About this Recording
8.555242 - LIADOV: Baba Yaga / Enchanted Lake / Kikimora
English  French  German  Spanish 

Anatol Liadov pertenece a la generación más joven de compositores nacionalistas rusos; fue uno de los primeros en acudir a las veladas musicales que se organizaban cada viernes en casa de Belyayev y que pronto reemplazaron en popularidad a los martes de Balakirev, quien se había autoproclamado guía del Grupo de los Cinco o "El poderoso puñado", según Stasov. Nació en el seno de una familia musical. Su abuelo había sido músico y su padre fue, durante 18 años (hasta 1868) director de la orquesta del Teatro Mariinsky de San Petersburgo, ciudad en la que nació su hijo en 1855. Los hermanos Rubinstein habían fundado los conservatorios de esa ciudad y de Moscú en los años 1860, con la oposición de Stasov, que se ofendía porque Anton Rubinstein describía a sus músicos favoritos como aficionados y temía que el régimen de los conservatorios de estilo germánico acabara por imponerse.

Liadov, que recibió sus primeras lecciones de su padre, ingresó en 1870 en el conservatorio de San Petersburgo para estudiar piano y violín. Su interés pronto se decantó por las clases de contrapunto con Johannsen, de forma duradera, y la de composición de Rimsky-Korsakov, de la que fue expulsado por ausencias injustificadas, pero que reanudó en 1878; Liadov se graduó con una composición basada en parte de la obra La novia de Messina de Schiller. Después de completar sus estudios,fue empleado por el conservatorio como profesor de teoría elemental y más tarde de contrapunto. Dimitió en 1905, cuando Rimsky-Korsakov fue despedido por simpatizar con las revueltas estudiantiles de ese año. Reanudó su trabajo, al igual que otros miembros del personal del conservatorio, cuando aquél fue rehabilitado, con Glazunov reemplazando a Bernhard como director del centro. Incluso en los años 1870, Liadov había ya impresionado a los compositores del Grupo de los cinco, con el que su nombre iba a ser asociado.

Mussorgsky lo describía como un joven y original talento ruso. Su colaboración con Borodin, Cui, Rimsky-Korsakov y Shcherbachov en un alegre ciclo de variaciones, Parafrazi, sobre un tema bastante trivial, había deleitado a Liszt, que lo usaba como pieza de demostración con sus alumnos.

Al principio Liadov había sido animado por Balakirev, que surgía tras un periodo de silencio, aunque seguía imbuido de un celo religioso muy inquietante. En los años 1880 fue uno de los primeros en unirse al grupo de Belyayev, haciendo de asesor en las publicaciones pagadas por éste y compartiendo la responsabilidad de la preocupación por Rimsky-Korsakov y Glazunov después de la muerte de Belyayev en 1904. Como compositor, Liadov trabajó menos duro de lo que podía haber hecho. Fue su falta de resolución la que hizo que Stravinsky se ganara su oportunidad con Dyagilev, por no acabar a tiempo la partitura que éste le había encargado a Liadov para El pájaro de fuego, aunque su representación ya había sido anunciada en París. Fue entonces cuando al preguntarle Dyagilev cómo iba la música, Liadov respondió que "muy bien: acabo de comprar el papel pautado". La compañía de Dyagilev usó la música de Liadov tras la muerte de éste en 1914.

En 1916 Massine realizó la coreografía de Kikimora, estrenada en San Sebastián. Iba a formar parte de un ballet más largo, Contes russes, ofrecido en la temporada parisina de 1917. La parte de Kikimora fue creada por Lydia Sokolova. Baba-Yaga, terminada en 1904, iba a formar parte del ballet de Massine; contaba la historia de la bruja Baba-Yaga, que hacía crujir los huesos de los niños y volaba por los aires, con su cabaña con patas de ave. El Intermezzo, Opus 8, fue escrito para piano en 1883 y orquestado por el compositor en 1902. En 1889 compuso la Ballade para piano, subtitulada Prostarinu (Sobre los viejos tiempos), y la orquestó en 1906. En 1909 acabó Volshebnoye ozero (El lago encantado),Opus 62, una creación mágica, basada en una leyenda rusa, mientras que la Mazurka, Opus 19, descrita como una "Escena en una taberna de pueblo"(Sel'skaya stsena u korchnoi), un subtítulo que se explica por sí solo, data de 1889, y tiene orígenes muy claros. Nénie, Opus 67 (Skoronaya pesn), el último poema sinfónico de Liadov, un lamento escrito en su último año de vida, constituye una cierta extensión de su lenguaje armónico, mientras que la Polonaise, Opus 49, y la Opus 55, escritas en 1899 y 1902 respectivamente, son obras conmemorativas, la primera en memoria del poeta Pushkin en el centenario de su nacimiento, y la segunda para marcar la inauguración de una estatua de Anton Rubinstein.

Kikimora evoca uno de los demonios rusos más feos, la alborotadora mujer del Domovoi, espíritu hogareño al que se calma solamente fregando platos y cacharros en té de helecho. La pieza fue escrita en 1909, seguida en 1912 por Del Apocalipsis, Opus 66 (Iz Apoklipsisa. Tanto Kikimora como El lago encantado contienen música destinada a una ópera fracasada, Zoryushka, basada en una antigua leyenda eslava. El encanto de los argumentos de estas piezas y de Baba-Yaga junto con los fuertes ritmos de las danzas explican fácilmente por qué los coreógrafos se han sentido atraídos por la música de Liadov.

Traducción: Carlos Fernández Aransay


Close the window