About this Recording
8.223625 - STRAUSS, Josef: Edition - Vol. 23
English  French  German  Spanish 

Josef Strauss (1827-1870)

Obras orquestales vol. 23

[1] Cabriole. Polka rápida, op. 145

Josef Strauss compuso la polka rápida Cabriole durante el verano de 1863, y la presentó por primera vez el 3 de agosto de 1863, en ocasión del concierto de beneficencia ofrecido en el "Nuevo Mundo", en Hietzing. En el amplio establecimiento, cercano al palacio de Schönbrunn, no sólo se presentaron conciertos, sino también cantantes folklóricos y acróbatas en los días festivos. Es probablemente que haya sido esta cirunstancia lo que inspirara al compositor a bautizar su vivaz polka con el nombre de Cabriole, ya que entre los acróbatas, se le llama así al salto que dan a través de un aro. El autor de la portada de la edición para piano siguió fielmente esta indicación: hizo saltar a un acróbata elegantemente vestido a través de un aro forrado de papel y sostenido por dos damas. Esto encajó perfectamente en el ambiente en que se presentó la obra en el "Nuevo Mundo". Hubo pocas ejecuciones posteriores de la polka rápida Cabriole, pero como novedad para el concierto de beneficencia, en el cual el público siempre quería oír algo nuevo, la obra cumplió su cometido.

[2] Cuadrilla Crispino, basada en motivos de la ópera de

L. y F. Ricci, Crispino e la Comare, op. 224

El 10 de mayo de 1867, se presentó en el Teatro de la Ópera de la Corte, cercano al Kärntnerthor, la ópera bufa fantástica Crispino e la Comare, en italiano. El estreno de este melodrama fantástico no gozó del éxito duradero que experimentara en ocasión de su estreno mundial en Venecia, el 28 de febrero de 1850. Los hermanos Luigi (1805-1859) y Frederico Ricci (1809-1877), oriundos de Nápoles, continuaron la tradición de Gaetano Donizetti (1797-1848) en sus numerosas óperas, muchas de ellas producidas entre ambos. Sin embargo, sólo algunas de sus obras cruzaron la barrera de los Alpes hacia el norte. Crispino e la Comare logró llegar al foro de la Metropolitan Opera de Nueva York en 1919, pero, para entonces, ya había caído en el olvido en Viena.

Inmediatamente después del estreno de la obra en el teatro del Kärntnerthor, Josef Strauss compuso una cuadrilla basada en motivos más sobresalientes de la rica partitura. Es posible que la editorial Spina haya querido publicar sólo la edición para piano de esta cuadrilla, mas luego decidió mandar a imprimir también las partes orquestales, que se conservan en la colección musical de la Biblioteca Nacional de Austria.

Josef Strauss anunció el estreno de su cuadrilla Crispino para el 17 de mayo de 1867. Sin embargo, también apareció un anuncio para el concierto del 22 del mismo mes en el Volksgarten, con la observación de que la obra era "nueva y de estreno ". Como entre las notas de Josef y en la agenda del trompa Franz Sabay no se hallan referencias al respecto, puede elegirse cualquiera de ambas fechas, prefiriéndose la del 17 de mayo. La bonita obra se mantuvo por algún tiempo en el repertorio de la orquesta Strauss. Más tarde, la cuadrilla desapareció del mismo modo que la ópera de los hermanos Ricci.

[3] Helden-Gedichte (Poemas sobre héroes. Vals), op. 87

El emperador Francisco José I, al demoler las fortificaciones históricas de la ciudad de Viena, los bastiones, también mandó a ampliar el viejo Hofburg con grandiosas adiciones. Los planes, que originalmente resultaban colosales, llegaron a realizarse a la mitad, y progresaban con tanta lentitud, que las obras y los acabados interiores del "nuevo castillo " no se habían terminado a la caída de la monarquía de los Habsburgo, en el año 1918.

Entre la puerta externa, concluida por el emperador Francisco I en 1824, y el conjunto histórico del castillo surgió una plaza libre, la cual, por mandato de Francisco José, recibió el nombre de "Heldenplatz". Dos estatuas ecuestres debían dominar esta área: el monumento al vencedor de la batalla de Aspern, en 1809, contra las tropas de Napoleón, el archiduque Carlos (1771 - 1847), y el del mariscal de las guerras contra los turcos durante el siglo XVII, el príncipe Eugenio de Saboya (1663 - 1736).

La erección del monumento en honor al archiduque Carlos se inició en 1853; el zócalo se construyó de acuerdo con los planos del famoso arquitecto Eduard van der Nüll (1812 - 1868), y la audaz estatua ecuestre fue obra del escultor Anton von Fernkorn. El monumento debía terminarse en ocasión del 50o aniversario de la batalla de Aspern, o sea, en 1859. Sin embargo, fue necesario posponer la develación del mismo, la cual, finalmente, se programó para el 22 de mayo de 1860.

La orquesta Strauss preparó un concierto festivo en el Volksgarten, con motivo de la develación del monumento por el emperador Francisco José. Sin embargo, las inclemencias obligaron a postergar la solemnidad para el 25 del mismo mes y año. Ese día, Josef Strauss presentó las dos composiciones escritas para la develación del monumento al archiduque Carlos en la Heldenplatz: la Marcha del archiduque Carlos, op. 86, y el vals Helden-Gedichte. En los reportajes acerca de la festividad en el Volksgarten se confirmó el estreno de ambas composiciones, con el cliché habitual de que "gozaron del éxito más brillante." El vals desapareció en el transcurso de los años siguientes, en el archivo de la orquesta Strauss, dándose por perdido. No obstante, se conservó una copia de la partitura, que sirvió de patrón para la impresión de la obra por la editorial Carl Haslinger. Esta permitió la reconstrucción de las partes orquestales y, con ello, una nueva edición.

[4] Concordia. Polka francesa, op. 257

Los tres hermanos Strauss habían escrito composiciones dedicatorias para el baile de la Asociación de Periodistas y Escritores "Concordia", que tuvo lugar el 26 de enero de 1869 en la Sofiensaal. Johann compuso el vals Illustrationen, op. 331, Eduard, la polka mazurca Vom Tage, op. 46, y Josef, la vivaz polka francesa Concordia, la cual, según el reportaje del baile que apareció en el Fremden-Blatt del 28 de enero de 1869, "fue recibida con aplausos".

Los periodistas habían elegido, para el orden de los bailes, un marco periodístico, en el cual se introdujo una revista de baile con el título de Concordia, en la que se encontraban citas divertidas, supuestamente, de celebridades contemporáneas. Jacques Offenbach fue citado con la escueta sentencia: "El plagio es propiedad".

Josef Strauss no tenía que temer a tales alusiones. Su polka francesa Concordia era original e ingeniosa.

[5] Vergissmeinnicht (Nomeolvides. Polka mazurca), op. 2

Josef Strauss comenzó su serie de composiciones con nombres de flores como título en el año 1855, cuando la segunda de ellas apareció impresa. Sin embargo, es característico de Pepi Strauss, quien durante toda su vida fue tímido y no muy confiado de sí mismo, que iniciara este grupo con aquella flor azul que se considera símbolo del amor fiel, y cuyo nombre a pesar de ello, expresa una angustiosa súplica: "¡No me olvides!" (Por lo demás, éste es también el título de la edición para piano.)

El estreno de la delicada y tierna polca mazurca Vergissmeinnicht tuvo lugar el 12 de agosto de 1855 durante un concierto de domingo ofrecido en el Casino de Unger, en Hernals. Johann Strauss se encontraba en aquel momento recuperándose en Bad Gastein. Poco antes, había aparecido un anuncio en todos los periódicos vieneses, de que éste había recibido una invitación para dirigir los conciertos de Pavlovsk en el Vauxhall, cerca de San Petersburgo, a partir del siguiente verano. Josef ya sabía entonces que su hermano aceptaría este compromiso ventajoso, y que él, Josef, tendría que dirigir los conciertos de los Strauss en Viena durante ese tiempo como socio con igualdad de derechos. Ahora, Josef Strauss podría contar también con que sus composiciones aparecieran publicadas próximamente. Por tanto, desde entonces tuvo cuidado de que todas sus novedades fueran publicadas en los periódicos. De inmediato, tanto el Fremden-Blatt como el Morgen-Post mencionaron el estreno de la polka mazurca Vergissmeinnicht. La edición para piano de esta obra apareció luego, en enero de1856, en la editorial de C.A. Spina.

[6] Neue Welt-Bürger (Ciudadanos del Nuevo Mundo. Vals), op. 126

En julio de 1862, Josef Strauss —para su total sorpresa– fue enviado por su madre a Rusia. Tenía que sustituir a su hermano Johann como director de los conciertos en Pavlovsk, cerca de San Petersburgo. Jean se había reportado enfermo, y quería regresar a Viena lo antes posible. Pepi no creía en la enfermedad de su hermano, pero tampoco sabía que Jean anhelaba regresar a la patria, principalmente, porque quería casarse con Jetty Treffz. No obstante, Josef Strauss era desconfiado, por lo que la madre le dio un consejo para el viaje: "¡No se peleen!"

Antes de su apresurada salida, Josef Strauss dirigió, el 27 de julio de 1862, la música durante el festival celebrado en el "Nuevo Mundo", el magnífico parque de diversiones de Carl Schwenders, en Hietzing. En esta ocasión, Josef Strauss presentó su nuevo vals Neue Welt-Bürger por primera vez. En un cierto sentido, la obra era un regalo de despedida para el numeroso público. La portada de la edición para piano muestra el ambiente en el que podían desenvolverse los visitantes al "Nuevo Mundo" en ocasiones festivas dentro del establecimiento. Un extenso jardín, rodeado de fastuosos edificios, servía de fondo para el gran podio, desde el cual resonaban las melodías interpretadas por la orquesta Strauss, que llenaban la plaza. Esta estaba subdividida en paseos, y ofrecía suficiente espacio para acomodar varias hileras de asientos y mesas. El autor de la portada mostró un globo con un coche volador producto de su imaginación, impulsado por una máquina de vapor y ocupado por un grupo de alegres pasajeros, que sobrevolaban el "Nuevo Mundo".

Al mirar esta portada, se entiende porqué su despedida de este establecimiento, a mediados del verano de 1862, no fue fácil para el director musical Josef Strauss. Sin embargo, no se dejó afectar por ello, al componer este vals de despedida, puesto que el producto fue una obra animada, justamente lo que necesitaban los alegres visitantes del "Nuevo Mundo".

Entre los invitados que estuvieron presentes el 27 de julio de 1862 en el parque de diversiones de Hietzing, y quienes habían escuchado el estreno del vals Neue Welt-Bürger, a nadie se le hubiera ocurrido que este rico mundo de placer y de alegría desapareciera tan absolutamente de la imagen urbana de Viena, que casi no quedara ni piedra ni árbol del mismo. Hoy en día, solamente un pequeño y angosto callejón en el 13er Distrito recuerdan la existencia del "Nuevo Mundo". Agréguense a esto algunas composiciones, en el interín ya casi olvidadas, de Josef y Eduard Strauss, así como de Carl Michael Ziehrer, entre éstas, también el vals Neue Welt-Bürger.

[7] Fest-Marsch (Marcha festiva), op. 142

Durante el otoño de 1863, la Sociedad Agrícola de la comunidad de Mödling, cerca de Viena, organizó una exposición para toda la Baja Austria en áreas del "Nuevo Mundo", en Hietzing. En esta muestra, pudo reconocerse el progreso alcanzado por la agricultura desde la liberación de los campesinos en 1848. Tanto los visitantes de la capital como los de las regiones rurales de la Baja Austria mostraron gran interés en el evento. La exposición fue visitada por una concurrencia masiva.

La orquesta Strauss, bajo la batuta de Josef, amenizó la fiesta de inauguración, que tuvo lugar el 6 de septiembre de 1863. Pepi Strauss trajo consigo una obra dedicatoria: una marcha vivaz que, bajo el título simple de Fest-Marsch, también apareció publicada el día de la apertura.

NOTA: La obra es una contrapartida de la Liechtenstein-Marsch, op. 36, compuesta en el año 1857, en ocasión de una exposición agrícola menor que tuvo lugar en el Casino de Unger, en Hernals , y dedicada por Josef Strauss al príncipe August Liechtenstein, presidente de la Sociedad, que en aquel entonces celebraba su 50o aniversario.

[8] Die Kokette (La coqueta. Polka francesa), op. 70

La caprichosa polka Die Kokette, pertenece sin lugar a dudas, a aquellas obras de Josef Strauss, en que el compositor esbozara características de mujeres, hacia lo cual también apunta la portada de la primera edición, en la que se representa una figura feminina en atuendo llamativo y con un espejo en la mano. La línea melódica, vivaz y dinámica, corresponde exactamente a esta imagen.

El estreno de la Polka Die Kokette debe haber tenido lugar durante el carnaval de 1859, pero no hay indicios sobre la ocasión para la cual la obra fue compuesta. El título se encuentra por primera vez en el anuncio que apareció el 27 de febrero de 1859 en varios periódicos vieneses. Se trata de invitaciones para el baile de beneficencia de los Strauss, que se celebraría el 28 del mismo mes en la Sofiensaal, bajo el lema de "Perpetuum mobile carnevalesco — Baile sin fin". Hubo dos orquestas que alternaban, una, dirigida por Johann, y la otra, por Josef Strauss. Se prometieron nuevas obras para el programa del baile: cinco composiciones de Johann y cuatro de Josef Strauss. Entre las novedades de Josef se presentó como última nueva obra, la polka francesa Die Kokette.

Según se desprende de los reportajes sobre el baile, se cumplió de hecho con este programa. Las parejas se dejaron llevar por este Perpetuum mobile carnevalesco, y seguramente "ensayaron con los pies" la polka Die Kokette con energía y entusiasmo.

Sin embargo, la polka francesa apenas apareció impresa en septiembre de 1859.

[9] Aus dem Wienerwald (De los bosques de Viena. Polka mazurca), op. 104

Durante el verano de 1861, la orquesta Strauss, bajo la batuta de Josef, se presentó de nuevo en su sede habitual, el Casino Dommayer, en Hietzing, en el cual Johann Strauss debutó como director y compositor en octubre de 1844. El carácter de lo que antes fuera un suburbio, había cambiado de manera considerable desde entonces. Habían surgido nuevos barrios, y la población había experimentado un crecimiento constante alrededor del palacio imperial de Schönbrunn. Quien ahora visitara Hietzing desde la ciudad, ya no necesitaba recurrir a un Fiaker, coche de alquiler, y podía prescindir de su propio carruaje ligero, ya que el empresario Karl Schwender había establecido un servicio regular de transporte urbano. Hietzing era aún un lugar de veraneo, pero el que antes fuera el exclusivo Casino Dommayer, estaba ahora a disposición de un nuevo público, predominantemente burgués. Para satisfacerlo, Ferdinand Dommayer renovó la tradición de los festivales de las rosas, tal como solían celebrarse desde hacía años en la corte imperial. Ricos adornos de flores rodeaban las mesas, que parecían ceder bajo el peso de las deliciosas comidas y exquisitas bebidas. La orquesta Strauss coronaba la fiesta, y tenía la responsabilidad de complacer los antojos de la audiencia.

Josef Strauss hizo hincapié en que los programas fueran cuidadosamente elaborados para las noches en el Casino Dommayer. Tanto lo urbano como lo rural se representaron en una colorida secuencia de producciones, ofreciendo las polkas mazurca de Josef Strauss grata y atrayente combinación de ambas esferas. Los bailes originalmente polacos, con sus ritmos austeros se acercaban cada vez más a los Ländler austriacos, como sucedió con la polka mazurca Aus dem Wienerwald, presentada por primera vez por Josef Strauss en el festival de las rosas del 8 de julio de 1861 en el Casino Dommayer. Al contrario de sus hermanos Johann y Eduard, quienes toda la vida siguieron viajando en Fiaker, Josef Strauss conocía bien el Wienerwald, el magnífico cinturón verde al sur, oeste y norte de la ciudad imperial del Danubio. En su escaso tiempo libre, había explorado ampliamente la región a pie con su esposa Caroline, hasta el momento en que se enfermó de gravedad. Sin embargo, su polka mazurca Aus dem Wienerwald no es una descripción de la naturaleza, ni un retrato musical de los alrededores de Viena, sino una composición bailable, entre mazurca y Ländler: una pequeña, pero pulida, preciosidad.

 

[10] Kadi-Quadrille, op. 25,

basada en motivos de la ópera homónima de A. Thomas

El 29 de agosto de 1856, la ópera de Ambroise Thomas (1811 - 1896), El Cadí, fue estrenada en el Hof-Operntheater, junto al Kärntnerthor. El principal foro vienés incorporó a su repertorio una obra que ya había tenido su estreno mundial el 3 de enero de 1847 en París, con el título de Le Caid. Josef Strauss estaba listo para el estreno de esta obra francesa en Viena y ya había presentado su Kadi-Quadrille el 9 de agosto de 1856 en el establecimiento "Sperl", según las notas de Josef y la agenda del trompa Franz Sabay.

Sin embargo, la obra apareció después de la presentación, bastante exitosa, de la ópera Der Kadi en el teatro junto al Kärntnerthor, o sea, en septiembre de 1856. Por lo pronto, se anunció para el 10 de ese mismo mes en el Volksgarten. Más tarde, el día 12, apareció en Fremden-Blatt la invitación al concierto de beneficiencia de la orquesta Strauss, programado para el 15 de septiembre en el Volksgarten. En este caso, era importante el ambiente artístico en el que se introdujo la Kadi-Quadrille. Josef Strauss manifestó que iba a presentar "el preludio, el coro nupcial y la marcha de la ópera Lohengrin de Ricardo Wagner" (en aquél entonces, la ópera todavía no se conocía en Viena), así como, "en honor a la presencia del doctor Franz Liszt", el poema sinfónico Mazeppa (que tampoco había sido estrenado en Viena).

El periódico Der Wanderer publicó esta invitación por segunda vez el 14 de septiembre, agregando: "Este interesantísimo programa musical y la popularidad general del talentoso y dinámico director Josef Strauss prometen una afluencia de público extraordinaria."

Según se desprende de otros reportajes, Franz Liszt efectivamente asistió a ese concierto en el Volksgarten, y manifestó su reconocimiento en cuanto a la ejecución de su difícil poema sinfónico por la orquesta Strauss. Como en aquel tiempo no existían aún los conciertos de la "filarmónica de Viena", y el número de eventos organizados por la "Gesellschaft der Musikfreunde in Wien", que se encontraba en fase de reconstrucción, era reducido, Josef Strauss aprovechó la oportunidad para poner la orquesta dirigida por él, al servicio del arte operático y de la música sinfónica, logrando con ello alcanzar una posición destacada entre los conjuntos musicales entonces activos en la metrópoli del Danubio. Sus competidores inmediatos, Josef Gung’l y Kéler Béla, no pudieron mantenerse al mismo nivel con sus conciertos durente el verano de 1856. Ninguno de los dos músicos pudo resistir la competencia, por lo que se fueron a dirigir bandas militares.

Sin embargo, la Kadi-Quadrille sólo se mantuvo por corto tiempo en el repertorio de la orquesta Strauss, para luego desaparecer en el archivo. Unos treinta años después de la muerte del incansable director musical y compositor Josef Strauss, el diestro director de orquesta Ernst Reitterer (1851 - 1923), mientras compilaba, de sus obras póstumas, la opereta Frühlingsluft, de la cual había hecho un arreglo, se acordó de la Kadi-Quadrille, y convirtió la segunda parte del final, cambiándole el ritmo según el patrón del primer baile de moda importado de los Estados Unidos a Viena a la vuelta del siglo, ¡en un cakewalk!

[11] Zeitbilder (Imágenes contemporáneas. Vals), op. 51

Josef Strauss compuso el vals Zeitbilder a principios del año 1858. La obra se mencionó por primera vez en el Fremden-Blatt del 4 de febrero de 1858, donde apareció la invitación al baile de beneficencia de los hermanos Johann y Josef Strauss del 8 de febrero de 1858 en la Sofiensaal, y se enumeraron todas las nuevas composiciones de Johann Strauss de este Carnaval. Pero también hubo un párrafo que anunciaba "más de Josef Strauss", el cual contenía seis novedades, entre ellas, como última obra, el vals Zeitbilder. El estreno del mismo pudiera haber tenido lugar durante la segunda mitad del Carnaval. En el reportaje acerca del baile, que apareció el 12 de febrero de 1858 en el Theater-Zeitung, se dedicó asímiso un párrafo propio a las nuevas composiciones de Josef Strauss. Entre otras cosas, se dijo lo siguiente: "Josef Strauss presentó, en la noche de beneficencia, seis de sus nuevos bailes, entre los cuales los muy bien logrados Zeitbilder gustaron extraordinariamente".

Es evidente que Josef Strauss, al componer esta obra, no sólo se preocupó por presentar a sus contemporáneos un entretenimiento agradable, sino que también los exhortó a no sobreestimar los logros materiales en la vida. En la coda, cita el rondó de la entonces muy popular y, por tanto, por todos conocida ópera, Robert der Teufel, de Giacomo Meyerbeer, con el texto: "Sí, el oro es sólo una quimera." También el reportero del baile, del Theater-Zeitung, se dio cuenta de la cita, y se refirió a la incorporación de este motivo como una idea feliz. El Wiener Musikzeitung reforzó esta opinión, haciendo hincapié en que los Zeitbilder habían gustado extraordinariamente. Más tarde, Eduard Strauss se acordó de este vals de su hermano, ya fallecido, y lo incorporó ocasionalmente en los programas de sus conciertos en el Musikverein.

Franz Mailer

Translated by: Dr. Luis de la Vega, Professional Translating Services, Miami, Florida, U.S.A.

Phone: (305) 371-7887 • Fax: (305) 381-9824


Close the window