About this Recording
8.555411 - RAFF: Symphony No. 1, 'To the Fatherland'
English  French  German  Spanish 

Joachim Raff (1822-1882)

Sinfonía núm. 1 en Re mayor, "An das Vaterland", Op. 96

Las reputaciones musicales son frágiles. A Joachim Raff se lo recuerda hoy principalmente como el compositor de una Cavatina, una pieza de salón, y como un ayudante de Liszt en Weimar, poco más que una nota a pie de página en la historia del poema sinfónico. En su propia época disfrutó de un renombre muy considerable, justificado, parece, por un talento prolífico y por su distinción como profesor.

Raff nació en lachen, cerca de Zurich, en 1822. Su padre se había refugiado en Suiza, dejando Württemberg para evitar ser reclutado en el ejército francés. La educación de Raff se inició en Wiesenstetten, en Württemberg, y se vio seguida de un período de formación como profesor en el instituto jesuita de Schwyz, donde obtuvo premios en latín, alemán y matemáticas. Más tarde trabajó como director de coro al tiempo que se esforzaba duramente en sus estudios musicales privados. Mendelssohn, con el que había entrado en contacto, recomendó a los editores lipsienses Breitkopf & Hártel que se fijaran en él y publicaron colecciones de sus piezas para piano en 1844, el año en el que el joven compositor decidió probar suerte en Zurich.

El contacto de Raff con Liszt comenzó en 1845, cuando fue a pie hasta Basilea para oír tocar a este último. Más tarde acompañó a Liszt en su gira de conciertos, y a continuación, gracias a la mediación de Liszt, llegó un trabajo en Colonia, en parte como crítico y, algo menos relevante, en una tienda de música. Posteriormente se trasladó a Stuttgart, donde conoció a Hans von Bülow, que siguió siendo un íntimo amigo suyo en los años posteriores, y a Mendelssohn, aceptando la oferta de este último para darle clases en Leipzig. Von Bülow, entretanto, incorporó al repertorio la Concertstück para piano y orquesta de Raff, algo que resultó una ayuda esencial para acrecentar su reputación. La muerte de Mendelssohn en 1847 hizo que Liszt tuviera un gesto más de patronazgo al asegurarle un trabajo en Hamburgo como arreglista para una editorial musical. En 1850 Raff se trasladó a Weimar, donde Liszt se había instalado como Director Musical Extraordinario y se ocupaba de suministrar música a la orquesta, y sobre todo de escribir la extraordinaria serie de poemas sinfónicos en los que perseguía combinar las artes de la literatura y la música. En la Villa Altenburg, donde se alojaba, y donde se le uniría muy pronto Hans von Bülow, Raff trabajó para el maestro como secretario, copista y factótum y, al menos en un principio, debe de haber tenido una participación considerable en la orquestación de la obra de Liszt. Si fue tan importante como él mismo reflejó en sus cartas es un asunto que no está nada claro. "He limpiado el primer Concerto symphonique de Liszt para él", escribió en una de las primeras cartas desde Weimar, "y ahora debo instrumentar y copiar Ce qu'on entend sur la montagne". Declaró que la orquestación de Prometeo era suya en su mayor parte y que había realizado el mismo servicio para el poema sinfónico Tasso. El violinista Joachim habría de repetir más tarde estas afirmaciones en nombre de Raff. Liszt necesitaba claramente ayuda y Raff podía ofrecérsela. Tasso, por ejemplo, había sido escrito en 1849 para el centenario del nacimiento de Goethe y había sido orquestado por August Conradi. Liszt no quedó satisfecho y le dio la música a Raff, que concluyó en 1851 una nueva versión en la que Liszt introdujo varias alteraciones posteriores. König Alfred, una ópera del propio Raff, se representó en Weimar en el mismo año, sin un éxito especial, aunque se ofrecieron tres representaciones, pero la validez de sus afirmaciones de esa época y otras posteriores sobre la composición de las obras orquestales de Liszt deben permanecer en entredicho. En 1856, cansado de una posición subordinada en Weimar como uno más del grupo de acólitos que atendían a Liszt y descontento por su relación con la amante intelectual de Liszt, la princesa Carolyne Sayn-Wittgenstein, Raff se fue a Wiesbaden, donde se interpretó König Alfred y donde pudo dedicarse a la composición, a dar clase y donde se casó con Doris Genast, miembro de una famosa familia teatral de Weimar. El período en Wiesbaden fue muy productivo. Se vio seguido, en 1877, de un nombramiento como director del Hoch Conservatorium en Frankfurt, donde consiguió contratar a Clara Schumann como profesora de piano cuando se inauguró la institución en 1878, la única mujer con un puesto similar. Otras mujeres serían contratadas dos años más tarde y hubo una clase para mujeres compositoras, la primera de este tipo en Alemania. Raff permaneció en Frankfurt hasta su muerte en 1882.

Cuatro de las seis óperas de Raff siguen sin ser interpretadas, pero demostró tener mucho más éxito con sus obras orquestales, música de cámara y con un número excepcionalmente amplio de piezas para piano. La magnitud de su producción provocó una observación irónica de Wagner en una carta en la que afirmaba que estaba componiendo como Raff o Brahms, es decir, copiosamente, ya que sus opiniones sobre las composiciones de este último, al menos, eran bien conocidas. Raff pertenece en cierto modo a la escuela neo-alemana de Wagner y Liszt, al menos en el manifiesto elemento programático en ocho de sus once sinfonías numeradas. En otros sentidos su enfoque puede parecer más académico, valiéndose plenamente de la mayoría de las formas disponibles y de un fuerte elemento contrapuntístico en obras que están admirablemente orquestadas para una plantilla de proporciones inferiores a las wagnerianas. Las acusaciones de superficialidad y eclecticismo pueden ahora rebatirse con la atención renovada hacia una música que tiene mucho que decir y que es notable, aunque no lo sea en otro sentido, por la clara influencia que ejerció en compositores como Richard Strauss.

La Sinfonía núm. 1 en Re mayor, Op. 96, lleva el título "An das Vaterland" y fue iniciada en 1859, tras la Paz de Villafranca, y completada en 1861. Recibió un premio de la Sociedad Filarmónica de Viena y en el jurado figuraban Hiller, Reinecke, Ambros, Volkmann y Vincenz Lachner. En el primer movimiento Raff se dispone a describir diversos aspectos del carácter alemán, desde el optimismo inicial a la profundidad de pensamiento, el decoro y la resistencia triunfal. Tras abrirse con un gran despliegue de sonido wagneriano, el primer movimiento se desarrolla en términos formales, con un fuerte elemento contrapuntístico. El Scherzo deja que las trompas sugieran el bosque alemán y los que lo habitan, con el canto folklórico de muchachas y jóvenes en las praderas del campo. El movimiento lento comienza con un tema fuertemente sentido, dando paso a música de un sentimiento más delicadamente lírico, sugiriendo la familia y el hogar, y desarrollada contrapuntística y dramáticamente, con la debida referencia a material de los movimientos precedentes. El drama declarado del cuarto movimiento se vale de una famosa canción patriótica, una versión musical de Reichardt de un texto del ardiente nacionalista Ernst Moritz Arndt, Was ist des deutschen Vaterland?, en un ruego de unidad nacional, una afirmación marcadamente patriótica antes de la sombría conclusión. En el Larghetto sostenuto final Raff expresa inicialmente parte de la tristeza sentida por los problemas del conjunto de Alemania, avanzando hacia una nueva esperanza y culminando en un espíritu de triunfo nacional. A pesar de su considerable extensión y de sus aparentes digresiones, la sinfonía presenta, en su conjunto, una estructura, un material temático y una intención general extraordinariamente unificados.

Keith Anderson

(Traducción: Luis Gago)


Close the window