Classical Music Home

The World's Leading Classical Music Group

Email Password  
Not a subscriber yet?
Keyword Search
in
 
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...

Segun Sebastian Spreng
Miami Clásica, February 2014

Malacostumbrados a la satisfacción instantánea del mercado audiovisual actual, la Edición Bruno Monsaingeon dedicada a Dietrich Fischer-Dieskau (1925–2012) parece un souvenir del pasado rayano en la mas preciada antigüedad, uno que obliga a detenerse, tomar aire, concentrarse y disfrutar. Implica un desafío en más de un sentido, incluso económico. Es una caja de lujo, hoy atípica, misteriosa, diríase con aroma a biblioteca. Encierra el tesoro de un gigante y por ende, debe descubrirse de a poco para poder asimilarlo. Son veinte años de trabajo del cineasta francés testimoniando lo que el barítono berlinés le fue permitiendo a través de una larga relación profesional que solidificó en auténtica amistad. Y si gran parte del material ha sido publicado anteriormente, esta lujosa presentación incluye novedades demasiado apetecibles como para dejarla pasar por alto. Por ejemplo, un libro de más de 200 páginas con fotos inéditas y apuntes de la colección privada del barítono.

De los seis DVDs que la integran, tres están ocupados por recitales de su última década y que abarcan los ciclos fundamentales. Schumann con Liederkreis Op 24, Kerner Lieder y Dichterliebe; Schubert con Die schöne Müllerin y otro con 23 Lieder originado en la Salle Pleyel de Paris al principio de la década del 90 acompañado por Harmut Holl y Christoph Eschenbach. Desde ya, no es el vocalmente glorioso Fischer-Dieskau de los 50 y 60, es por sobre todas las cosas un testimonio del gran señor del Lied. Y con eso basta, sin contar con la sabia graduación y utilización de sus recursos a los setenta años, su arte emerge decantado, desnudo, austero. Nada mas y nada menos que el poema, la música y su traductor. Y claro, todavía vale maravillarse con la proyección de la palabra y el inmaculado legato que susurra pesadillas como en el caso de Der Zwerg, ese espeluznante relato que deja atrás al Erlkönig, y que DFD plasma con el acabado de una pintura de Böcklin.

A un sexto DVD dedicado a clases magistrales—contiene el análisis de cinco canciones del Schwanengesang y arias de Mozart en la Academia de Bellas Artes berlinesa en 1992—el interés principal de la edición recae en el primer DVD, ya publicado para festejar su septuagésimo cumpleaños en 1995, La voz del alma donde narra su vida con la participación de su esposa, la soprano Julia Varady. No obstante, es el quinto DVD el que despierta mayor interés: Palabras Últimas, una fascinante recopilación (“Una conversación musical en un prólogo y dieciséis escenas”) de sus últimos reportajes que Monsaingeon grabó en en la residencia de Berg y que debiera editarse por separado por tratarse de un Fischer Dieskau mas distendido, mas crítico, mas filoso, mas Fischer Dieskau que nunca.

Fascina verlo recorrer con la mirada el tramposo “O Jungfrau rein! Laß mich allein Dein eigen sein!” schumaniano con su sonrisa de niño travieso. Como inveterado gato socarrón el artista desgrana recuerdos imperdibles, y así desfilan Lotte Lehmann—“Ejemplar en tantos sentidos”— Schlusnus, Hotter, Fricsay, Böhm, Toscanini, Mengelberg, así pinta a Furtwängler de un solo brochazo—“Era un niño, punto. Sólo le importaba el sonido de su orquesta.”—la atmósfera del Berlín de posguerra—“No habia nada, ni comida y cantarle sentimientos a ese público endurecido que no los demostraba, absolutamente bloqueado no era fácil” o Flagstad “Esa abuela que tejía sentada, se ponía de pie, abría la boca…Isolda!”.

Justificada o no, es evidente cierta amargura con el mundo así como el pesimismo con el estado del canto—“me espanta la falta de curiosidad de los cantantes…todos cantan igual y con el mismo vibrato, no hay personalidades”—y su alivio de no vivir en el actual régimen de directores de escena—“Han trastocado el sentido básico de la interpretación musical. Los que debían servir son hoy los patrones”. Por eso dijo adiós con el Falstaff de Verdi, concordando con el compositor que “Todo en el mundo es burla”. Como Borges, DFD denota el arrepentimiento de los grandes y aún más falta de tiempo que el común denominador de los mortales.

Esta primera entrega de las nueve que conformarán la Edición Bruno Monsaingeon—continuará con Menuhin, Gould, Oistrakh y Sokolov—señala la culminación de un ciclo para el director francés y su tributo al barítono mas documentado de nuestra época prueba que todavía queda material para aportar. “El intérprete debe escuchar y fundirse con la música ” afirmaba “la máxima recompensa se obtiene cuando la identificación con el compositor es tal que el cantante parece haberla compuesto”. Para recordar. Para atesorar. © 2014 Miami Clásica




Gonzalo Pérez Chamorro
Ritmo, January 2014

El cineasta y también violinista Bruno Monsaingeon, devoto adorador de músicos míticos de la talla de Menuhin, Richter, Oistrakh, Rozhdestvensky, Varady o Fischer-Dieskau, ha cumplido setenta años. Amigo de llevar la cámara o el violín al hombro, EuroArts reconoce su efeméride comenzando una colección llamada “Bruno Monsaingeon Edition”, que se inicia con Dietrich Fischer- Dieskau, uno de los mayores cantantes-músicos del siglo XX (¿el qué más?). En pocas palabras, es la edición más lujosa que el que escribe haya visto en su vida: seis DVDs encofrados en una gran caja, en la que encontramos un libro más grande que la revista que usted, querido lector, tiene entre sus manos, fastuosamente editado, a todo color, con textos sobre el músico y multitud de inéditas fotografías históricas, así como un extraordinario capítulo dedicado al diario personal de Fischer-Dieskau, perfectamente escaneado, que parece escrito sobre el mismo libro impreso. Los contenidos se dividen entre música, documentales y clases magistrales (subtítulos en inglés y francés), aunque se percibe la misma esencia en ambas. EuroArts nos ha hecho el mejor regalo posible, y surgen escalofríos de pensar que este es solo el primer volumen de la serie.

La música
No creo que sea el momento para recordar que Fischer- Dieskau, fallecido en 2012, ha sido el mayor liederista de la historia, que elevó el género hasta lo más alto (“en el lied soy el director, el dramaturgo y el actor, cada cosa y todas ocurren en la misma mente”), pero conviene refrescar la memoria, ya que esta edición se centra en un noventa por ciento en el mundo íntimo y maravilloso de la canción. Se recogen actuaciones del cantante en 1991 (Schumann, Schubert) y 1992 (Bella Molinera), cuando la voz no era tan pura como lo fue en su esplendor. En cambio, la realización es de tal envergadura, que cuesta creer que exista otra forma de interpretar (que no cantar) que no sea esta. El recital Schumann, con el espléndido Hartmut Höll (muy afín al músico en estos años), tuvo lugar en el Staatstheater de Nürnberg, ofreciendo los Liederkreis Op. 24 y el Dichterliebe Op. 48, si acaso el ciclo de canciones más bello del género (la primera frase del piano en el primer lied es suficiente para avisar de los torrentes de poesía que vendrán a continuación), además de varios lieder sueltos y cinco preciosos bises. La maestría es absoluta y el estilo el mejor posible; dota a cada canción de todo su universo poético y, estando a la vez en lo más alto, parece accesible para cualquiera.

El recital Schubert (mismo escenario que el anterior) creo que tuvo vida discográfica en Erato y además puede verse en Internet. La selección de lieder (no están los más conocidos, tipo Muerte y la Doncella) es muy inteligente, consigue atrapar al oyente, combinando la deliciosa luz (qué amor por la vida) con las sombras (impresionante la balada Der Zwerg D 771, con los tres personajes perfectamente claros). “Acompaña” de nuevo un excelente Höll. De Die schöne Müllerin ya contábamos con una versión de Dieskau en DVD con András Schiff de 1991 (Arthaus). Esta es más o menos de la misma fecha (1992, Sala Pleyel de París), pero el pianista es un excepcional Christoph Eschenbach, todavía con pelo, que ya comenzaba su gran carrera como director. De las tantas y tantas Molineras del barítono berlinés, esta es bastante dramática, acierta a progresar trágicamente en el desconsuelo del protagonista. Sin duda, una joya interpretativa en el ocaso del cantante (se retiraría de los escenarios poco después).

Documentales
La cámara de Monsaingeon enfoca a Fischer-Dieskau como el enamorado mira abiertamente a su amada. Delata una pasión desmedida por el músico, que habla y habla (casi siempre en alemán, aunque se le cuela alguna que otra frase en francés e inglés), detallando mil detalles que son pura delicia para cualquiera (“Furtwängler no me dijo ni una palabra durante la grabación del Tristán, pero sabíamos que él conocía de memoria todo el texto de todos los personajes de todas las óperas que dirigía. Me enseñó mucho sin apenas decirme nada”). Hay dos extensos documentales (Die Stimme der Seele, de 1995, y Letzte Worte, el último encuentro entre Monsaingeon y Dieskau), a cual más hermoso. La voz del alma (o Viaje de Otoño en la traducción al inglés) es un recorrido por la vida del músico, desde sus comienzos, pasando por su encuentro con la música de Wagner (Ocaso con Solti), con Julia Varady o sus pianistas preferidos (Richter o Barenboim, además de Sir Gerald Moore, of course). Son tantas las anécdotas y frases memorables, que el siguiente documental, Últimas palabras, podría dejar poco espacio para la sorpresa. Nada de eso, vuelve a ser una joya, ya que en este caso se habla de música (repertorio, profesores, cantantes, técnica, idiomas de canto, directores de orquesta y escena, etc.). No habla muy bien del actual Bayreuth, en el que estuvo escuchando un Parsifal “penoso”, del mismo modo que de los directores de escena: “ellos son los sirvientes, no los maestros”. En fin, cien minutos con un músico sentado en el salón de su casa, tan amable que parece que lo tenemos en el nuestro. Monsaingeon se despide con la grabación de un lied de Schumann (Op. 35/2), mientras la cara en primer plano de Dieskau gesticula por cada nueva frase y entonación. Impagable, irrepetible. Inolvidable.

“Los sonidos hablan, las palabras suenan” Clases magistrales
Le maître chanteur son tres sesiones de clases magistrales en la Universidad de Berlín con obras de Mozart (aria Hai già vinto la causa…de Las bodas, lo poco de ópera que se escucha), Schubert y Schumann, a las que hay que añadir unas clases tituladas Schubert en Vrac. Aquí sin duda surge el mejor cantante de entre los alumnos, Dietrich Henschel, junto también al mejor pianista, Jan Philip Schulze. Se percibe desde el primer instante que el maestro descubre que el joven Henschel llegará lejos (estamos en 1992). Otros cantantes no están a la altura del profesor (a veces cantan ambos el lied en cuestión al unísono, cosa que desconcierta a los alumnos), pero es lo preferible, ya que el placer es para nosotros, ante las continuas interrupciones y aclaraciones de Dieskau (la lección magistral en el aria de Mozart es antológica). Curiosamente, en la primera clase, la primera indicación no es para el cantante, es para el pianista, que toca la frase de Schumann carente de la poesía necesaria, y es que para este maestro, tanto pianista como cantante formaban un todo inseparable en la interpretación del lied, en la que el berlinés está en lo más alto de cualquier categoría posible. © 2014 Ritmo






Famous Composers Quick Link:
Bach | Beethoven | Chopin | Dowland | Handel | Haydn | Mozart | Glazunov | Schumann | R Strauss | Vivaldi
8:44:21 AM, 31 July 2014
All Naxos Historical, Naxos Classical Archives, Naxos Jazz, Folk and Rock Legends and Naxos Nostalgia titles are not available in the United States and some titles may not be available in Australia and Singapore because these countries have copyright laws that provide or may provide for terms of protection for sound recordings that differ from the rest of the world.
Copyright © 2014 Naxos Digital Services Ltd. All rights reserved.     Terms of Use     Privacy Policy
-208-
Classical Music Home
NOTICE: This site was unavailable for several hours on Saturday, June 25th 2011 due to some unexpected but essential maintenance work. We apologize for any inconvenience.