About this Recording
8.555699 - BUSONI, F.: Piano Music, Vol. 2 (Harden) - Bach - Chaccone / Variations and Fugue on Chopin's Prelude in C Minor
English  French  German  Spanish 

Dante Michelangeli Benvenuto Ferruccio Busoni nació en Empoli, cerca de Florencia, en 1866, hijo único de un padre italiano clarinetista y una madre pianista de ascendencia paterna alemana. Hizo su presentación como pianista en Trieste en 1874, yendo a Viena al año siguiente para estudiar e interpretar. Aconsejado por Brahms se trasladó a Leipzig en 1885, estudiando con Carl Reinecke, antes de temporadas de estudio en los conservatorios de Helsinki y Moscú. La interpretación ocupó la mayor parte de su atención hasta la entrada del nuevo siglo, cuando la composición comenzó a ganar nueva importancia, aunque nunca dominante, en su carrera. Salvo por un período en Zurich durante la Primera Guerra Mundial, vivió en Berlín de 1894 hasta su muerte.

La esencia de la música de Busoni descansa en la síntesis de sus ancestros italianos y alemanes, emoción e intelecto, imaginación y rigor. A pesar de la aceptación de sus colegas compositores e intérpretes, su música permanece reservada a unos pocos conocedores. Ni fundamentalmente conservadora o abiertamente radical, sus innovaciones armónicas y tonales estaban encerradas dentro de un acercamiento esencialmente recreador del pasado musical que sólo en décadas recientes ha ganado una difusión más amplia.

En tanto que el pianista compositor de mirada más adelantada que haya existido, Busoni escribió música particularmente para su propio instrumento, la mayor parte de su logro. Bach fue una presencia constante desde el principio, tanto en el aspecto contrapuntístico de su música, como en su repertorio como intérprete, un proceso de asimilación que culminó en la edición Bach-Busoni, publicada en 1918. Mientras que la obra bachiana tardía de Busoni es más una interpretación creativa que un arreglo, la fuerza de su personalidad es consustancial a sus transcripciones tempranas.

Técnica y estéticamente, la transcripción de Busoni de la Chacona en re menor de Bach, de la Partita para violín Nº.2, BWV 1004, aunque relativamente temprana, permanece entre las más formidables de las suyas. Arreglada en Boston en 1892, durante su primera gira por los Estados Unidos, expresa la claridad lineal de la obra original por medio de elaboradas texturas pianísticas derivadas de Brahms y Liszt. Al mismo tiempo, la dinámica por terrazas de los variables estados de la música le proporciona un momento acumulativo que anticipa varias de las obras inspiradas en Bach de la madurez de Busoni.

1883 fue un año decisivo para Busoni. Llegado a Viena al principio de una estancia de dos años, conoció a Brahms, cuya influencia desvió su composición de la emulación de modelos barrocos, clásicos y románticos tempranos hacia el idioma del presente. El resultado inmediato de esta reorientación fueron los Seis Estudios, publicados al año siguiente como Opus 16. La existencia, sin embargo, de otros cuatro estudios importantes indica que Busoni pretendía ampliar la serie, posiblemente hasta un ciclo de 24. De estos, sólo el Estudio en forma de variaciones fue publicado, de nuevo en 1884, como Opus 17. La pieza continúa el elaborado estilo pianístico de los estudios anteriores, con acordes que evocan el órgano para la mano izquierda, que contrastan con una intrincada escritura contrapuntística para la derecha. El tema ligeramente melancólico del estudio es seguido por ocho variaciones, que van de lo grotesco a lo elegíaco en la sexta variación y un incisivo final bachiano.

Después de Viena, Busoni pasó dos años en Leipzig, donde conoció a compositores como Delius, Grieg y Mahler. Sus primeras transcripciones de Bach publicadas datan de esta época, como una pieza innovadora que arroja luz sobre el lado más irreverente de su naturaleza. Unos años antes, el maestro de coro Siegfried Ochs atrajo la atención con su parodia Una canción folclórica alemana, "Kommt ein Vogel geflogen", arreglada humorísticamente para piano en el estilo de los maestros más antiguos y más modernos. Busoni respondió con sus Cinco Variaciones sobre Kommt ein Vogel geflogen, en el estilo de maestros famosos, como apéndice a las variaciones de Siegfried Ochs. La agradable melodía infantil es continuada por parodias, respectivamente, de los idiomas de Schumann (de las Escenas de niños), Mendelssohn, Chopin (Mazurca), Wagner (Nibelungos) y Scarlatti. Ingeniosa y concisa, esta simpática pieza no fue publicada hasta 1987, 101 años después de su composición.

Las dos piezas siguientes proceden de los comienzos de la juvenilia de Busoni. El Tema y Variaciones en Do mayor, de octubre de 1873, son el Opus 6 en la lista de obras del compositor de siete años. El alegre tema, en la mano izquierda, con el ligero acompañamiento en la derecha, es seguido por dos variaciones, transpuesta la segunda una octava baja para su segunda semirrepetición y un vibrante final que recuerda las primeras colecciones de variaciones de Beethoven.

Las Variaciones Immo, de noviembre de 1874, son designadas como Opus 12 en la misma lista de obras. Las tres variaciones, tocadas sin repeticiones, pero con la última ampliada hasta formar una breve coda, están más elaboradas pianísticamente que la serie anterior, aunque conservan la límpida cualidad schubertiana de su tema de apertura.

No podría haber mayor contraste que con las Variaciones y fuga en forma libre sobre el Preludio en do menor de Chopin, compuestas en Viena durante 1884-5, y publicadas como Opus 22. Con sólo diecinueve, Busoni produjo un juego de variaciones que resumen las posibilidades del pianismo de bravura, quizá un complemento romántico al virtuosismo más clásico de las Variaciones Haendel de Brahms de dos decenios antes. El propio Busoni llegó a ver la obra como descuidada y excesiva y en 1922, para incluirla en su Klavierübung (1918-22, con una segunda edición publicada en 1925), produjo una versión reescrita y drásticamente comprimida, de acuerdo con su estética madura. La presente grabación, sin embargo, recoge la versión original en toda su brillantez trascendental.

El Preludio de Chopin en cuestión es el visionario No.20 de la colección de los 24 Preludios, Op.28, con su sorprendente diminuendo del forte al piano. La primera variación se erige firmemente sobre un acompañamiento de moderada andadura, la segunda es más caprichosa, mientras que la tercera compensa el tema con sombríos pasajes virtuosos en el bajo. La cuarta variación es un robusto estudio bachiano, equilibrado por el pathos de la quinta, y la sexta se adentra en un reino de velada introspección, acaso la más abiertamente chopinesca del conjunto, que contrasta con la incisiva séptima variación del material. La destreza contrapuntística de las Variaciones Goldberg de Bach es recordada en la octava variación, antes de que la novena medite sobre aspectos del tema con un aire improvisatorio. La décima explora el tema bajo una figuración en rápidas semicorcheas, mientras que la undécima, armónicamente ambigua, reside en un dominio lisztiano.

La duodécima variación aporta un lirismo reflexivo, con la decimotercera, por el contrario, de un travieso buen humor. La decimocuarta está entre las más poéticas, la decimoquinta entre las más ascéticas de la secuencia y la decimosexta rompe la tensión con su imponente pasaje de virtuosismo, antes de la calma nocturna de la decimoséptima. La decimoctava del conjunto intensifica este talante con una escritura pianística más económica, tras lo cual la decimonovena variación provee una floración retórica previa a la fuga culminante.

Sobre un acompañamiento en animadas semicorcheas, ésta despliega la gama de los recursos fugados, antes de que la obra acabe con una masiva transformación en acordes de la frase final del tema de Chopin.

Richard Whitehouse

Versión española: Enrique Martínez Miura


Close the window