago bajo la dirección de Georg Solti, muy pronto se convirtió en la sinfonía más tocada del repertorio moderno, lo que consolidó la reputación del compositor como figura cultural reconocida en todo el mundo, una estatura que mantuvo hasta su última gran obra, la Cuarta sinfonía (Naxos 8.553202), estrenada en Los Ángeles en 1993. Después de una corta enfermedad, Lutoslawski murió el 7 de febrero de 1994, a los 81 años de edad.

Los Tres postludios ocupan una posición central en la obra de Lutoslawski. El lenguaje armónico de Musique funèbre, influido por el serialismo, es llevado más allá, con lo que resulta una complejidad orquestal que el compositor fue incapaz de aclarar, por lo que quedó insatisfecho. Comenzado en 1958 y abandonado durante 1960, sólo el Primer postludio fue interpretado en un concierto ofrecido para celebrar el centenario de la Cruz Roja por Ernest Ansermet y la Orquesta de la Suisse Romande el 1 de septiembre de 1963. Los tres fueron por fin interpretados el 8 de octubre de 1965, con Henryk Czyz como director de la Orquesta Filarmónica de Cracovia. Sin embargo, Lutoslawski nunca promovió más interpretaciones del ciclo, por lo que siguen estando entre sus grandes obras menos interpretadas.

Un juego entre los motivos inconexos de los instrumentos de viento y de metal y el telón de fondo armónico estático de las cuerdas, el Primer postludio es una de sus piezas más sencillas en cuanto a construcción, llegando a un clímax, claramente señalado y bien definido, casi en el punto exacto de la sección áurea, el principio formal pitagórico empleado por muchos compositores anteriores, entre ellos Bartók.

Las presurosas figuras de cuerdas y viento que abren el Segundo postludio vuelven la vista hacia el segundo movimiento del Concierto para orquesta y hacia adelante al segundo capítulo del Livre pour orchestre (Naxos 8.553625). A pesar de la uniformidad del material, las líneas musicales están escritas de manera que sus identidades suenan borrosas. Las tremolantes nieblas de la percusión provocan un aumento de la actividad, que permanece a un nivel dinámico bajo hasta que se va apagando con los fantasmagóricos timbres de la caja y la pandereta.

El acorde único en fortissimo que abre el Tercer postludio aparece no menos de 52 veces en el transcurso de una pieza de 7 minutos, puntuando la música de manera dramática pero fundamentalmente negativa, ya que inhibe el ímpetu resultante. El contenido musical es altamente variado en cuanto a carácter y sonoridad, algo así como la cartilla en la que Lutoslawski basaría el pensamiento durante la siguiente década. Las apariciones del acorde se van mezclando cada vez más y más cerca una de otra, hasta que, después de un silencio que sirve como clímax, se apoderan de toda la obra para ir bajando de un fortissimo a un pianissimo hasta un final que es tan provisional como inesperado. En verdad, el que iba a ser el "cuarto postludio" con el que culminaba el ciclo se convirtió unos años más tarde en el magnífico segundo movimiento de la Segunda Sinfonía (Naxos 8.553169), un claro ejemplo de cómo el compositor triunfó sobre la adversidad inicial.

Escritos durante 1970 y 1972 e interpretados por primera vez por la Orquesta de Cámara de la Radiotelevisión de Zagreb en Graz el 12 de octubre de 1972, los Preludios y Fuga para 13 instrumentos solistas de cuerda culminan tanto el formato de "movimiento de introducción" seguido por un "movimiento principal", evidente desde el Cuarteto de cuerda de 1964 como el uso, limitado pero flexible, de procedimientos aleatorios. En cuanto a esta última obra, el compositor explica en la partitura que puede ser interpretada entera o en varias versiones acortadas. En el caso de interpretaciones de la obra entera, el orden indicado de los Preludios es obligatorio. Cualquier número de Preludios puede ser interpretado en cualquier orden con o sin una versión abreviada de la Fuga. Los Preludios están compuestos de tal manera que es posible el solapo del final y el comienzo de cualquiera de ellos.

En una interpretación completa, como en este CD, los Preludios y Fuga constituyen la más larga de las obras de madurez de Lutoslawski, y señalan el final de una fase en el desarrollo del compositor; esta búsqueda de un lenguaje en el que la melodía fuera de nuevo el factor determinante le ocuparía el resto de esa década.

La llamada de atención con la que empieza el Primer preludio vuelve a aparecer en puntos estructurales claves de la Fuga. Entonces se transforma en una secuencia típicamente brusca de ideas, ninguna de las cuales puede aún dar frutos. En el Segundo preludio contrastan elegantemente las técnicas de pizzicato y arco. Una disonancia suave y sostenida prepara el Tercer preludio, en el que los tipos musicales vuelven a contrastar – aquí, una cantilena expresiva para los violines sobre una figura en pizzicato en las cuerdas más graves. Partiendo de un giro rítmico titubeante, el Cuarto preludio se va abriendo desde la nota fa tocada por todas las cuerdas hasta una secuencia de acordes dodecafónicos. Esto es interrumpido al llegar a una intensidad máxima, dejando otros giros cortantes, de lo cual surge el Quinto preludio. Una línea para contrabajo solo -al principio brusca, más tarde etérea – ocupa el primer plano hasta que empieza el Sexto preludio con un plañidero dúo de violonchelos acompañados por notas agresivas repetidas en los violines. Un intricado movimiento de pizzicato introduce el Séptimo preludio en el que los apresurados y frenéticos giros parecen fundir toda la actividad anterior. Y sin embargo, se extingue abruptamente, dejando un telón de fondo estático y misteriosamente sereno, de cuya inactividad emerge la Fuga.

Fuga es tal vez un nombre inapropiado para lo que en esencia es una fantasía al estilo de una fuga. Después de una expresiva transición, evocadora del comienzo de la Musique funèbre, la Fuga empieza de verdad con el primero de seis sujetos, todos ellos distintos en cuanto a sonido y expresión y separados entre sí por episodios de material más libre. Las imitaciones de la fuga empiezan a fundirse en un complejo contrapuntístico en cuatro niveles muy elaborado e intenso. En el momento en que los trece instrumentos solistas de cuerda están tocando material distinto con la máxima intensidad, empieza una disminución prolongada que va aquietando gradualmente la actividad hasta que no queda más que un mero pulso en el bajo. Surge una impetuosa y repentina referencia al comienzo del Primer preludio, redondeando la obra con un brusco gesto conclusivo.

El éxito internacional del que Lutoslawski disfrutó en su época tardía se refleja en la gran cantidad de obras cortas ocasionales que se le encargaron. La Mini-Obertura, que combina un ritmo incisivo con una evidente flexibilidad melódica, fue estrenada el 11 de marzo de 1982 por el Philip Jones Brass Ensemble en el Festival de Lucerna.

Como miembro del jurado que otorgó el prestigioso Premio Grawemeyer de Composición, Lutoslawski escribió la enérgica Fanfarria para Louisville para la ceremonia de clausura, interpretada por la Orquesta de dicha ciudad dirigida por Lawrence Leighton-Smith el 19 de septiembre de 1986. La Fanfarria para CUBE fue escrita para el Cambridge University Brass Quintet, para marcar la ocasión, el 11 de junio de 1987, en la que el compositor fue galardonado con un título honorífico por dicha universidad.

El Preludio para G.S.M.D., condensación de su lenguaje orquestal tardío, fue escrito en la ocasión de su visita a la Guildhall School of Music and Drama de Londres y estrenado por el autor con la Orquesta Sinfónica de dicha escuela el 11 de mayo de 1989. La Fanfarria para Lancaster, mordazmente instrumentada para grupo de metales y caja, fue escrita para celebrar su visita a la Universidad de dicha ciudad y estrenada el 11 de octubre de 1989.

Richard Whitehouse

Traducción: Carlos Fernández Aransay


Close the window