About this Recording
8.555332 - TCHAIKOVSKY: None but the Lonely Heart
English  French  German  Spanish 

Pyotr ll'yich Tchaikovsky escribió más de un centenar de canciones, un rico repertorio que los cantantes no rusos se han sentido generalmente tentados de evitar, concentrando la atención, si acaso, en un número muy reducido de las mismas. El músico parece haber abordado esta forma de composición a una edad muy temprana. A los cuatro años puso música a las palabras Nuestra mamá en San Petersburgo, una colaboración con su hermana mayor, Sasha. Hubo algunos otros intentos de escribir canciones durante el período de Tchaikovsky como alumno de la Escuela de Jurisprudencia, pero no fue hasta 1869, una vez que hubo completado su formación musical en el Conservatorio de San Petersburgo y que entró a formar parte del claustro de la institución equivalente en Moscú, cuando se concentró en la primera colección impresa de canciones, la Opus 6. En ella puso música a versos de escritores rusos contemporáneos, con tres traducciones de poemas alemanes. Estas últimas, las núms. 2, 5 y 6 de esta Opus 6, se basan en poemas originales de Moritz Hartmann, Henrich Heine y Goethe. La primera de ellas, Ni una palabra, oh, amigo mío, lamenta la felicidad perdida; el poema de Heine Warum sind dann die Rosen so blas? (¿Por qué están las rosas tan pálidas?) presenta de nuevo una atmósfera melancólica, mientras que la última canción, que pone música a una versión rusa de la canción de Goethe para la niña abandonada Mignon, de su novela Wilhelm Meister, se encuentra entre las más conocidas de todas las canciones de Tchaikovsky. Se basa en el poema original de Goethe titulado Nur wer die Sehnsucht kennt (Sólo tú que sabes lo que es la añoranza), al que han puesto música muchos compositores, desde Beethoven y Schubert en adelante.

1874 y los primeros meses de 1875 trajeron consigo una nueva colección de seis canciones, que conformaron la Opus 25. La primera de la colección, Reconciliación, pone música a un poema original ruso de Shcherbina, mientras que la cuarta, de Lev Mey, presenta a la Sultana Zuleika conversando con su pájaro enjaulado, ambos retenidos y anhelando la libertad. Este poema le permite a Tchaikovsky permitirse un cierto orientalismo para sugerir la exótica escena. El mercado favorable a las canciones permitió que Tchaikovsky continuara, a comienzos de 1875, con otra colección de seis, que sería publicada, como anteriormente, por Jurgenson. La Opus 27 concluye con otra canción que pone música a versos de Mey, basada en la obra del patriota polaco Mickiewicz, cuyos poemas ejercieron tanta inspiración en Chopin. Mi niña malcriada está en la forma de una mazurca polaca, rayana en el vals, y en ella el cantante anhela besar a su amada una y otra vez.

En el mismo año vio la luz otra colección de seis romanzas que sería publicada como Opus 28. La tercera de ellas, ¿Por qué soñé contigo?, pone música a un poema de Mey, desarrollando su material a partir de un único tema para transmitir la angustia del amante. La cuarta canción, Él me amó tanto, parte de un texto atribuido a Alexey Apukhtin, un amigo de Tchaikovsky, y el grupo concluye con El minuto temible, con un texto del propio compositor que expresa el dolor de un amante mientras espera la respuesta de la amada. Me gustaría en una sola palabra, que pone música a una versión de Mey de Ich wollt’ meine Schmerzen ergössen (Quisiera dar salida a mis aflicciones) de Heine, fue escrita para el Nouvelliste, una revista popular. No fue hasta 1878 cuando Tchaikovsky abordó otra colección de canciones. Muchas cosas habían cambiado en su vida. Quizás para acallar las habladurías en torno a sus tendencias homosexuales, había decidido casarse con una mujer de temperamento inestable a la que apenas conocía y cuya presencia pronto le asqueó. La separación llegó casi de inmediato, aunque Tchaikovsky, poco seguro de sí mismo en muchos aspectos y tendente a la depresión, intentó suicidarse. Estos hechos coincidieron con su decisión de dejar el Conservatorio de Moscú, una decisión que fue posible gracias a la intervención de Nadezhda von Meck, una rica viuda, que le ofreció una pensión, pero que estipuló que no habían de verse nunca. En su ausencia, en 1878, él se instaló en su finca de Brailov y fue allí donde compuso las canciones que conforman la Opus 38. Entre ellas se incluyen Entre el tumulto del baile, que pone música a un poema de Alexey Tolstoy, una conmovedora canción-vals, y Pimpinella, con texto de Tchaikovsky, que reproduce una canción popular que había escuchado en Florencia al joven cantante callejero Vittorio, un muchacho cuya belleza –tanto personal como vocal- le había impresionado sobremanera. Dos años más tarde, Tchaikovsky pudo ofrecer a su editor una colección de siete canciones, la Opus 47. La primera de la colección, Si lo hubiera sabido, con texto de Alexey Tolstoy, esbozada inicialmente en la finca de su hermana en Kamenka, fue completada en la más modesta finca campestre de Nadezhda von Meck de Simaki en julio. La canción transmite los sentimientos de una muchacha, emocionada por la visión de un joven jinete mientras él se aleja cabalgando, indiferente a su dolor. La última de la colección, ¿No era yo una pequeña brizna de hierba?, parte de un poema de Ivan Surikov, que había muerto recientemente, una traducción de un poema ucranio de Taras Shevchenko. Tchaikovsky orquestó posteriormente esta canción. La colección cuenta con una dedicatoria a la cantante Alexandra Panayeva, que era objeto entonces de las atenciones de su hermano Anatoly.

En 1884, Tchaikovsky completó otra colección de seis romanzas, la Opus 57. La primera canción del grupo, Dime, ¿qué canta el ruiseñor primaveral entre la sombra de las ramas?, con texto de Vladimir Sollogub, está dedicada a Fyodor Komissarzhevsky, que había cantado el papel protagonista en una ópera anterior de Tchaikovsky, Vakula el herrero. La canción sugiere que el amor es la respuesta a todos los problemas y guarda una cierta afinidad con la ópera Mazeppa, que estaba representándose, al igual que Evgeny Onyegin, por aquel entonces.

1886 trajo consigo una colección de doce canciones, la Opus 60, dedicada, a petición suya, a la Emperatriz. La sexta de la colección, Noches frenéticas, pone música a un poema de Apukhtin, mientras que la octava, Perdonar, parte de un poema de Nikolay Nekrassov, la novena, Noche, de un texto de Yakov Polonsky y la décima, Tras la ventana en la sombra, de otro del mismo poeta. Todos los poemas abordan, de una u otra forma, el tema de los sufrimientos y los placeres del amor.

Las presentes transcripciones concluyen, cronológicamente, con un arreglo de una canción de la Opus 63 de Tchaikovsky, con texto del dedicatario, el Gran Duque Konstantin Romanov. La segunda canción, Abrí la ventana, es una evocación de los sentimientos de alguien que está lejos de su patria mientras oye el canto del ruiseñor.

(Traducción: Luis Gago)


Close the window