Classical Music Home

The World's Leading Classical Music Group

Email Password  
Not a subscriber yet?
Keyword Search
in
 
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...


Javier Extremera
Ritmo, November 2012

El 29 de Agosto de 1952 los resortes de la Historia de la Música daban una nueva y extravagante vuelta de tuerca. David Tudor salía al neoyorquino escenario del Maverick Concert Hall para estrujar (como una fregona mojada) siglos de creación musical, zarandeando y logrando poner al borde de un precipicio conciencia y percepción sonora. La pieza (que llevó cuatro años de composición) se llamaba 4’33’’ y la firmaba el entonces ya irreverente John Cage. El provocador ejecutante (para otros vulgar delincuente) tomó asiento junto al piano y durante los cuatro minutos y medio siguientes se limitó a escuchar los ruidos de la sala, sin emitir sonido alguno en su amordazado teclado. Cage ponía patas arriba la concepción de la obra musical. El silencio inundaba los pabellones auditivos de los espectadores, enseñando por primera vez a algunos de los presentes el arte de la escucha. La tradición musical se abofeteaba desnudada en su corpóreo más experimental y provocador ¿Pura genialidad o monumental tomadura de pelo?

Para conmemorar el siglo de vida que hubiera cumplido este perro verde el pasado Septiembre, Frank Scheffer (uno de los grandes referentes del documental musical, como así lo atestigua su antológica serie sobre compositores del siglo XX en Juxtapositions, donde brilla cual diamante el reverencial acercamiento al centenario Carter) rescata, revolviendo en el fondo de su baúl personal de imágenes, esta nueva propuesta sobre la escabrosa figura de este compositor amante del azar, instrumentista, filósofo, teórico, poeta, pintor, micólogo y, sobre todo, gran embaucador y agitador de conciencias, que lleva el título de “How to get out of the cage. A year with John Cage” (“Cómo salir de la jaula. Un año con John Cage”). Scheffer ya acercó su cámara hace años a la enzarzada mente de este indomable y radical creador (“From Zero”), siempre encabezonado en empequeñecer la palabra “vanguardia”. El mismísimo virrey Schoenberg llegó a etiquetarlo de “genial inventor”. A la paciencia que el oyente debe tener cuando se enfrenta a una de sus sensoriales composiciones, añádanle también la falta de subtítulos (sólo francés, alemán y nipón).

El realizador se disfrazó de sombra durante un año, acompañándolo a los eventos musicales en los que participó en 1987. Con su chupa vaquera y su pinta de canoso y flipado sabio, mitad monje, mitad viciosillo vejete, con sus grandes gafas y su voz delicada y femenina, casi mística, inunda repetidamente la banda de sonido con aforismos, anécdotas, ingeniosas frases y divertidas citas, siempre culminadas con una sonrisa. Dividido en cinco capítulos, que entre ellos se superponen temáticamente y temporalmente, el iniciático (“Nachtlagetag”) nos lleva hasta Colonia, donde unos sacrificados elegidos pudieron disfrutar de 24 horas abrazados a sus creaciones. Scheffer no duda en preguntarle fuera de encuadre, agarrado a una iluminación y un granulado de la imagen, que denota el origen “videotapes” de las fuentes, con una contemplativa realización que parece improvisada a salto de mata y que deja a su paso efluvios de ensayo teórico. Los incesantes primeros planos del personaje se funden con su insana observación del mundo, que parecen aspirar a convertir sus ojos en oídos, siempre con un cronómetro en la mano, haciendo aún más enfermiza su obsesión por el tiempo, en un ingenuo afán por intentar aprisionarlo entre los dedos. “Amo el sonido pero no la armonía”, declama, mientras parece querer hacer manar música arrugando un papel o tecleando un ordenador. Rememora a su admirado amigo y rival ajedrecístico, el pintor Marcel Duchamp, al recordar que “la obra de arte la completa el espectador y no el artista”.

En “Roatorio” nos sumergimos a través de sus deformantes lentes en el universo de la ilegible “Finnegans Wake” de Joyce en el Royal Albert Hall, de la mano del gran amor de su vida y asiduo colaborador, el coreógrafo y bailarín Merce Cunningham. Cage (cuya Biblia particular es el oracular I Ching) nos explica su intención de extraer sonidos de la literatura, como si fuese un forense extirpándole los ruidos a las palabras con la ayuda de un bisturí pautado. “Las cosas más simples”, sentencia, “son las más misteriosas”. El Festival de Los Ángeles se erige en escenario ideal para hablar del budismo Zen y explayarse en su concepción panteísta del mundo, donde apuntala que la naturaleza sigue siendo nuestra mejor maestra. Mientras agita en el escenario una gigantesca caracola con agua, proclama (y no sin razón) que “el silencio no existe como ausencia de sonido”, en lo que puede ser una clarividente pista para asimilar su jeroglífica obra, que parece concebida más para ser disfrutada por el sistema nervioso que por el auditivo. En Octubre viajamos hasta el Nueva York de las Torres Gemelas, cuya asfaltada jungla le enseñó a disfrutar de las tinieblas. Comprometido políticamente, tacha a los gobernantes de seres sin inteligencia (resulta espeluznante la vigencia que tienen hoy estas palabras) citando a Thoreau, quien afirmaba que la mejor forma de gobierno es la ausencia de gobierno, por lo que es la anarquía la única que conduce a la creatividad. En sus dotes de adivino proclama que “la electrónica y las nuevas tecnologías harán la revolución por nosotros”, adelantándose en años a la Primavera árabe. El anual viaje termina en la Ópera de Frankfurt mientras ensaya su Europera’s I y II, bromeando con el hecho de que el Teatro se incendiara dos días antes del estreno. “En cierta forma, todos le prendimos fuego”, escupe dialécticamente mientras carcajea.

En los extras, cinco experimentales películas de desigual solvencia y metraje. Se recomienda paciencia y tomar antes sales de frutas, ya que pueden indigestar a más de uno. Como podría definirlas el mismísimo progenitor del piano preparado: “anarquías que funcionan”. © 2012 Ritmo






Famous Composers Quick Link:
Bach | Beethoven | Chopin | Dowland | Handel | Haydn | Mozart | Glazunov | Schumann | R Strauss | Vivaldi
2:28:28 AM, 24 September 2014
All Naxos Historical, Naxos Classical Archives, Naxos Jazz, Folk and Rock Legends and Naxos Nostalgia titles are not available in the United States and some titles may not be available in Australia and Singapore because these countries have copyright laws that provide or may provide for terms of protection for sound recordings that differ from the rest of the world.
Copyright © 2014 Naxos Digital Services Ltd. All rights reserved.     Terms of Use     Privacy Policy
-212-
Classical Music Home
NOTICE: This site was unavailable for several hours on Saturday, June 25th 2011 due to some unexpected but essential maintenance work. We apologize for any inconvenience.