About this Recording
8.555346 - KUHLAU: Flute Sonatas Op. 83
English  French  Spanish 

Friedrich Kuhlau (1786-1832)

Sonatas para flauta y piano, Op. 83

Hijo de un músico militar, nieto de un oboísta y músico municipal, y sobrino de un organista y músico municipal de Aalborg, Friedrich Kuhlau nació en 1786 en Uelzen, cerca de Hannover, y se trasladó con su familia sucesivamente a Lüneburg y Brunswick. En Lüneburg recibió clases de piano y empezó a escribir música, mientras que en Brunswick concluyó su educación básica en el Katharineum. Tras el cambio de siglo se trasladó con sus padres a Hamburgo, donde estudió con el organista, compositor y matemático Christian Friedrich Gottlieb Schwenke, que había sucedido a C. P. E. Bach, su propio profesor, como Stadtkantor de Hamburgo en 1788 y que había ocupado el puesto de organista en la Katherinenkirche desde 1783. Un año antes, C. P. E. Bach había conseguido que Schwenke estudiara con Marpurg y Kirnberger en Berlín. En 1804 Kuhlau inició su carrera como pianista y permaneció en Hamburgo hasta la ocupación de la ciudad por Napoleón en 1810 y la obligación de realizar el servicio militar, del que parece que no quedó excluido por la ceguera en un ojo, resultado de un accidente infantil. Más tarde se refugió en Copenhague con un nombre supuesto, intentando establecerse en la ciudad como pianista y compositor y haciendo su primera aparición como pianista en la corte en 1811. En 1813 se nacionalizó y el año siguiente fue nombrado músico de cámara de la corte, un puesto que no fue remunerado hasta 1818, cuando el pago con vales estaba permitido. Ese mismo año se le unieron sus padres en Dinamarca, por lo que resultaba necesario ganar más dinero para mantenerlos, reforzando su trabajo como pianista de recitales y como profesor. En 1815 había tenido éxito su Singspiel Røverborgen (El castillo de ladrones), en el Teatro Real, donde encontró trabajo durante una temporada como director de coro y donde pudo ver representada su primera ópera. Al mismo tiempo incrementaba su reputación como pianista por Escandinavia. Visitó Berlín y Leipzig en varias ocasiones y estuvo dos veces en Viena, la segunda en 1825 pasando una tarde con Beethoven y sus amigos, de la que sus recuerdos posteriores eran borrosos. El grupo paseó por el campo antes de cenar en una taberna, en la que el consumo de champán tuvo un efecto similar sobre la capacidad para recordar de Beethoven, aunque escribió un canon bromeando con el nombre de Kuhlau, con el texto Kühl, nicht lau (Fresco, no tibio), que envió a Kuhlau, mientras que este último le respondió con un canon sobre el nombre de Bach. En 1828 Kuhlau escribió música para la celebración de una boda real, Elverhøj (La colina de los elfos), y le concedieron el título de catedrático con un salario más alto. En 1831, un incendio en su casa de Lyngby, cerca de Copenhague, donde había alquilado una casa desde 1826, un año después de la muerte de sus padres, no sólo destruyó muchos de sus escritos y composiciones inéditas, sino que tuvo un efecto perjudicial para su salud, que acabó provocando su muerte el año siguiente.

Kuhlau, como pianista y profesor de éxito, escribió un gran número de piezas para piano, aunque su segundo concierto para piano quedó destruido en el incendio de 1831. Estas composiciones incluían música de salón y piezas de diversa dificultad técnica cuyo uso resultaba muy práctico en la enseñanza. Además de sus obras escénicas, que disfrutaron de un éxito variable, dejó canciones y música de cámara, con un especial énfasis en las composiciones para flauta, un instrumento que parece que él no tocaba, beneficiándose, sin embargo, de los consejos técnicos de un flautista de la orquesta del teatro. Sus primeros intentos de escribir para la flauta los realizó en Hamburgo, pero fue en la década de 1820 cuando se embarcó en una serie de obras, incluidas las tres Sonatas para flauta y piano, Op. 83, publicadas en Bonn en 1827, que le granjearon el título de "el Beethoven de la flauta".

La Sonata en Sol mayor, Op. 83 núm. 1, modula a Sol menor casi de inmediato y continúa en una forma que sugiere la herencia clásica que disfrutó, como casi contemporáneo de Weber, del mundo de Mozart y Beethoven. El movimiento lento en modo menor consiste en unas variaciones sobre una canción sueca, Sorgens magt (El poder de la pena), aunque la melancolía se disipa un momento antes de la reaparición final del tema. La sonata concluye con un movimiento en el que la flauta y el piano disputan entre sí en brillantez y su curso se ve interrumpido por un pasaje marcado Andante sostenuto, coronado finalmente por una cadencia del piano.

La segunda de la colección, la Sonata en Do mayor, Op. 83 núm. 2, tiene nuevas sugerencias de Beethoven. El primer movimiento cuenta con una dramática introducción lenta en Do menor antes de que el piano dé comienzo a un Allegro en Do mayor. Pronto se le unirá la flauta en un material temático presagiado en la introducción. El Larghetto en Mi mayor comienza con el sonido cantable del piano, seguido poco después por la flauta. El último movimiento se abre con un tema principal que, como sucede tan a menudo, modula brevemente a menor, un rondó que ofrece a ambos instrumentos la oportunidad de exhibir su virtuosismo en un movimiento que aporta episodios de marcados contrastes.

La colección concluye con la Sonata en Sol menor, Op. 83 núm. 3, que es introducida por el piano, al que pronto se le une la flauta, en un movimiento que posee el elemento de drama sugerido por la elección de tonalidad. El lirismo a modo de himno del movimiento lento se ve modificado según avanza el movimiento antes de recuperarse la serenidad inicial. La sonata concluye con un Rondo alla polacca, en el que de nuevo se ofrece una oportunidad para concluir brillantemente en la escritura para ambos instrumentos.

Keith Anderson

Traducción: Luis Gago


Close the window