About this Recording
2.110372 - REVUELTAS, S.: Redes (Film, 1935) (NTSC)
English  Spanish 

REDES, 1935

Música de Silvestre Revueltas

Cinematografía de Paul Strand

La más reciente edición del Nuevo Diccionario Groves de Música y Músicos, importante obra de referencia sobre música clásica en inglés, dedica menos de una página a Silvestre Revueltas (1899–1940). Seguramente, las próximas ediciones destinarán más espacio a este compositor. La tardía familiaridad del público y especialistas y cambios de moda en la estética, han causado que Revueltas ya no aparezca eclipsado por sus contemporáneos pertenecientes a la comunidad modernista, entre otros Carlos Chávez y Aaron Copland, en la que Revueltas no tenía cabida.

Revueltas recorrió un corto y desordenado camino. Nació en el México rural; fue educado en la Ciudad de México y en Chicago; en su juventud fue violinista, y más tarde trabajó como director de orquesta en Texas y Alabama. Por invitación de Chávez, regresó a la Ciudad de México para ser director asistente de la Sinfónica Nacional (1929–1935). En espíritu, Revueltas recuerda al México muralista de la generación seminal, de hecho, su hermano Fermín era un muralista importante. Poseído por sus demonios creativos, podía componer por días sin comer o dormir. Durante la guerra civil española viajó a España para formar parte del Congreso de Creadores y Escritores Antifascistas. Murió joven, debilitado por el alcoholismo, deprimido y desilusionado por la victoria de Franco en España y el fracaso de la revolución mexicana en distribuir el poder y la riqueza. El poeta Octavio Paz, resume:

“[…] Silvestre, como casi todos los hombres verdaderos, era un campo de batalla. Jamás se hizo traición y jamás traicionó la verdad contradictoria, dramática, de su ser. En Silvestre vivían muchos interlocutores, muchas pasiones, muchas capacidades, debilidades y finuras. […] Esta riqueza de posibilidades, de adivinaciones y de impulso es lo que da a su obra —la más importante de América— ese aire de primer acorde, de centella escapada de un mundo en formación […]”.

Paz distingue a Revueltas de los muralistas Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros:

“toda su obra está presidida por algo que no es la alegría, como creen algunos, ni la sátira o la ironía, como creen los demás. Este elemento, el mejor y más puro, es la piedad…Por la piedad la obra de este hombre, tan desnudo, tan indefenso, tan herido por el cielo y los hombres, sobrepasa, en significaciones, a gran parte de la música contemporánea. Y ocupa un lugar, en el corazón de nosotros, superior al de la grandiosa pintura mexicana, que lo conoce todo, menos la piedad. (Ni en Orozco, ni en Siqueiros, ni en Diego hay simpatía, alegría o piedad)”.

A diferencia de Copland y Chávez, Revueltas no fue seducido por París, ciudad desde la cual escribió a su esposa:

“Me encantaría que mi obra fuera escuchada aquí, solo para ver las expresiones de disgusto en sus caras. Sería como si alguien dijera algo obsceno, desagradable o vulgar”. La “objetivización del sentimiento” que Copland encontró fratenalmente en Chávez no tuvo resonancia en Revueltas.

La producción de Revueltas no incluye sinfonías o conciertos. Su característica paleta sinfónica encontró expresión en formas más cortas. De los trabajos orquestales de Revueltas, los más conocidos son Sensemayá (1938) y La Noche de los Mayas (1939), la cual no fue compuesta por Revueltas como lo explica Roberto Kolb Neuhaus en una entrevista grabada en este DVD. Revueltas compuso la banda sonora de once películas; Redes la más importante tanto musical como cinematográficamente.

***

Camille Saint-Saëns, fue el primer compositor importante que escribió para el cine. En 1908 compuso la banda sonora de L’Assassinat du Duc de Guise; en las décadas siguientes, compositores de la talla de Aaron Copland en Estados Unidos, William Walton en Gran Bretaña, Sergey Prokofiev y Dimitry Shostakovich en la Unión Soviética, escribieron música para películas. Silvestre Revueltas se encuentra en esta selecta compañía.

Redes (1935) fue la primera banda sonora que compuso Revueltas. La película fue codirigida por Emilio Gómez Muriel y Fred Zinnemann, quien emigró de Austria y más tarde conquistaría Hollywood, dirigiendo High Noon, From Here To Eternity y Man For All Seasons. La cinematografía de Redes fue realizada por el estadounidense Paul Strand, a quien Susan Sontag describió como “el más grande, el más silvestre, el talento más dominante de la historia de la fotografía americana”.

El título de Redes se refiere a las redes de pescar. En Estados Unidos la película fue conocida como The Wave. En sesenta minutos, Redes narra la historia de empobrecidos pescadores, víctimas del control monopólico del mercado de su pesca. El guión es un argumento a favor de la resistencia organizada como un medio necesario para la reforma política.

El contexto de Redes es intrincado. Strand había venido a México en 1933, atraído por el gobierno revolucionario y su programa reformista. Fue invitado por Chávez, quien un año antes había invitado a Copland. Chávez y Strand concibieron lo que sería Redes, llamando a Zinnemann a participar. No obstante, en 1934, un nuevo gobierno bajo Lázaro Cárdenas llegó al poder. Chávez fue sustituido como director de Bellas Artes por Antonio Castro Leal, quien encargó a Revueltas componer la banda sonora de la película.

Esta accidentada historia puede parcialmente explicar otras particularidades. Redes se ubica de manera incómoda entre dos géneros: película y documental. La mayoría de los actores no son profesionales. Largas secuencias evitan los diálogos y, de hecho, las mejores dieron título a los capítulos de este DVD Funeral, Buena Pesca y Unidad. Curiosamente, la palabra hablada casi nunca es grabada sobre la música incidental. La música habla cuando el actor no lo hace, y viceversa; las aportaciones de Strand y Revueltas están indeleblemente unidas.

Visualmente, Redes es un poema de afilada luz entre marcadas sombra, nubes y mar, frondosas palmeras y humildes chozas con la cámara de Strand a menudo asomándose al cielo abstracto. Abundan las metáforas: una cuerda atada al musculoso brazo de un pescador. Embarazadas, polivalentes, el imaginario invita a una interpretación musical igualmente poética. Para el funeral de un niño, Revueltas nos da más que un canto fúnebre (dirge): su palpitante elegía combina con la serena e hipersensible lente de Strand para fabricar un cuadro viviente. El recurrente motivo visual de las redes atrapando peces, subliminalmente sugiere el confinamiento humano: una metáfora subrayada por un motivo musical con metales masivos. Strand y Revueltas elevan la simple historia de la película a un épico drama humano.

Redes fue proyectada por primera vez en la Ciudad de México con acompañamiento musical en vivo. Posteriormente, Los Angeles Philharmonic y PostClassical Ensemble, entre otras orquestas, la han interpretado en vivo transformando el registro de la banda sonora de los años „30s, ensayado con prisa y mal grabado, en una pintura restaurada y sin hollín.

La relación de Redes con el cine estadounidense es ponderable. Los tres clásicos documentales fílmicos producidos por las políticas de los „30s son The Plow that Broke the Plains (1936) y The River (1938), cuyas bandas sonoras fueron compuestas por Virgil Thompson, y The City (1939) compuesta por Aaron Copland. PostClassical Ensemble ha interpretado las bandas sonoras de estas películas, quedando grabadas en dos DVD de Naxos. Paul Strand fue el cinematógrafo de The Plaw y Copland fue un admirador público de Revueltas. En un artículo de 1939 para el New York Times, aplaudió su debut en Estados Unidos:

“Revueltas es el tipo de compositor inspirado, en el sentido que Schubert fue el compositor inspirado. Su música es un torrente espontáneo, una fuerte expresión de sus emociones internas. No hay en él nada premeditado. Cuando es poseído por su impulso creativo, se sabe que pasa días enteros sin comer o dormir hasta que la pieza es finalizada. Escribe su música sobre una mesa, como lo harían los músicos más viejos. Bastante alejado del procedimiento de creación musical de los compositores modernos, usa complejas armonías y ritmos, obligándolo a buscar apoyo en el piano. Esto es un ejemplo de la extraordinaria musicalidad y naturalidad de Revueltas”.

“Su música es sobre todo vibrante y colorida… La partitura que Revueltas ha escrito para Redes tiene mucho de la calidad característica de su arte… La necesidad de acompañamientos musicales de compositores serios ha llegado a ser evidente, aún en Hollywood. Que el gobierno mexicano haya elegido a Revueltas para musicalizar Redes, es como si la U.R.S.S. hubiera pedido a Shostakovich sonorizar sus mejores películas.

The Plaw that Borke the Plains, The River y The City, documentales con narración pero sin diálogo, son películas más completas y más acabadas que Redes. Accidental o conscientemente, las ingeniosas partituras de estos documentales con timbre “negro y blanco” y sonoridad, se adecúan más a la reproducción monoaural de los años „30s que las alturas sónicas y profundidades emocionales presentes en la banda sonora de Redes.

Debido a que la música de Redes casi nunca se traslapa con los diálogos se puede proyectar esta película al tiempo que se interpreta su música en directo, sobre el escenario. Hay una sola secuencia en donde se traslapa la música con el diálogo en cuyo caso, se ha adoptado por silenciar las palabras honrando la posibilidad de que la música de Revueltas haga incluso comprensible un diálogo en el que los actores solo mueven los labios (minuto 46). El film restaurado que se utilizó para este DVD es de Word Cinema Project.

Joseph Horowitz

Traducción de María Cortina Borja


Close the window