About this Recording
8.555410 - GRECHANINOV: Symphonies Nos. 1 and 2
English  French  German  Spanish 

Alexandr Tikhonovich Grechaninov (1864 - 1956)

Sinfonía núm. 1 en Si menor, Op. 6

Sinfonía núm. 2 en La mayor, Op. 27, "Pastorale"

Alexandr Tikhonovich Grechaninov, hijo de un comerciante casi analfabeto, nació en Moscú en 1864. En el colegio cantó como solista en el coro de la capilla y a los catorce años comenzó sus clases de piano, animado por su cuñada. En 1881, a pesar de la oposición de su padre, ingresó en la clase de piano de Nikolay Kashkin, un amigo de Tchaikovsky, en el Conservatorio de Moscú. En 1885 pasó a ser discípulo de Vasily Safonov, dando clases de composición con Sergey Ivanovich Taneyev y de fuga con Arensky. Su carrera activa como compositor comenzó poniendo música a un poema de Lermontov en 1889.

En 1890 Grechaninov dejó el Conservatorio de Moscú y se trasladó a San Petersburgo, donde una beca le permitió estudiar con Rimsky-Korsakov en el Conservatorio. Se casó en 1891 y tuvo su primer éxito significativo el año siguiente, cuando se interpretó su Obertura de concierto. En 1894 su primer cuarteto de cuerda ganó un premio en el Concurso de Música de Cámara Belyayev y dio clases de piano en San Petersburgo y posteriomente en Moscú. En esta última ciudad se interesó por la música de las minorías étnicas, trabajando en la sección de música de la sociedad etnográfica de la Universidad de Moscú y, como consecuencia de ello, escribió una cantidad considerable de música infantil. Al mismo tiempo recibió un estipendio anual en reconocimiento de sus servicios a la música religiosa, aunque su posterior empleo de instrumentos en composiciones litúrgicas imposibilitó que se se utilizaran en la iglesia. La Revolución de 1917 puso fin a su pensión eclesiástica y la incertidumbre de la situación le hizo buscarse el futuro en el extranjero, inicialmente en Londres y en Praga. En 1925 se trasladó a París, donde permaneció hasta que la difícil coyuntura de 1939 lo convenció de buscar seguridad en Estados Unidos, un país que ya había visitado en varias ocasiones con motivo de diversas giras de conciertos. En 1946 adquirió la nacionalidad americana y murió en Nueva York diez años más tarde.

Aunque los críticos recientes han encontrado mucho que admirar en la música infantil de Grechaninov, en sus arreglos de canciones de las minorías de la Unión Soviética y en su música litúrgica, se ha prestado poca atención seria a sus composiciones orquestales más sustanciales. La inmediata posteridad tendió a seguir a Rimsky-Korsakov a la hora de rechazar la misma competencia técnica que caracterizaba la obra de Anton Rubinstein y la de muchos de los compositores más jóvenes formados en los recién creados Conservatorios de San Petersburgo y Moscú. Esta competencia se vio contaminada para algunos por lo cosmopolita o alemán, y para una generación posterior resultó estropeada por tendencias supuestamente burguesas. En su Primera Sinfonía, que exhibe esta misma competencia en su estructura y orquestación, hay un uso extraordinario del material temático ruso. La obra, sin embargo, carece de la primitiva crudeza entonces de moda entre los nacionalistas diletantes. Hay un hermoso primer tema ruso, que se oye al comienzo en la cuerda grave, y un segundo tema suavemente contrastante. Los violonchelos y contrabajos introducen el tema principal del movimiento lento, mientras que el Scherzo en Sol mayor permite que las violas sugieran el vigoroso ritmo del movimiento antes de la entrada de los violines con el tema principal, tras lo cual surgirán nuevos contrastes de estado de ánimo y de tonalidad. El finale afirma un triunfal Si mayor y su enfática y breve introducción va seguida de un tema más ligero expuesto vacilantemente por la cuerda, pero que crece en intensidad en un movimiento que constituye una atractiva conclusión para una sinfonía con un encanto indudable.

La Segunda Sinfonía de Grechaninov quedó completada en 1909. Habría de ir seguida de tres nuevas sinfonías, de las que la cuarta sería introducida en América por Barbirolli en 1942 y la quinta ofrecida en un Concierto para Jóvenes en Filadelfia en 1946. La Segunda Sinfonía es de una extensión más sustancial que su predecesora y es posible detectar algo de la influencia europea occidental contemporánea en sus armonías. El primer movimiento lleva el título Pastorale y se abre en la tonalidad de La menor con una figura bastante ominosa que gradualmente comienza a asumir una significación más suave y lírica hasta que es reemplazada por el segundo tema de la trompa, una melodía de perfiles enteramente rusos. El material introducido constituye la base de lo que sigue, conformando así un tipo muy ruso de Pastorale. El movimiento lento se desplaza a la tonalidad de Do sostenido menor y el clarinete presenta el lírico primer tema con un acompañamiento sincopado de segundos violines y violas, mientras que la trompa ofrece un romántico elemento subsidiario. Este procede de un modo digno de Rachmaninov hasta llegar a una segunda gran melodía confiada a las violas. El Scherzo rompe la atmósfera con su compás inicial, trasladándose a la tonalidad de Re mayor. El primer Trio contiene una melodía contrastante del oboe en Si mayor, mientras que el segundo Trio se encamina a Sol menor con un tema del violín, acompañado en un principio por la cuerda, con ambos proporcionando una oportunidad de adentrarse en el paisaje ruso. El finale parece a punto de alejarse aún más de la tonalidad original en un movimiento de una variedad ya lo bastante rica. Aquí, al igual que a lo largo de toda la sinfonía, Grechaninov maneja la orquesta con seguridad, realizando un empleo característico de los instrumentos de viento, tal y como había aprendido de Rimsky-Korsakov en San Petersburgo. La sinfonía constituye una interesante y atractiva adición al repertorio orquestal.

Keith Anderson

(Traducción: Luis Gago)


Close the window