About this Recording
8.572418 - HALFFTER, R.: Chamber Music, Vol. 1 - … Huesped de las nieblas … / Piano Sonatas Nos. 1-3 / Pastorale / Egloga (Madrid Community Orchestra Soloists)
English  Spanish 

Rodolfo Halffter (1900–1987)
Música de Cámara • 1

 

El catálogo de Rodolfo Halffter abarca casi todos los géneros sonoros, desde el teatral a la miniatura solista y nos hallamos ante un músico instrumental cuyo pensamiento nace y se adapta a ese género que tendemos a identificar con la música pura o absoluta.

Nacido en Madrid el 30 de Octubre de 1900, fallecido en México el 14 de Octubre de 1987, su vida se polariza precisamente en esa dualidad hispanomexicana. Formado en Madrid con su madre y con Francisco Esbrí, temprano descubridor de las vanguardias europeas, Schönberg incluido, fue pieza fundamental en la intelectualidad de la Generación del 27 y en el afán regeneracionista surgido en torno a la II República. Apoyado por el pianista Fernando Ember y el crítico Adolfo Salazar, desde 1922 su presencia compositiva es notable, transitando los senderos que van desde el neoclasicismo a la vanguardia, desde la influencia internacionalista de corte francés a la entraña de la música hispánica animada por Falla.

Tras la guerra civil se instalará en México. Allí, durante treinta años ,desempeñará la cátedra de Análisis Musical del Conservatorio Nacional de Música y se integrará de lleno en la vida musical y cultural mexicana de la que llegará a ser también un símbolo. Fue creador de la revista Nuestra Música (veintinueve números entre 1946 y 1953), de las Ediciones Mexicanas de Música y maestro de varias generaciones de compositores mexicanos.

Aunque se sintió plenamente mexicano, no dejó nunca de considerarse igualmente español y en sus últimos años multiplicó sus contactos con España. Su lenguaje musical fue evolucionando sin perder sus bases y se acercó claramente a una vanguardia que él practicará con tanta libertad como personalidad.

En 1981 la Academia de Artes de México encarga…Huésped de las nieblas…(Rimas sin palabras) en homenaje a Gustavo A. Bécquer. El compositor prefiere no hacer una obra con textos del poeta y de ahí esa alusión a Rimas sin palabras parafraseando las célebres Romanzas sin palabras de Félix Mendelsohnn. Rimas, como las de Bécquer, claro, pero para flauta y piano. Está fechada en México el 19 de Abril de 1981 y estrenada el 16 de Octubre del mismo año durante el VIII Festival Hispano-Mexicano de Música en México, Sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario, con la flautista Marielena Arizpe y el pianista Mario Lavista, ilustre compositor, alumno de Rodolfo Halffter, al que la obra está además dedicada. Las Ediciones Mexicana de Música publicaron la obra en 1982.

Musicalmente el autor se acerca a la poesía con el mismo criterio que en el Homenaje a Antonio Machado, una voluntad de traducción instrumental del contenido poético. No hay programa y Jorge Velazco señala muy bien que a lo que se acerca es a la intensidad emocional becqueriana y no a su lenguaje pues no es una obra romántica en esencia. Son tres breves momentos sin títulos para cada una de las piezas.

En obra pianística de Rodolfo Halffter las tres sonatas son fundamentales. No hay una voluntad inicial de hacer un ciclo, y la Primera sonata aparecerá primitivamente sólo como Sonata.

La Primera Sonata, op. 17, se escribe en 1947 y es la única en tres movimientos pues las otras dos llevarán cuatro. Dedicada a Miguel García Mora que la estrenó el 18 de Julio de 1947 en la Sala Schiefer de la Ciudad de México en el ciclo Conciertos de los Lunes. La obra es una síntesis de las preocupaciones compositivas de esa época con una raíz scarlattiana, un regusto por la politonalidad y una influencia de las búsquedas armónicas de Falla. Y , pese a que hay quien ha querido ver un cierto aliento mexicano en el primer movimiento, es una obra muy española. Tampoco falta una cierta ironía. El Allegro deciso inicial es una forma sonata con un primer tema de carácter rítmico y lírico a la vez en re menor. El segundo tema es melódico y está en fa mayor. El desarrollo es brillante y personal y la reexposición introduce interesantes variantes.

El compositor indica un “attacca” para ir al segundo movimiento, Moderato cantabile, Molto expresivo, que es notablemente dramático con sus fuertes contrastes y el uso de las resonancias armónicas. El Allegro con spirito final es una muy libre manera de abordar el rondó basado en un tema único pero plástico y brillante. Destacan los pasajes bitonales y los frecuentes cambios rítmicos que le dan gran vida al fragmento.

La Pastorale, op. 18, para violín y piano, es anterior a la Primera Sonata ya que está compuesta en 1940 aunque no se estrenaría hasta cuatro años más tarde, el 3 de Diciembre de 1944 en el Town Hall de Nueva York gracias al violinista Samuel Dushkin, quien había jugado un importante papel en el nacimiento del Concierto para violín y orquesta, una de las obras fundamentales de autor.

La obra es una página breve en aire Moderato, pero en su brevedad evidencia un gran refinamiento armónico con un españolismo de fondo que no es folklorizante. La obra está dedicada a un matrimonio de amigos mexicanos de origen español: Cécile y Carlos Prieto.

Cuatro años separan la Primera y la Segunda Sonata para piano, op. 20, de las sonatas pianísticas, relacionadas pero diferentes. La escribe en 1951 dedicada a la gran figura de la música mexicana del momento, el compositor y director Carlos Chávez. La estrena el pianista Miguel García Mora el 4 de Agosto de 1952 en la Sala Manuel M.Ponce del Palacio de Bellas Artes de México. La edición será realizada en 1955 por la Peer International Corporation por cuenta de la Unión Panamericana de Washington.

Empieza con un Allegro luminoso y optimista en forma sonata cuyo primer tema es un diseño muy fluido que se desarrolla en do mayor y que no modulará luego a la dominante sino a La mayor para exponer el segundo tema que es muy contrastante y que se va modificando incluso aún antes del desarrollo. La reexposición es abreviada y muy modificada y dará lugar a una coda singularmente extensa.

El segundo movimiento es un Andante poco mosso que expone una doble forma A-B-C. Es decir, nos encontramos ante un modelo típico de Lied variado que aquí se enriquece con el uso de la politonalidad y la alternancia de ritmos binarios y ternarios.

El tercer movimiento es un Scherzo que muestra el espíritu burlesco a través de sus ritmos ternarios de carácter danzante. El scherzo propiamente dicho es muy ágil y brillante, luego vendrá un fragmento equivalente al “trío” tradicional, que en este caso es un Tranquillo contrastante con la nerviosidad anterior. Vuelve después, como es preceptivo, la segunda parte del scherzo con su vitalidad arrolladora.

El Rondó es el cuarto movimiento donde se usa un piano de gran fuerza rítmica. El estribillo es insistente y luminoso. Sus tres apariciones principales se ven insertas por otros fragmentos diferentes que nos darían una forma A-B-A-C-A-D para cerrar la obra con contundencia y brillantez.

Égloga, op. 45, para oboe y piano, se compone por encargo de la Academia de Artes de México en la Navidad de 1982. La obra estará dedicada a la oboísta Leonor Saavedra quien la estrenó, junto a la pianista Lilia Vázquez, el 27 de Enero de 1983. Será editada en 1985 por Real Musical en Madrid. La pieza es una especie de rapsodia bucólica y su raíz es serialista muy libre y personalmente tratada que no le hace perder un claro color ambiental español. Música transparente y esencialista en la que todo lo ornamental desaparece. Música serena que no deja de tener relación con lo que realizara para flauta en Huésped de las nieblas aunque aquí se exploten conscientemente las referencias “pastoriles” del oboe.

La Tercera Sonata para piano, op. 30, es la más estudiada de todas por su lenguaje avanzado en el que se insertan el dodecafonismo y nuevos procedimientos gráficos. Compuesta en 1967 encargada por el empresario orensano Eduardo Barreiros para el II Festival de Música de América y España. Se estrenó en el Ateneo de Madrid el 20 de Octubre de 1967 con el pianista mexicano Carlos Barajas. Está dedicada al pianista y musicólogo español Antonio Iglesias y fue editada por Ediciones Mexicana de Música y Peer International Corporation.

Rodolfo Halffter intentó conciliar aquí el mundo de la forma sonata y el del dodecafonismo.

El primer movimiento es un Allegro que la serie en sus cuatro primeros compases. Las modificaciones y transposiciones irán sustituyendo a la tradicionales modulaciones de la sonata tonal e incluso podríamos hablar de desarrollos y hasta reexposiciones. Los intervalos de tercera y de novena son relevantes.

El Moderato cantabile que sigue es una transfiguración de un rondó. Oscila entre lo lírico y lo dramático y va insertando fragmentos contrastantes entre las reapariciones de lo que podríamos considerar el estribillo. Incluso se puede advertir una coda que remata un trabajo formal muy riguroso.

El Liberamente es el movimiento más comentado de la obra. Aquí se alternan fragmentos muy estructurados y con indicaciones metronómicas con otros donde se utiliza una simbología gráfica relativa con objeto de expandir y relativizar el tiempo. La alternancia de partes fijas con partes aleatorias hace de la pieza un mundo de posibilidades creativas flexibles.

El Impetuoso, escrito en notación habitual, funciona como un rondó dodecafónico. El tema es interesante pues, sin dejar de exponer la serie, es de raíz española. Las recurrencias y sus períodos alternativos tejen un sutil entramado formal que, al mismo tiempo, lo es expresivo, para culminar una obra que es sin duda uno de los hitos de la creatividad de su autor.


Tomás Marco


Close the window