About this Recording
8.572142 - MOMPOU, F.: Piano Music, Vol. 6 (Maso) - Impressions / Dances / Preludes
English  Spanish 

Frederic Mompou (1893–1987)
Música para piano • 6

 

“He encontrado en el altillo dos abultadas carpetas casi olvidadas, donde están todos los trabajos de armonía y los primeros intentos de composición de Federico. Ejercicios escritos a lápiz, pero algunos de ellos emocionantes, porque están ya llenos de ese mundo sonoro tan particular de Federico”. Esta anotación la escribe Carmen Bravo, esposa de Frederic Mompou, en su diario el día 13 de Enero de 1985. Dos semanas después—el 29 de Enero—continúa: “A ratos vamos leyendo (yo tocando) los papeles manuscritos de las antiguas carpetas (…). Hay antecedentes de Suburbis, Fiestas lejanas etc., ideas, ritmos, acordes ya muy personales”.

Buena parte de la música incluida en este disco ha sido seleccionada de estas carpetas, que han visto la luz recientemente gracias a la generosidad de la Fundació Frederic Mompou y su presidente Joan Millà. El resto de piezas las encontré en el Fondo Mompou de la Biblioteca de Catalunya. Naturalmente ninguna de estas obras fueron incluidas en mis anteriores grabaciones de música de Mompou para Naxos (8.554332, 8.554448, 8.554570, 8.554727, 8.570956). He decidido excluir fragmentos y obras inconclusas, y presentar sólo las piezas acabadas, piezas que en su día Mompou—compositor extremadamente autocrítico y riguroso—no juzgó pertinente dar a conocer al público. Todas muestran a un compositor con un lenguaje propio, a pesar de su juventud, y fueron compuestas entre 1911 y 1918, años en los que se publicaron sus primeras obras: Impressions íntimes (1911–14), Pessebres (1914–17), Scènes d’enfants (1915–18), Suburbis (1916–17), Cants màgics (1917).

En octubre de 1911, Mompou viajó a Paris con una carta de recomendación de Granados para Gabriel Fauré (el joven Mompou había decidido ser compositor en 1909 tras escuchar en Barcelona un concierto de música de Fauré). El carácter tímido e introvertido del compositor catalán hizo que no llegara a entrevistarse con su admirado Fauré para solicitar estudiar en el Conservatorio, pero sí asistió a clases particulares de piano con Ferdinand Motte-Lacroix (pianista que acabaría siendo uno de los primeros intérpretes de su música). Viajó a París a menudo hasta el año 1914, cuando se estableció en Barcelona huyendo de la Primera Guerra Mundial. Posteriormente realizaría una larga estancia en la capital francesa entre los años 1923 y 1941, que le consagraría como compositor.

La primera obra del disco, El plany del captaire (El lamento del mendigo)—también titulada en otros manuscritos Gitanos—, fue escrita en 1916 probablemente para ser incluida en la mencionada suite Suburbis (que incluye dos números titulados precisamente Gitanes). Las siguientes cuatro piezas también se inspiran en la contemplación del paisaje suburbial de Barcelona: Les fàbriques prop de la platja (Las fàbricas cercanas a la playa) no está fechada, y es una de los primeros ejemplos del gusto de Mompou por las armonías resonantes del piano; Record de platja (Recuerdo de playa) fue compuesta en 1914, y es una pieza melancólica con el característico ritmo de Gymnopédie; Barri de platja (Barrio de playa), que en algunos manuscritos aparece con el título Al mar, fue escrita en el año 1911 y es una miniatura de un enorme interés porque presenta—repetido con insistencia—el primer acorde que Mompou asumió como propio, el denominado “acorde metálico” o “acorde Barri de Platja” (“este acorde es toda mi música”, escribió en 1910); Camins de sorra (Caminos de arena) data probablemente de 1914: la forma ternaria y el minimalismo de la sección central indican que puede tratarse de una pieza concebida para la suite Fetes Lontaines.

Las 5 impressions (5 impresiones) datan del año 1918, y Mompou pensaba titularlas Impressions 2 para diferenciarlas de sus ya publicadas Impressions íntimes. El tema de la primera impresión, sin título, fue utilizada en su posterior colección Souvenirs de l’Exposition del año 1937. La segunda pieza recuerda una danza galante y la tercera, titulada Dansa de la noia que salta a la corda vora el riu (Danza de la niña que salta a la comba cerca del río) en origen formaba parte de la suite Pessebres. La cuarta es un vals ingenuo, mientras la quinta, Petit cementiri a la tarda (Pequeño cementerio por la tarde), evoca el canto gregoriano. Compuesta dos años antes, en 1916, L’ermita de La Garriga (La ermita de La Garriga) formaba parte de unas Impressions de La Garriga que nunca se completaron. Fue en La Garriga—pueblo situado a unos treinta quilómetros de Barcelona—donde Mompou conoció a uno de sus mejores amigos, el también compositor Manuel Blancafort. El padre de Blancafort, propietario de un renombrado balneario, cedió a los dos amigos una sala con un piano para que pudieran tocar música e intercambiar opiniones: llamaron a aquella sala “la ermita”.

Si Mompou se mostraba fascinado por la poética urbana (se declaraba amante de “la soledad de las grandes ciudades”), su atracción por la naturaleza también queda patente en algunas de las obras juveniles, como las dos “Pastorales”. El estatismo de la primera, Pastoral en la boira (Pastoral en la niebla) escrita en 1913, contrasta con la frenética Pastoral salvatge (Pastoral salvaje), una de las escasas aproximaciones de Mompou a cierto virtuosismo pianístico. Camí de muntanya (Camino de montaña) no es más que la primera versión, más descarnada, de la melodía que aparece al principio de Jeunes filles au jardin, la deliciosa pieza final de las Scénes d’enfants. Les amigues retornen del camp (Las amigas regresan del campo), compuesta en 1916, acusa algunos excesos románticos que Mompou siempre evitaría. El camí del jardí (El camino del jardín) es una de sus primeras composiciones, fechada en 1911. Pertenecía a una proyectada suite titulada Motius (Motivos) que no prosperó. Montseny, escrita en 1912, se inspira en el macizo de ese nombre (cercano a La Garriga) y recuerda la intensidad romántica del Preludio nº1 de 1927. En L’eco (El eco), del año 1914, Mompou realiza un novedoso experimento con las resonancias del piano: el compositor escribe en la partitura—en un pentagrama aparte—los sonidos que resultarán cuando el intérprete toque la música escrita, se produzca el choque de disonancias y suenen los armónicos (en otras palabras: Mompou ¡escribe las resonancias!).

La suite Impressions de muntanya (Impresiones de montaña) fue compuesta en invierno de 1910 y consta de tres piezas brevísimas: Dansa de poble (Danza del pueblo), de carácter rústico y disonancias ásperas, El repòs dins el temple (El reposo en el templo), que acaba con la evocación de un coral litúrgico, y Pastoral, nueva aproximación al ambiente idílico de las montañas. Pensament (Pensamiento) es una pieza obsesiva, reminiscente del primitivismo de Cants Màgics, suite de la que posiblemente formaba parte en origen. Los 2 petits preludis (2 pequeños preludios) fueron compuestos en 1912 entre Paris y La Garriga. El primero—Oració d’ermita (Oración en la ermita)se basa en una melodía repetitiva que Mompou utilizaría de nuevo en el último de los Souvenirs de l’Exposition de 1937. El segundo preludio es de una gran simplicidad que lleva el título de Il·lusió (Ilusión). Por su parte, el Preludi (1913) puede recordar a Erik Satie, compositor que indudablemente influyó en los inicios de Mompou, aunque el compostor catalán nunca declarara especial aprecio por la obra del francés (sí sentía una gran devoción por la música de Francis Poulenc). Las 2 arabesques (2 arabescas) datan de 1915 y fueron escritas siguiendo el ejemplo de Debussy, aunque éstas son de proporciones mucho más modestas.

Viendo sus títulos, podemos deducir que las siguientes tres piezas fueron descartadas de la suite Pessebres: Estanys de paper de plata (Estanques de papel de plata) presenta en la coda una curiosa cita literal del himno de Catalunya, Els Segadors; la Dansa dels tres reis que han caigut del camell (Danza de los tres reyes que se han caído del camello), utiliza cierto exotismo para describir el origen oriental de los tres Reyes Magos que viajan para adorar al recién nacido Jesús; la Cançó i dansa del pessebre (Canción y danza del belén) es un antecedente de las Canciones y Danzas que Mompou escribiría a lo largo de toda su vida, aunque a diferencia de la mayoría de las Canciones y Danzas, la presente no utiliza melodías populares: la canción es una delicada berceuse, la danza tiene un carácter entre naïf y descarado.

Finalmente Les hores (Las horas) fue escrita “el primer día del año 1915”, según reza el manuscrito, y el Ball pla es la armonización de una melodía popular catalana que Mompou volvería a utilizar como “Danza” de su Canción y Danza nº15 escrita para órgano.


Jordi Masó


Close the window