About this Recording
8.555711 - SCHUMANN, R.: Album fur die Jugend (Gulda)
English  French  German  Spanish 

Robert Schumann es en muchos sentidos característico de la época en que vivió, combinando en su música una serie de los principales elementos del Romanticismo, al igual que hizo en su vida. Hijo de un librero, editor y escritor, nacido en Zwickau en 1810, mostró desde muy temprano interés por la literatura y en años posteriores se haría un nombre como escritor y director de la Neue Zeitschrift für Musik, una revista creada en 1834. Su padre favoreció sus intereses literarios y musicales y hubo un momento en el que pensó enviarlo a estudiar con Weber, una propuesta que quedó desechada con la muerte de este último, a la que siguió muy pronto la muerte del padre de Schumann.

La carrera de Schumann siguió entonces un rumbo más convencional. En 1828 se matriculó en la Univerisdad de Leipzig, donde su atención por los estudios fue tan intermitente como habría de serlo al año siguiente en Heidelberg. Posteriormente consiguió convencer a su madre y tutor para que le permitieran estudiar música con el renombrado profesor de piano Friedrich Wieck, cuyas propias energías se habían dirigido con cierta intensidad hacia la formación de su hija Clara, una pianista con un talento precoz y prodigioso. Las ambiciones de Schumann como pianista, sin embargo, se vieron frustradas por una debilidad en sus dedos, cualquiera que fuera su verdadera causa, y en el resto de sus estudios musicales le faltó, como poco, aplicarse con el celo necesario. Sin embargo, en la década de 1830 escribió muchas obras para piano, a menudo en forma de piezas breves, de género, con alguna asociación literaria o autobiográfica extramusical. Mantuvo una relación amorosa con una de las discípulas de Wieck, más tarde interrumpida, pero en 1835 empezó ya a desviar su atención hacia Clara Wieck, nueve años más joven que él. Wieck tenía buenos motivos para oponerse a la relación. Su hija tenía ante sí una importante carrera como pianista de concierto y Schumann había mostrado signos de inestabilidad de carácter, fueran cuales fueran sus aptitudes como compositor. Las cosas llegaron hasta tal punto que hubo que acudir a un juicio con objeto de impedir lo que Wieck veía como un matrimonio desastroso.

No fue hasta 1840 cuando Schumann pudo por fin casarse con Clara, una vez que los intentos legales de su padre por oponerse al matrimonio fracasaron definitivamente. La pareja se casó en septiembre, quedándose primero en Leipzig, aunque realizaron viajes para que Clara ofreciera conciertos, acompañada generalmente por su marido, cuya posición era menos distinguida. En 1844 se trasladaron a Dresde, donde parecía que Schumann podría recuperarse de los brotes de depresión que había sufrido en los inicios de su matrimonio. Aquí tampoco pareció surgir ningún puesto oficial y no fue hasta 1849 cuando surgió la perspectiva de un trabajo, esta vez en Düsseldorf, donde Schumann ocupó su puesto como director de música en 1850.

Mendelssohn había tenido una relación difícil con las autoridades de Düsseldorf y Schumann, mucho menos experimentado en asuntos de administración y de dirección de orquestas, demostró ser incluso menos capaz de hacer frente a las dificultades que iban surgiendo. Las presiones sobre él dieron lugar a una profunda crisis nerviosa en 1853 y pasó los últimos años de su vida en un manicomio en Endenich, donde murió en 1856.

Como compositor, las primeras piezas para piano de Schumann se vieron seguidas en 1840 por la composición de una canción tras otra, alrededor de 150 en el lapso de un año, un período en el que se produjeron las presiones del pleito de Wieck, aunque todo concluyó felizmente. Clara Schumann animó entonces a su marido a que abordara formas más amplias, grandes obras orquestales y óperas. Esto no impidió que Schumann escribiera más canciones y más piezas breves para piano, formas ambas en las que sobresalió. Sus últimas canciones y sus últimas obras para piano de cierta importancia vieron la luz en 1853.

Un año después de su matrimonio en 1840, Clara Schumann dio a luz a su primera hija, Marie. Una segunda hija, bautizada con el nombre de Elise, siguió en 1843, y una tercera, Julie, en marzo de 1845, después de que la familia se hubiera trasladado a Dresde. Emil, nacido en 1845, murió algo más de un año después. Ludwig nació en 1848, y Eugenie y Felix después del traslado definitivo a Düsseldorf. Fue en 1848, sin embargo, tras la finalización de su ambiciosa ópera Genoveva y al tiempo que contemplaba la composición de su música para Manfred de Byron, cuando Schumann centró su atención en una serie de piezas breves, concebidas, en primera instancia, para el cumpleaños de su hija mayor, Marie. El proyecto creció al tiempo que Schumann aumentaba felizmente la colección, que resultaba muy práctica para sus hijos. Acabó venciendo la resistencia de su editor y la colección final de 43 piezas se publicó, con los beneficios para el compositor, aumentada, en una segunda edición, con una colección de Musikalische Haus- und Lebensregeln (Instrucciones para músicos jóvenes). Schumann incorporó más tarde a este proyecto educativo una serie de canciones, Liederalbum für die Jugend, Opus 79, (Álbum de canciones para la juventud), y en 1853 Drei Clavier-Sonaten für die Jugend, Opus 118 (Tres sonatas para piano para la juventud), con una serie de dúos para niños, Kinderball, Opus 130 (Baile infantil).

El Jugendalbum difiere, no hace falta decirlo, de las familiares Kinderszenen (Escenas infantiles) de 1838, que reflejan una visión adulta de la niñez. Especialmente familiares son la Marcha de los soldados y una pequeña pieza, en su día oída profusamente en una enfática interpretación juvenil y más tarde conocida generalmente como El campesino feliz. La caza y los jinetes a caballo despiertan las armonías y los ritmos apropiados y Knecht Ruprecht evoca al tradicional criado de San Nicolás. Tres de las piezas aparecen designadas por medio de una disposición triangular de estrellas e incluyen reminiscencias de otras obras con una resonancia especial para el compositor. La segunda parte de la obra incluye también una obra breve, Erinnerung, en memoria de Mendelssohn, cuya prematura y repentina muerte tuvo lugar en 1847. La Nordisches Lied (Canción nórdica) es un tributo al sucesor de Mendelssohn como director de la Orquesta de la Gewandhaus de Leipzig, el compositor danés Niels W. Gade, cuyo nombre aporta las notas que inician el tema. Las dos escenas invernales, Winterszeit, presentan un retrato literario del invierno, al aire libre y bajo techo, este último reflejado en una referencia insinuada a una canción popular alemana. La colección, que aumenta su complejidad con su pequeña fuga y su coral ornamentado, concluye adecuadamente con una mirada optimista al Nuevo Año, el Sylvesterlied, en un período especialmente fructífero de la carrera creativa de Schumann, un período que habría de concluir pronto en tragedia.

Keith Anderson

(Traducción: Luis Gago)


Close the window