About this Recording
8.557749 - BALADA: Symphony No. 5 / Prague Sinfonietta / Divertimentos
English  Spanish 

Leonardo Balada (b.1933)
Sinfonía No. 5 ‘Americana’ • Prague Sinfonietta • Divertimentos • Quasi un Pasodoble

Evolución y transformación de las cosas, cambios con dirección y propósito, obsesión por conseguir una meta, todo esto creo que constituye el modus operandi en mi música. La convicción de que la personalidad de uno puede prevalecer a pesar de cambios y diferente presentación de las ideas, creo que es algo importante en mi forma de pensar. ¿Deja uno de ser él mismo si sus ideas están presentadas de maneras distintas? Dejo de ser quien soy si me visto hoy con un traje de banquero y mañana lo hago con un traje de luces del mejor toreo?

Se me antojan todas estas preguntas cuando pienso en las composiciones que forman este CD. Sinfonía No.5 y Prague Sinfonietta representan en su estructura básica, transformación a la manera surrealista; Divertimentos representa en su carácter un contraste absoluto con relación a Quasi un Pasodoble si bien conllevan el mismo quehacer técnico. Nada me sorprendió más cuando era un niño escolar que aprender cómo las moléculas de nuestro cuerpo evolucionan constantemente sin dejar de ser el mismo individuo. Siendo adulto nada me impresionó tanto – cuando colaboraba a fines de los años 50 y 60 en Nueva York con Salvador Dalí - como el observar el procedimiento creativo del artista, y ver cómo creaba mediante transformación y discrepancia, sin dejar de ser Salvador Dalí.

En mi caso, sin embargo, las influencias provenían no sólo de Dalí, sino también de Rauschenberg-con sus collage y técnicas contrastantes-, del arte geométrico y del expresionismo abstracto-incluyendo el arte del catalán Alfonso Mier-todo lo cual sintetizado en términos musicales me permitía crear con drama y emoción, características que encontraba ausentes en el frío serialismo imperante del momento.

La Sinfonía n. 5 - Americana es singular entre mis composiciones por utilizar dos estilos en una misma obra de forma evolutiva. Uno de estos estilos se identifica con mi periodo vanguardista, el cual es dramático y abarca desde mediados de los años 60 hasta mediados de los 70. Durante esta etapa, en composiciones como Guernica (Naxos 8.557342) y Steel Symphony, se hace uso de una larga lista de recursos técnicos: atonalidad, procedimientos aleatorios, armonías “clusters”, gran fuerza rítmica y contrastes de dinámicas. En 1968 con Sinfonía en Negro - Homenaje a Martin Luther King y principalmente en 1975 con Homenajes a Casals y Sarasate (Naxos 8.557342) mis obras sugieren un nuevo estilo. En este nuevo periodo compositivo, practico una simbiosis conjuntando la vanguardia con sonidos tradicionales y étnicos. La Sinfonía n. 5 presenta estos dos estilos.

La sinfonía consta de tres movimientos y es un calidoscopio de emociones: comienza en un estado trágico y oscuro el cual evoluciona a un irrefrenable optimismo en el último movimiento. En el movimiento I - 11 de Setiembre: in memoriam - los abstractos y desesperados sonidos de la orquesta reflejan mi estado de ánimo tras el desastre en Nueva York, como también son reflejo en mi composición Guernica - 1966 - mis experiencias traumáticas de niño en Barcelona durante los bombardeos en la guerra civil española. El intervalo de una tercera menor se oye persistentemente, ejecutado por las cuerdas o la percusión de teclado, arpa y piano, sugiriendo fatales toques de campana. Esta tercera menor viene rodeada con frecuente de sonidos “cluster”, los cuales desembocan en tríadas menores con efecto deprimente. Este intervalo de tercera menor también aparece en el segundo y tercer movimiento pero con función completamente distinta. En el movimiento II - Reflexión - ese intervalo es parte de un delicado tejido de estratos sonoros basado en un canto espiritual negro. Aquí todo es tranquilo, esperanzador y en cierta medida melódico. En el movimiento III - Square Dance - este intervalo de tercera menor es elemento constitutivo de algunas melodías folklóricas americanas sobre las que se edifica una danza tradicional americana, que de forma brillante, llega a un final de felicidad apoteósica. En conjunto, la sinfonía es como un viaje de lo abstracto a lo étnico. Los tres movimientos pueden ser ejecutados como piezas independientes. La sinfonía fue compuesta entre abril 2002 y abril 2003 por encargo de la Pittsburgh Symphony Orchestra, cuando Mariss Jansons era director musical, con ayuda de The Heinz Endowment Creative Heights Artist Residency Program en colaboración con Carnegie Mellon University. Su estreno tuvo lugar el 30 de octubre 2003 en Heinz Hall for the Performing Arts en Pittsburgh, interpretada por la Pittsburgh Symphony Orchestra bajo la dirección de Hans Graf.

Cuando el Festival Internacional de Musica de Torroella me encargó la composición de una obra para orquesta, se me antojó escribir Prague Sinfonietta (Sinfonietta Praga). Se me ocurrió la idea cuando supe que la orquesta encargada del estreno en Torroella procedía de Praga. La conexión fue inmediata y evidente: por un lado, Mozart había compuesto su Sinfonía Praga y por otro, Vicenç Bou - natural de Torroella de Montgrí, antigua población al norte de la costa mediterránea en España - había compuesto algunas de las más bellas sardanas, la danza nacional de Cataluña. Esos hechos eran pura coincidencia pero a su vez sugerían una ambiciosa idea: la composición de una obra en la que Mozart y Bou se encontrasen musicalmente, un reto imposible de ignorar. Otro de los retos del proyecto era poder transmitir mi propio estilo en medio de los estilos de Mozart y Bou. A la vez que la obra trata de representar el espíritu de la sinfonía de Mozart utilizando algunos de sus temas y diseños, el discurso musical transita a menudo de un lenguaje simple y diatónico a otro cromático o incluso politonal que llega a veces a densas texturas o al collage de ideas. Por otro lado, los ritmos y las bellas melodías de Bou aparecen algunas veces de forma gradual o inesperadamente en otras, en medio de esas texturas. La composición de Prague Sinfonietta concluyó en abril del 2003, y está compuesta para una orquesta de cámara de la plantilla típia del estilo Mozart. Está dedicada a Josep Lloret, fundador y espíritu del Festival Internacional de Música de Torroella.

Los tres Divertimentos para orquesta de cuerdas fueron concebidos con contrastantes características sonoras. En el Divertimento primero el sonido es producido exclusivamente con pizzicati; en el segundo con armónicos ; en el tercero con arco normal. En general el conjunto instrumental es usado con el fin de producir una sonoridad masiva en vez de camerística. Los contrastes dinámicos a la vez que las tensiones sonoras son de gran importancia en la esencia de la obra. Por otro lado, el reciclaje de ideas que ya inicié en los años setenta (Tres Anécdotas)- es decir el hacer uso de gestos viejos para general resultados nuevos- se utiliza en esta obra, especialmente en el Divertimento segundo. El Royal College String Ensemble of London estrenó la obra in 1991 dirigida por Rodney Friend en el Festival Internacional de Música de Torroella de Montgri, cerca de Barcelona.

Quasi un Pasodoble es la consecuencia de un devenir estilístico que inicié hace tres décadas con Sinfonía en Negro - Homenaje a Martin Luther King (1968) y Homenajes a Casals y Sarasate (1975). Consiste en la unión de las técnicas vanguardistas de los años 60 con connotaciones étnicas o folklóricas, práctica muy frecuente hoy en día entre los compositores más jóvenes. Así pues, las técnicas y conceptos sonoros vanguardistas utilizados en obras como Guernica (1966) y María Sabina (1968) forman simbiosis con líneas armónicas o temáticas de índole tradicional. Ello podría falsamente sugerir un eclecticismo cuando en realidad esta variedad de técnicas o lenguajes están al servicio de mi quehacer y estilo. Quasi un Pasodoble viene a ser como un divertimento orquestal en donde la sugerencia del pasodoble es intermitente, en medio del contraste entre clusters y consonancias, complejas texturas y ritmos claros. Es decir, lo nuevo y lo viejo, consolidándose el pasodoble al final tras hacerse citas de dos pasodobles populares. Quasi un Pasodoble, compuesto por encargo del Nacional Endowment for the Arts, tuvo su estreno en Nueva York en noviembre de 1982 por la Filarmónica de Nueva York dirigida por Jesús López-Cobos.

Leonardo Balada


Close the window