About this Recording
8.572069 - BLASCO DE NEBRA, M.: Keyboard Sonatas (Complete), Vol. 2 (Pedro Casals)
English  Spanish 

Manuel Blasco de Nebra (1750–1784)
La integral de las sonatas para tecla • 2

 

Nacido en Sevilla en 1750 y fallecido en la misma ciudad en 1784. Nacido en el seno de una familia de músicos, pues su padre era el organista José Blasco de Nebra, quien le formó en sus primeros años de educación musical. Al abatirse sobre Sevilla una fuerte crisis económica durante estos años debido a la perdida del comercio con América, Manuel Blasco de Nebra se vio obligado a probar suerte en otra ciudad, Madrid, donde viajó hacia 1766. Allí destacó por poder interpretar a primera vista cualquier partitura y por la gran expresividad de sus interpretaciones al clave, órgano o al incipiente fortepiano. En Madrid, capital de la corte española, no estará sólo, sino que le ayudará su tío José de Nebra, compositor de zarzuelas y hombre de gran prestigio social en la corte madrileña. Sólo permaneció en Madrid durante dos años, hasta la muerte de su tío José de Nebra. Tras la muerte de este y al no tener recursos económicos tuvo que volver a Sevilla. Una vez de vuelta en la capital hispalense, Nebra tuvo ayudar a su padre en la organistía de la catedral de Sevilla y hacer sustituciones al viejo primer organista de la Catedral, Juan Roldán. Poco a poco, se hizo un hueco en la catedral y llego a ocupar el puesto de su padre de segundo organista de la Catedral de Sevilla. Tuvo una vida artística muy intensa en la Catedral, y suponemos que también fuera de ella y que estuvo metido en los círculos intelectuales de Campomanes y Olavide. Falleció repentinamente un doce de septiembre de 1784, por una enfermedad que contrajo de forma imprevista. Fue enterrado en la iglesia de la Santa Cruz de Sevilla.

Saldoni en su Diccionario de efemérides de músicos españoles; hace referencia en su cita a Manuel Blasco de Nebra, aportando el dato de que las obras que este compositor escribió durante su vida ascendían a 170 en total, aunque no especifica para que instrumentos o que formas tenían. En la actualidad tan sólo se conservan veintiséis sonatas para tecla y seis pastorelas. Las primeras seis sonatas recuperadas fueron las editadas por Parris, sacadas de la primera edición de las sonatas Op.1, conservadas en la Library of Congress de Washington D.C. Después se encontraron en el Monasterio de Montserrat (Cataluña, España), otras doce nuevas sonatas y las seis pastorelas, de las cuales el musicólogo danés, Bengt Johnsson, hizo una edición con la editorial Egtved. Tras estos descubrimientos, María Inmaculada Cárdenas Serván, encontró otras seis sonatas más en el Monasterio de la Encarnación de Osuna de Sevilla, y las editó gracias a la Sociedad Española de Musicología. Las últimas dos sonatas descubiertas fueron halladas y estudiadas por Pedro Casals, en un manuscrito proveniente del convento de Santa Clara de Sevilla, conservado en la actualidad en la Universidad Complutense de Madrid, del cual hasta la fecha no existe edición alguna.

Las sonatas para tecla de Nebra se pueden dividir en tres periodos, atendiendo a criterios de complejidad estructural y temática. En este CD podemos escuchar desde la sexta sonata hasta la doceava de las conservadas en el Archivo de Música del Monasterio de Montserrat con la signatura MS 2998. Son sonatas de dos movimientos (salvo las sonatas número nueve, once y doce que son de un único movimiento rápido), en ellas se alterna un movimiento lento y expresivo, con uno movido, vivo y usualmente de carácter danzable, por el uso de ritmos ternarios, como por ejemplo la incorporación de ritmos típicos del folklore andaluz como el del “Zapateado”. Los primeros movimientos de estas sonatas son bitemáticos, y de una gran expresividad gracias a un uso muy personal de las disonancias y de la constante fricción de las armonías. Los movimientos rápidos recuerdan en muchas ocasiones a la guitarra española, y en especial al rasgueado, que es un recurso tímbrico y técnico típico de este instrumento y que Nebra intenta reproducir en el teclado.

Las últimas sonatas, cronológicamente hablando, son las seis publicadas en vida de Nebra en 1780 con el nombre de Op. 1, y conservadas en Library of Congress de Washington D.C.; son las sonatas más difíciles de todas. En este disco encontramos grabadas tan sólo la primera y la segunda de ellas (pues las otras cuatro se encuentran en el tercer volumen de este recopilatorio). Son de dos movimientos, uno lento y otro rápido, pero en ellas las dificultades técnicas y expresivas son mucho mayores que en el resto y la imitación del rasgueado se lleva al extremo en el que ya no es una imitación a la guitarra como instrumento, sino que son parte del lenguaje musical empleado por Manuel Blasco de Nebra. En los movimientos lentos las melodías son mucho más largas, expresivas y adornadas que en sonatas anteriores y los movimientos rápidos llevan al límite los recursos del teclado de la época, pues es en este periodo en el que fueron compuestas estas sonatas, que el autor no especificó el instrumento de tecla con el que se deberían de tocar estas obras, por tanto hemos de suponer que se interpretaban en la época en cualquier instrumento de tecla, haciendo así que la música se adaptara a las características tímbricas del instrumento y no al revés. El uso intenso de trinos, mordentes y todo tipos de adornos a gran velocidad es muy extendido y usado de una forma que quedan muy bien fundidos en el contexto musical de la frase, sin que la ornamentación melódica altere el sentido musical del movimiento.

Las sonatas interpretadas en este disco forman parte de un recopilatorio de tres CD`s que recopilan por primera vez la integral de todas las sonatas conservadas de Manuel Blasco de Nebra. El orden de las obras en cada disco responde a que, las sonatas, han sido organizadas atendiendo al criterio cronológico expuesto en estas notas, para que pueda verse así la evolución de la obra del compositor a lo largo de este gran género musical: la sonata.


© Pedro Casals, Abril de 2009


Close the window