About this Recording
8.572684 - MARCO, T.: Symphonies Nos. 2, 8 and 9 (Malaga Philharmonic, Serebrier)
English  Spanish 

Tomás Marco (nacido 1942)
Sinfonía n. 2 ‘Espacio cerrado’ • Sinfonía n. 9 ‘Thalassa’ • Sinfonía n. 8 ‘Gaia’s dance’

 

Nacido en Madrid en 1942. Estudios de violín y composición paralelamente con el bachillerato y la licenciatura en Derecho. Amplió estudios musicales en Francia y Alemania con Maderna, Boulez, Stockhausen, Ligeti y Adorno. También siguió cursos de Psicología, Sociología y Artes Escénicas. En 1967 fue ayudante de Stockhausen. Premios: Nacional de Música en 1969, Fundación Gaudeamus (Holanda) 1969 y 1971, VI Bienal de París, Centenario de Casals, Arpa de Oro, Tribuna de Compositores de la UNESCO. Fue Profesor de Nuevas Técnicas del Conservatorio Superior de Madrid y Profesor de Historia de la Música de la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Ha publicado varios libros y dictado cursos en instituciones y universidades de Europa y América. Ha ejercido la crítica musical en varios medios.

Trabajó 11 años en los servicios musicales de Radio Nacional de España siendo Premio Nacional de Radiodifusión y Premio Ondas. De 1981 a 1985, Director-Gerente del Organismo Autónomo Orquesta y Coro Nacionales de España y entre 1991 y 1995 Director Técnico de los mismos conjuntos. De 1985 a 1995 Director del Centro para la Difusión de la Música Contemporánea creando su laboratorio de electroacústica y el Festival Internacional de Alicante cuyas primeras 11 ediciones dirigió. Desde 1993 miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. En 1996 Director de Festivales de la Comunidad de Madrid. De Mayo de 1996 a Julio de 1999, Director General del INAEM del Ministerio de Cultura. En 1998 Doctor Honoris Causa por la Universidad Complutense de Madrid.

Como compositor es autor de 6 óperas, l ballet, 9 sinfonías, música coral, de cámara etc. En la actualidad se dedica exclusivamente a escribir música y sobre música. En Noviembre de 2002 ha recibido el Premio Nacional de Música por el conjunto de su obra compositiva y en 2003 el Premio de Música de la Comunidad de Madrid.

Sinfonía n. 2 ‘Espacio cerrado’

Al terminar en 1976 la Sinfonía n. 1 (‘Aralar’), y no teniendo urgencia de componer una amplia obra orquestal a plazo fijo, me puse lentamente a elaborar una segunda sinfonía bastante amplia mientras componía otro tipo de cosas. Con el paso del tiempo, el material creció desmesuradamente y desbordaba las previsiones iniciales. A fines de 1984 recibí dos encargos simultáneos de obras orquestales que me ocuparían 1985 y decidí emplear lo acumulado en dos obras diferentes en las que serían la segunda y tercera sinfonías que son muy distintas y, sin embargo, están tan íntimamente relacionadas como lo pueden estar una foto y su negativo. Si la ‘Tercera’ emplea una orquesta de solistas y una gran movilidad en persecución de un mundo tímbrico cercano a la electroacústica, la ‘Segunda’ trata una orquesta sinfónica como bloque compacto y unitario.

La Segunda fue encargada por el Festival Internacional de Ravenna. Mi preocupación por el tiempo en la composición musical me había llevado hacia el espacio sonoro. En ‘Espacio sagrado’ para piano, coro y orquesta, lo había considerado como creación y destrucción de espacios globulares en un continuo sonoro. Aquí, me interesaba explorar la creación de un único espacio compacto y encerrado en sí mismo; de ahí el título de ‘Espacio cerrado’. Aparte de un fuerte acorde diatónico que contrasta por su claridad con el resto del material y que va escandiendo los períodos de la obra, hay dos ideas principales, una compacta confiada principalmente a la cuerda, y otra más rápida en la que predominan los vientos, coincidiendo ambas en lograr una férrea unidad formal. Lo que se persigue es una configuración absolutamente formal del material. Y eso es lo que me lleva a llamarla sinfonía aunque está escrita de un solo trazo; no se pueden distinguir movimientos distintos y la duración es moderada.

El tratamiento orquestal es claramente masivo, lo que la acerca más a una consideración sinfónica, y el trascurso sonoro es como una espiral que se cierra sobre sí misma, es un espacio cerrado, pero también un espacio bastante desolado pues, aunque se trata de una obra abstracta, no es alegre o neutra sino que intenta transmitir un cierto fondo trágico, casi de agobio.

La obra se estrenó en Ravenna el 5 de Noviembre de 1985 con la Orquesta Sinfónica de Berlín bajo la dirección de Klaus Peter Flor.

Sinfonía n. 9 ‘Thalassa’

Sinfonía n. 9 fue terminada a finales de 2009 para responder a un encargo de la Orquesta Sinfónica de Galicia y está dedicad a Víctor Pablo Pérez. La idea de hacer una obra en torno al mar no es nueva en mi reducción donde ya hay composiciones como Concierto del agua, Laberinto marino, Como la mar océano, etc. Dentro de un interés por formas que responden más a la lógica de los fluidos que a la de los sólidos. Ya en la Sinfonía n. 6 un movimiento se llamaba La persistencia de la marea aunque estaba en un contexto general de procesos estadísticos globales.

La obra tiene dos movimientos encadenados y el primero se llama Nun que en la mitología egipcia representaba el concepto del caos primordial asociado a las aguas primigenias, oscuras y ciegas, que rodean el mundo que se crea precisamente del diálogo de Nun con un demiurgo originado por él. La pieza se desarrolla así en torno a un estudio predominante de los de los timbres graves. El segundo movimiento es Okéanos, que para los antiguos griegos era un titán, hijo de Urano y Gaia , representado como el mar, en el que flotaba el universo habitable y, al ser concebido con un río que circunvalaba el mundo es tratado aquí en su forma dinámica. Ambos movimientos constituyen el nombre general de la sinfonía, Thalassa, que para los griegos era el mar real. Cada uno de los movimientos tiene un material propio pero se aglutinan por el uso en toda la obra de elementos procedentes de la música que Martín Códax (Siglo XIII) compuso para Onda do mar de Vigo que recorre la obra fragmentadamente y en algunos instantes es el bloque unitario en el que todo cristaliza como un elemento muy rígido sólo cambiante tímbricamente. De la dialéctica entre los elementos de Códax y la materia de ambos movimientos surge una estructura formal caracterizada por la ampliación de un aliento básico y único.

La obra se estrenó en el Auditorio de La Coruña el 23 de Abril de 2010 con la Orquesta Sinfónica de Galicia dirigida por Víctor Pablo Pérez.

Sinfonía n. 8 ‘Gaia’s dance’

Sinfonía n. 8 se compuso en 2008 por encargo de la Orquesta de Navarra y la Fundación Autor dentro de su convenio con la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas (AEOS). Está dedicada a Ernest Martínez Izquierdo. Se trata de un trabajo sobre elementos de danza de todo el mundo como un elemento unificador de las culturas, de ahí el subtítulo de ‘Gaia´s dance’, ya que se da el nombre de Gaia a un concepto holístico de la Tierra.

La obra se articula en tres movimientos encadenados. El primero se titula ‘Gondwana’ que es nombre geológico de un continente antiguo que englobaba las actuales África y América, y se construye sobre elementos de danzas africanas y americanas conducidas por un instrumento de percusión africano: el Djembé. El estudio rítmico y temporal es la base del movimiento. El segundo movimiento se titula ‘Laurasia’, nombre del continente primitivo que unificaba Europa y Asia, y se basa en elementos de danza de esas áreas aunque aquí se hace hincapié en los elementos tímbricos y melódicos. El tercero se titula ‘Pangea’ que es el nombre del antiguo continente único que unificaba a los actuales. Usa elementos de danzas de todos los lugares, incluyendo las danzas de músicas de consumo popular recientes como lo muestra el hilo conductor a través de dos baterías.

En el proceso de toda la obra lo importante no es mostrar las danzas concretas en que en cada momento se basa sino utilizar los elementos métricos, melódicos y tímbricos implícitos en ellas para realizar una obra muy formal que se desarrolla por eso como una sinfonía y la capacidad de la forma para llegar a convertirse en expresión. La obra la estrenó la Orquesta Sinfónica de Navarra, dirigida por Ernest Martínez Izquierdo, en el Auditorio Baluarte de Pamplona el 17 de Junio de 2009.


Tomás Marco


Close the window