About this Recording
8.554553 - BROUWER: Guitar Music, Vol. 2 - Decameron Negro (El) / Preludios Epigramaticos
English  French  German  Spanish 

Compositor, director, y guitarrista, Leo Brouwer nació en 1939 en la Habana. Sus primeros estudios como guitarrista tuvieron lugar en su Cuba natal. Después recibió educación musical más amplia en la Juliard School y en la Hatford University de Estados Unidos. De cualquier modo, como compositor es básicamente autodidacta, y su desarrollo como creador musical puede ser lógicamente trazado a través de tres etapas en su estilo compositivo. Su primer periodo comenzó en 1954 con una serie de obras donde exploraba las posibilidades de la guitarra. Brouwer utiliza libremente los materiales musicales de sus raíces cubanas. Obras con formas tradicionales como la fuga se presentan al lado de aquellas que incorporan la rítmica energía vital de la música de su patria.

En 1961, Brouwer acudió al festival de Otoño de Varsovia en Polonia, donde entró en contacto con la música de los compositores de vanguardia como Penderecki, Baird y Bussotti. En 1968, había asimilado estas ideas dentro de un estilo único y personal. Recursos típicos de la vanguardia, notación gráfica, tonalidad indeterminada, valores durativos absolutos y mecanismos aleatorios, son elementos que Brouwer combinaba con un plan motriz conciso para la creación de las más diversas composiciones para guitarra dentro de su obra.

El compositor se ha referido a su habitual estilo compositivo como "hiperromanticismo nacional". Acerca del sol, el aire y la sonrisa (1978), fue la primera obra de su fase de madurez. Muestra todas las características de su nuevo estilo: una vuelta a las raíces afrocubanas mezclada con elementos de tonalidad, formas tradicionales, gestos programáticos y minimalismo. Este cambio se produce cuando Brouwer considera que el estilo vanguardista ha llegado a su límite de "no-comunicación entre el intérprete y el oyente." Los trabajos para guitarra de este periodo continúan mostrando un profundo conocimiento del instrumento. La composición es muy idiomática y explota las sonoridades más fascinantes de la guitarra.

Canticum (1968) fue la primera obra para guitarra escrita por Brouwer desde Elogio de la Danza en 1964. Fue compuesta a petición del guitarrista cubano Carlos Molina, que estaba preparando un recital de piezas del compositor. Se interpretó por primera vez el 28 de Marzo de 1968, y sirvió como una fantástica introducción a la nueva idea de metro, dinámica y timbre de Brouwer. Esta construida en dos secciones. La primera, Eclosión, explota y se expande sobre un motivo de tres notas, algo muy frecuente en obras posteriores. El desarrollo es errático y libre. La segunda sección, Ditirambo, utiliza un ostinato estable y bajo él se extiende el motivo de tres notas con una excitante aceleración rítmica para escalar hasta los registros altos del instrumento. Esto sucede de una manera más controlada, en contraste con la sección de introducción. La presencia de un pulso permanente queda interrumpida en el clímax con un regreso a las ideas musicales del inicio.

La técnica del desarrollo a partir de gestos aislados también está presente en la obra que siguió a Canticum. La Espiral Eterna (1972) es una proeza instrumental en la que explota al máximo las capacidades tímbricas del instrumento. Su inspiración viene de la astronomía, una galaxia en forma de espiral cuya estructura también puede verse en los más pequeños organismos de la tierra. La obra se divide en cuatro secciones y cada una de ellas explota nuevas posibilidades sonoras de la guitarra. La primera sección utiliza un grupo de tres notas como base, para finalmente quedarse en una sola nota tras expandirse y contraerse en un continuo movimiento sonoro. La segunda sección explora la máxima dinámica y el contraste de registro combinado con los efectos tímbricos. La tercera sección hace uso de los efectos de las manos del guitarrista tocando en el mástil, mientras el cuarto emplea la improvisación seguida de arpegios descendente para permitir a la obra llegar a su silencioso final en espiral.

El artista Paul Klee sirvió como influencia en Parábola (1973). En referencia al título, el compositor declaró:

"Me aproximo a ella más filosófica y poéticamente. Si te das cuenta, esta parábola no es geométrica en su estructura, pero sí en su significado. Estoy usando un nexo entre el folclore básico y el lenguaje traspuesto y transformado de este original."

El "folclore original básico" al que se refiere Brouwer es el yambú, una danza sudamericana. La pieza yuxtapone ideas musicales disonantes con sonoridades más familiares, que pretenden evocar el original popular. Brouwer admiraba en Klee su "sentido de la forma, la línea, la tensión y el balance entre color y espacio", y en esta obra ha usado las ideas musicales de la misma manera con la que Klee hubiera utilizado los colores.

El título Tarantos (1974) evoca un baile flamenco: la taranta. Los componentes principales de esta pieza son colecciones de enunciados, frases cortas típicas del baile y falsetas, un término para los patrones melódicos del flamenco. Cada componente musical tiene un carácter único. Los enunciados son extremadamente cortos, con una única idea contenida en cada uno. Las falsetas suelen ser más largas, a menudo con una estructura desarrollada. El intérprete debe escoger su propia secuencia de acontecimientos, alternando enunciado con falseta, creando una presentación única para cada interpretación.

La primera obra para guitarra del estilo "hiperromántico nacional" fue Decamerón negro (1981), compuesto para Sharon Isbin. La obra consiste en tres baladas basadas en la obra del mismo título del antropólogo Leon Frobenius, basada en leyendas africanas que fueron recogidas en una narración en la que un guerrero quería ser músico. Los tres movimientos exponen el nuevo estilo de Brouwer con poesía, excitación y colorido. El arpa del guerrero tiene la forma de una sonata tradicional y combina lirismo y fuerza en su recreación del instrumento citado en su título. La huída de los amantes a través del Valle de los Ecos comienza de manera sencilla y poco a poco se hace más agitada. Es crucial en este movimiento la representación en la guitarra de los efectos del eco. Balada de la dama enferma de amor está escrita en forma de rondó. La primera manifestación es una suave balada, salpicada de secciones rítmicas conductoras.

Preludios Epigramáticos (1981-1983) es un conjunto de seis breves preludios basados en versos de Miguel Hernández: 1: Desde que el alba quiso ser alba, todo eres madre; 2: Tristes hombres si no mueren de amores; 3: Alrededor de tu piel ato y desato la mía; 4: Ríe que todo ríe: que todo es madre lleve: 5: Me cogiste el corazón y hoy precipita su vuelo; 6: Llego con tres heridas, la del amor, la de la muerte, la de la vida. Las obras son extremadamente concisas en cuanto a sus elementos compositivos y estructura musical. Hay melodías compartidas entre estos Preludios y los Retrats catalans (1981) para guitarra y orquesta de cámara.

Las Variations sur un Thème de Django Reinhardt (1984) muestran también esa economía de material, y son únicas en la obra para guitarra de Brouwer, por ser el único ejemplo de tema con variaciones. La base de la pieza está en la conocida Nuages de Reinhardt. Las variaciones no abordan estrictamente el tema, al estilo del jazz. Tras una breve introducción, aquel es claramente expuesto. Las tres primeras variaciones se titulan como en los movimientos de la suite barroca y usan los ritmos característicos de cada danza: Variación I (Bourrée) posee una métrica rápida y cortante; Variación II (Zarabanda) es una danza lenta; y Variación III (Giga) es una danza rápida en movimiento perpetuo. Las dos variaciones siguientes (Improvisazione e Interludio) vuelven a las raíces del jazz, poniendo el énfasis en la libertad rítmica y los contrastes de texturas. La última variación se titula Toccata. Evoca la fantasía y el sentido que posee su homónima barroca, pero transformados con ingeniosos cambios de métrica.

Paisaje cubano con tristeza (1996) forma parte de un grupo de composiciones que evocan impresiones y aspectos de los paisajes de la isla. Las otras obras en esta serie son Paisaje cubano con lluvia y Paisaje cubano con campanas, para guitarra sola. Estas obras incorporan sonidos minimalistas de forma más explícita que otros trabajos para guitarra de Brouwer, usando la repetición como base musical. Paisaje cubano con tristeza, como implica su título, es diferente a sus compañeras por su abierto lirismo, en oposición a las insistentes cualidades rítmicas de las otras dos.

Steven Thachuk

Traducción: Rafael Suñén


Close the window