About this Recording
8.559044 - BARBER, S.: Orchestral Works, Vol. 3 - Violin Concerto / Music for a Scene from Shelley (Buswell, Royal Scottish National Orchestra, M. Alsop)
English  French  German  Spanish 

Samuel Barber (1910-1981)

Serenata para cuerdas, Concierto para violín, etc.

Uno de los más queridos y más frecuentemente ejecutados compositores norteamericanos del siglo XX, Samuel Barber, desarrolló su propia y elevada voz casi con independencia de la corriente vanguardista. Intentando abrirse su propio camino, Barber se esforzó por unir la extensa paleta tonal del tardío romanticismo decimonónico con un desenfadado lirismo y un candor emotivo. Sus obras mayores abarcan varios géneros y su catálogo incluye el famoso adagio para cuerdas, tres conciertos, dos sinfonías, numerosas canciones y las óperas Vanessa y Antonio y Cleopatra, la primera de las cuales fue descrita por el crítico del New Yorker como "la más fina y auténticamente operística ópera escrita en América", trabajo que consiguió para Barber el premio Pulitzer de 1958. La segunda le fue encargada para la apertura del nuevo Metropolitan neoyorkino en 1966.

Nacido el 9 de marzo de 1910 en West Chester, Pennsylvania, Barber recibió una educación musical formal en piano y canto, ingresando a los catorce años en el Curtis Institute of Music de Philadelphia, donde asistió a las clases de composición de Rosario Scalero. Trabó entonces una estrecha amistad de por vida con Gian Carlo Menotti, compañero en dichos cursos. El desarrollo estilístico de Barber y su inclinación por el arte y la cultura europeos se robustecieron con sus viajes y prolongadas estadas en Italia, país por el cual sintió una especial simpatía. También gozó del estímulo y el apoyo de sus tíos Louise y Sidney Homer, la primera, una contralto, y el segundo, un compositor con el cual Barber mantuvo correspondencia durante más de un cuarto de siglo

Barber compuso desde los siete años y recibió tempranas recompensas: dos premios Joseph H. Bearns, por una sonata para violín y piano, hoy perdida (1928) y por su primera obra orquestal, su obertura para La escuela del escándalo opus 5 (1931). En 1935 obtuvo el Premio de Roma, provisto de un estipendio para estudiar durante dos años en la Academia Americana de Roma. Este precoz éxito fue consolidado en 1936 por la grabación RCA de Dover Beach, opus 3, escrita en 1931 para voz y cuarteto de cuerdas sobre versos de Matthew Arnold. En ella el compositor asumió la parte cantada. Su creciente reputación siguió avanzando con su sinfonía en un movimiento opus 9 (1936) y con su adagio para cuerdas opus 12 y su Ensayo para orquesta, estrenados en la radio por Toscanini en 1938. Durante la década de 1940 importantes estrenos suyos fueron ejecutados por la Sinfónica de Boston, como su segunda sinfonía opus 19, escrita para el Ejército del Aire de los Estados Unidos, en cuyas filas Barber sirvió entre 1942 y 1945; el concierto para violonchelo opus 22, escrito para Raya Garbousova; Knoxville: verano de 1915 opus 24 (1948) para soprano y orquesta, basado en un texto de James Agee. Otras obras clave de esa época son el ballet escrito para Martha Graham Medea opus 23 (1946) y la excepcional sonata para piano opus 26 (1949), estrenada el 23 de enero de 1950 en Nueva York por el eminente pianista Vladimir Horowitz. Entre sus más significativos encargos cuentan las Hermit Songs opus 29 (1952/3) para la Elizabeth Sprague Coolidge Foundation, las Plegarias de Kierkegaard opus 30 (1954) y tres partituras para la inauguración del Lincoln Center: el concierto para piano opus 38 (1962), por el cual se le otorgó por segunda vez el Premio Pulitzer, La despedida de Andrómaca opus 39 (1963) y la ya mencionada ópera Antonio y Cleopatra opus 40 (1966), un fracaso crítico que preocupó a Barber durante una década.

La deliciosa serenata para cuerdas opus 1 es un arreglo del cuarteto para cuerdas del propio Barber, compuesto en 1928 mientras era estudiante de Scalero y contaba con apenas dieciocho años. Consta de tres breves movimientos (Un poco adagio-Allegro con spirito, Andante y Allegro giocoso). La obra exhibe notoriamente dos rasgos muy característicos del estilo barberiano: la superposición de compases de dos y tres tiempos, y la sorpresiva alternancia de modos mayores y menores.

Barber compuso el poema sinfónico en un movimiento Música para una escena de Shelley opus 7 en Cadegliano, Italia, en 1933 y el estreno tuvo lugar en el Carnegie Hall, por la Filarmónica de Nueva York el 24 de marzo de 1935. Esta fue una ocasión especialmente memorable para el compositor, porque fue la primera vez en que pudo escuchar ejecutada una obra sinfónica suya. Se la inspiró una lectura de Prometeo desencadenado de Shelley, aunque el autor sostiene que no se trata de una música programática. Su redacción y su lenguaje armónico sugieren la influencia de Debussy, y su tema inicial, un motivo cromático descendiente de cuatro notas, a través de un intervalo de tercera mayor, señala una explícita referencia a Nuages de Debussy.

El concierto para violín opus 14 fue encargado por Samuel Fels, dirigente del Curtis Institute, para Iso Briselli, niño prodigio que era alumno del famoso maestro de violín Carl Flesch. Este concierto en tres movimientos es, sin duda, una de las partituras más populares de Barber y fue terminado en julio de 1940 y estrenado el 7 de febrero de 1941 por la orquesta de Philadelphia dirigida por Eugene Ormandy, siendo el solista el hoy conocido violinista Albert Spalding. La casi camarística intimidad de este concierto se refleja en la partitura para ocho instrumentos de madera, dos trompas, dos trompetas, percusión, piano y cuerdas. Prescindiendo de la habitual introducción para orquesta, el concierto se inicia con un solo de violín que expone el tema principal. Del mismo modo, el movimiento central, lento, se abre con un solo introductorio, esta vez a cargo del oboe. El tercer movimiento es un perpetuum mobile que conduce a un rápido final.

La suite de ballet Souvenirs opus 28 consta de un vals, una escocesa, un paso a dos, un two-step, un tango y un galope. Originalmente fue compuesta como una suite para piano a cuatro manos. La orquestación fue completada durante el verano de 1952. En el prefacio a la edición para piano a cuatro manos Barber escribió: "Cabe imaginar un divertimento en un salón Palm Court del hotel Plaza de Nueva York, allá por 1914, la época de los primeros tangos; souvenirs recordados con afecto, no con ironía ni con la lengua en la mejilla de la compañera de baile, sino con divertida ternura".

Peter Quinn

Traducción: Blas Matamoro


Close the window