About this Recording
8.555943 - MOZART: Wind Serenades
English  French  Spanish 

Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791)

Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791)

Serenatas para viento

Nuestra comprensión popular de la serenata y el divertimento a finales del siglo XVIII se basa casi exclusivamente en las obras de Mozart. Él escribió no sólo las obras más perfectas de su tipo, sino que éstas ocupan también un lugar importante en su producción musical global, lo que las convierte en doblemente significativas.

El divertimento y sus formas conexas parece haber disfrutado de un lugar especial en la vida musical de Salzburgo. Leopold Mozart escribió muchas obras de este tipo, al igual que Michael Haydn, el Segundo Kapellmeister del Príncipe Arzobispo. El propio Mozart recibió regularmente encargos para escribir música de entretenimiento para prósperas familias salzburguesas y puso un celo especial en la composición de estas obras, aunque sólo fuera por el hecho de que eran muchas las personas que las escuchaban. Las serenatas se interpretaban al aire libre y atraían a audiencias numerosas y populares. No todas las interpretaciones iban sobre ruedas y las cartas de la familia Mozart retratan vívidamente los niveles de composición e interpretación con frecuencia pobres, así como algunos de los pequeños escándalos ligados a las personas implicadas.

Las serenatas y los divertimentos de Mozart eran piezas ocasionales y la enorme variedad de estilos e instrumentación refleja sus orígenes tan diversos. Entre ellas se encuentra un número significativo de obras compuestas para grupo de viento. Durante la segunda mitad del siglo XVIII, buena parte de la música se escribía para pequeño conjunto de viento; la mayoría de estas obras pertenecen a la tradición del divertimento, aunque los arreglos operísticos eran también muy populares. En la escena de la cena de Don Giovanni, Mozart dispone a un pequeño grupo de viento sobre el escenario y le hace tocar diversos fragmentos de óperas famosas del momento, incluido el Non più andrai de su Le nozze di Figaro. Esta escena de la ópera es especialmente interesante desde un punto de vista musicológico, ya que nos ofrece un vívido ejemplo del tipo de entorno para el que se escribía mucha de la música de este tipo.

La mayoría de las serenatas y divertimentos de Mozart fueron compuestos en Salzburgo para patronos locales. Ya fuera porque el género era menos popular en Viena o simplemente porque las nuevas actividades profesionales de Mozart giraban en torno a otras formas de música, su catálogo disminuyó tras su traslado a la capital imperial en 1782. De las cuatro obras incluidas en esta grabación, sólo la extraordinaria Serenata en Do menor, K. 388 (K. 384a), fue compuesta en Viena. El resto, con una sola excepción, fueron compuestas en Salzburgo probablemente como Tafelmusik para el grupo de dos oboes, dos trompas y dos fagotes del Príncipe Arzobispo.

La autenticidad del Divertimento en Si bemol mayor, K.Anh. 227 (K. 196f) no es ni mucho menos segura. La inclusión de una pareja de clarinetes en la instrumentación además de los habituales oboes, trompas y fagotes indica que la obra, si es de Mozart, no fue compuesta en Salzburgo, ya que sabemos que allí no podía disponer de clarinetes. La obra nos ha llegado en una copia adquirida por la editorial Breitkopf und Härtel en 1800 durante una búsqueda ampliamente publicitada de composiciones para incluir en su proyecto de edición de las obras completas de Mozart. Breitkopf adquirió la obra junto con una copia de K.Anh. 266, procedente de la colección de Leitl, un flautista de Praga, por medio de los buenos oficios de F. X. Niemetscheck, biógrafo de Mozart. En su biografía del compositor, publicada en 1798, Niemetscheck escribió: "Aquí en Praga se conocen más [partitas para instrumentos de viento para Tafelmusik y Serenatas."] La inclusión de clarinetes sugiere que Mozart compuso la obra en Munich; la fecha más probable es comienzos de 1775, cuando estaba de visita en la ciudad para el estreno de su ópera La finta giardiniera.

Los Divertimenti K. 252 (K. 240a) y K. 253 son dos de una serie de cinco obras compuestas por Mozart entre julio de 1775 y enero de 1777. La partitura autógrafa de Mozart para el K. 252 (Divertimento III à 6) no está fechada pero como la segunda obra, K. 240, fue compuesta en enero de 1776 y el K. 253 aparece firmada orgullosamente como Divertimento IV del Sigr. Caval. Amadeo Wolfg. Mozart en agosto de ese mismo año, podemos suponer que esta otra obra fue escrita en el período intermedio. Las obras muestran mucha mayor seguridad que los anteriores divertimentos para instrumentos de viento escritos en Milán, especialmente en su fluida e independiente escritura polifónica para los seis instrumentos. La música exhibe una gran variedad; el K. 253 es una de las tres únicas obras de Mozart que se abre con una serie de variaciones; el K. 252 incluye una de sus tres polonesas.

La Serenata en Do menor, K. 388 (384a), se ha datado tradicionalmente en julio de 1782 apoyándose en una referencia que Mozart hizo en una carta a su padre en relación con una Nacht Musique en la que estaba trabajando para grupo de viento. Hoy se acepta generalmente que la obra a la que se refería era un arreglo hoy perdido de Die Entführung aus dem Serail, que se había estrenado con gran éxito poco antes en ese mismo mes. Fue escrita con seguridad en algún momento de 1782 —Mozart fechó el autógrafo—, pero desconocemos la fecha exacta de composición y la ocasión para la que fue escrita la obra. Mozart se acercaba a la composición de todas sus obras con cuidado, incluso en el caso de la música de entretenimiento más efímera, pero ninguna de las obras compuestas en Salzburgo para grupo de viento nos prepara para la intensidad, la fuerza intelectual y la grave belleza de la extraordinaria Serenata en Do menor. Que Mozart tenía en una gran estima a esta obra es algo que resulta obvio a partir de su posterior arreglo de la partitura para quinteto de cuerda. El primer movimiento, con su apasionante unísono inicial, sus nerviosas sincopaciones y su segundo tema de una belleza inverosímil, es una creación milagrosa, dramática y, aun así, estructuralmente perfecta. La reexposición no es una mera repetición, sino que representa una reelaboración y reinterpretación del material musical. El Andante, un suave movimiento que comparte algunas de las cualidades de la serenata Secondate, aurette amiche de Così fan tutte, es el complemento ideal del dramático primer movimiento y aporta un período de respiro emocional antes del Menuetto in canone. Al igual que Haydn, Mozart fue un contrapuntista de primera, que poseía el raro don de ser capaz de escribir música de una complejidad extrema sin sacrificar sus cualidades expresivas. El torrencial Menuetto canónico con su Trío contrastante en doble canon en espejo es impresionante por su maestría del contrapunto estricto, a pesar de lo cual posee la musicalidad aparentemente sin esfuerzo de una de las danzas más populares del compositor. El cuarto movimiento está en forma de tema con ocho variaciones libres. La quinta variación, en la tonalidad del relativo mayor, está introducida por una frase que Mozart reutilizó más tarde en Don Giovanni para introducir a Donna Anna y Don Ottavio en el gran sexteto del Acto I. Este mismo motivo se utiliza para realizar el regreso a Do menor para las variaciones sexta y séptima. La última variación, en Do mayor, le otorga a la obra una bulliciosa conclusión, recuperando por primera vez el carácter y el espíritu de las serenatas salzburguesas.

Allan Badley

Traducción: Luis Gago


Close the window