About this Recording
8.573024 - 21st Century Spanish Guitar, Vol. 1 - BROTONS, S. / PUERTO, D. del / MORALES-CASO, E. / CRUZ DE CASTRO, C. / BALADA, L. (A. Levin)
English  Spanish 

LA GUITARRA ESPAÑOLA DEL SIGLO XXI • 1
Morales-Caso • Brotons • Del Puerto • Cruz de Castro • Llorca • Balada • Vazquez

 

Estimado oyente, prepárese para un viaje emocionante: está a punto de cruzar una barrera generacional entre el pasado siglo y el presente, un viaje de retorno desde el “nuevo mundo” de la nanotecnología, los mapas del genoma y las baterías de ión-litio al viejo mundo de las mitologías folclóricas y la magia ibérica. Tanto como si esta grabación está ya dando vueltas en su reproductor o descargado en su iPod, usted ya ha entrado en el mundo de la nueva música española para la guitarra clásica. Mientras comenzamos, por favor, tenga paciencia con mi relato, puesto que hay presentes aquí “fuerzas históricas” - algunas personales, algunas culturales—a las que me siento obligado a reconocer.

En agosto de 1946 el Presidente Harry S. Truman firmó una ley que establecía el programa Fulbright, que tenía como objeto promover la paz mundial a través del intercambio cultural y educativo. En 1967, el virtuoso de la guitarra clásica británico Julian Bream lanzó al mercado su más importante grabación, 20th Century Guitar (La guitarra del Siglo XX), estrenando o reinterpretando nuevas e importantes obras de Britten, Henze, Martin, Brindle y Villa-Lobos. Sus selecciones musicales establecerían muy pronto el cuerpo seminal del nuevo repertorio de la guitarra para el concertista virtuoso. En julio de 1969, el astronauta Neil Armstrong alunizaba con éxito la nave Apolo XI, convirtiéndose en el primer ser humano que cruzaba la frontera interplanetaria y ponía pie en esta terra incognita. Fueron líderes, científicos y artistas con visión; cada uno transformó nuestra percepción del mundo y nos catapultó a una nueva era. Cada uno compartía el deseo común de subir el nivel que la generación previa había establecido, a la vez que se apoyaban hombro con hombro en aquellos que vinieron antes que ellos y preservaban las tradiciones desde las que habían emergido.

Fue con humildad (si no contamos esta introducción), el deseo de entender la huella musical española y una generosa beca del programa Fulbright, con lo que en 2008 viajé desde el “nuevo mundo” al viejo en busca de la línea evolutiva, el “núcleo genético” que conecta las figuras luminarias del la música española del Siglo XX—Albéniz, Granados, De Falla, Turina y Rodrigo, entre otros—con sus sucesores en el Siglo XXI. La búsqueda de la identidad cultural a través de las artes y una voluntad de acoger lo experimental pareció dirigir un renacimiento artístico en esta generación de escritores, compositores y pensadores españoles. Aún así su búsqueda fue ahogada por la intolerancia fascista del régimen de Franco (1936–1975) y se mantuvo durmiente hasta su fin. Desde entonces, en los pasados 38 años, España ha vivido una transformación social, política y cultural radical, que se ha manifestado, entre otras cosas, en un nuevo renacimiento español. Pero, ¿dónde ha estado la música para guitarra? ¿Quiénes son los “maestros españoles” del nuevo siglo?

No me llevó mucho tiempo darme cuenta de que estaba en el umbral de una nueva era de fecundidad musical. Mi misión sería descubrir a los compositores que se convertirían en la voz de la composición española, cerrando el arco, por decirlo de alguna manera, entre los maestros del final del siglo XIX y principios del XX y el público y los intérpretes inconformistas de hoy. Con sólo unas pocas grabaciones y partituras de obras, destacando El Violín del Siglo XXI, Compositores Españoles (una colección de composiciones recientes para violín solo interpretadas por el violinista virtuoso Manuel Guillén) y una colección preciosa, aunque con poca distribución, de 30 manuscritos pequeños para guitarra sola, Albun de Colien, me embarqué en un viaje en colaboración para localizar e implorar a un grupo de compositores prometedores. Treinta de ellos compartieron mi visión y contribuyeron con entusiasmo con obras de virtuosismo, estilos y contenido musical variados y contrastantes, cuya primera parte les presento hoy: siete obras representativas de cuatro generaciones de compositores vivos españoles, cuya música representa, en mi opinión, una fotografía musical de la modernidad española.

La Fragua de Vulcano fue compuesta en 2009 por el compositor cubano-español Eduardo Morales-Caso. Está basada en un cuadro del pintor barroco español Diego de Velázquez (1599–1660) y demuestra con gran ingenio toda la capacidad de la técnica de la guitarra al servicio de describir muy imaginativamente a Apolo, el dios mítico del sol y la poesía, informando a Vulcano, que está forjando una armadura, de que su mujer Venus tiene un amorío con Marte, el dios de la guerra. El sentimiento de horror, escándalo y conflicto y la dicotomía representada con brillantez entre el retrato idealizado y el real del leguaje corporal y la expresión de cada personaje está en esta fantasía perfectamente interpretada por el contraste de células musicales y el alto voltaje de los motivos armónicos.

Dues Noves Suggestions, Op 121 (Dos Nuevas Sugestiones, 2011), del compositor catalán Salvador Brotons se inspiró en su primera obra para guitarra, Dos Sugestiones, Op. 23 (1979). Pensemos en esta obra como si fuera una secuela. Brotons comenta que el éxito de su primera obra para guitarra fue quizá el resultado de un balance entre dos movimientos (lento y rápido), su naturaleza programática, su idoneidad para los concursos, o incluso su ausencia de “scordatura”. Esta nueva obra en dos movimientos es extremadamente contemplativa, expresiva y relajada en su primer movimiento y usa la característica rítmica de la Siciliana en la forma A-B-A. En contraste, Brasilera basa su intensidad en el ritmo de Bosa Nova, mezclando rasqueados y tambora. Esta composición nos demuestra virtuosismo por medio del empleo de golpes percusivos y manteniendo un impulso implacable durante toda la obra.

Viento de Primavera (2009) es un tríptico compuesto por David del Puerto y está basado en su concierto Cefiro para guitarra y grupo de cámara. Cefiro evoca la sensación de un suave viento de primavera acariciando suavemente los campos que renacen de vida, a la vez que anuncia la llegada del tiempo templado y el final del duro invierno. Los tres movimientos de este trabajo para solista—Moderato, Lento y Allegro—evolucionan sin pausa a través de estados de ánimo variados y contrastantes, los cuales demandan gran versatilidad técnica. El primer movimiento, Entre la Brisa, engendra una cierta calma y tranquilidad a través de un movimiento continuo y fluido. Aunque de efecto delicado, se construye sobre una formidable complejidad. Luz de Tarde, el segundo movimiento, es una meditación contemplativa preparada con momentos de melancolía del ocaso. La composición termina con Danza, un movimiento con vigor, jovial y de virtuosismo que tiene coloraciones de swing y jazz. En la sección central se emplea una escritura de guitarra muy idiomática: arpegios rápidos a través de cuerdas al aire alternadas y notas en trastes en un pasaje que es ligero y ágil cuando es interpretado con habilidad.

Secuencia Sefardita (2010), de Carlos Cruz de Castro incorpora con creatividad la melodía de La Rosa Enflorece de la cantiga medieval sefardí y la presenta con muchas permutaciones. Esta melodía popular tiene un carácter andaluz muy fuerte y aparece tres veces, la primera y la tercera en su forma original y la segunda en su inversión. Las tres presentaciones de la canción dividen y marcan el material musical con características distintas, en las que se incluyen intervalos y ritmos sefardíes, con improvisación libre para poder evocar el carácter y sentimiento espontáneo de la obra.

El tema y variación Handeliana (2011), de Ricardo Llorca, está basado en la arietta Va Godendo de la ópera Serse de G. F. Handel. La obra comienza con la presentación al completo del aria y a continuación sobrepone “combinaciones polirrítmicas y armonías bitonales sobre un cimiento tradicional en las Varaciones/Tempo di Zarabanda”. Handeliana nos muestra, en palabras del propio compositor, “un carácter dual, al mismo tiempo tradicional y contemporáneo, manteniendo una narrativa coherente, la cual se elabora sobre una base melódica y armónica que puede denominarse no atonal”. Llorca reexamina de manera novedosa las estructuras clásicas (horizontal y vertical), y presenta una perspectiva no convencional de la música clásica contemporánea.

Celebrando el centenario de Isaac Albéniz, Leonardo Balada compuso para esta colección una obra de virtuosismo, Caprichos No 8: Abstracciones de Albéniz (2010), basada en temas de este compositor. Balada seleccionó cinco obras de Albéniz, incluyendo Sevilla y Cádiz de la Suite española Op. 47, y Triana, Evocación y la melodía de niños popular española, La Tarara (muy inteligentemente tejida en El Corpus en Sevilla) de la Suite Iberia. En cinco cortas abstracciones, el compositor improvisa libremente sobre el agregado de folklore, flamenco, música popular, ritmos y melodías de Albéniz para incluir el resultado en su propio lenguaje compositivo. En palabras de Balada, “las referencias a Albéniz no son demasiado obvias y la obra representa una simbiosis de materiales modernistas o atonales en combinación con las ideas de las composiciones en las que mi obra está basada”.

El título de la pieza final en este álbum, Nostos (2009), de Octavio Vázquez se puede traducir del griego como “regreso”, y representa la etapa final de un viaje. En mi caso, una aventura que comenzó con mi odisea a España y que culminó con el catálogo de treinta nuevas obras españolas para guitarra. Este ciclo de seis movimientos nos lleva a través de exuberantes armonías, melodías recurrentes y también debo confesar, una verdadero campo de minas de obstáculos técnicos. En las propias palabras de Vázquez describiendo su obra, “Después de dejar el mundo ordinario, superando todo tipo de pruebas, encontrándose con aliados y enemigos, sufriendo amarguras y recibiendo recompensas, el héroe debe volver al mundo ordinario de donde partió. En este proceso, el héroe se deja perder y se recupera a sí mismo; muere y renace en un cierto tipo de inmortalidad, puesto que lo que se ha perdido y recuperado de nuevo no se puede volver a perder”.

Ahora que he regresado a casa desde España, es mi deseo honrar a todos los que han contribuido a esta colección con la primera grabación y con la interpretación de estas obras, para que estas composiciones sean conocidas, se integren al repertorio de la guitarra y continúen en la tradición que otros antes que yo siguieron para cultivar un conjunto de obras para guitarra apto para los escenarios de concierto del mundo. Le presento, mi estimado oyente, el primer volumen de nuevas obras, 21st Century Spanish Guitar (La guitarra española del Siglo XXI). Únase a mi en este viaje de exploración de la nueva música española para guitarra y sobre todo, que lo disfrute.


Adam Levin
Traducción: Jorge Muñiz


Close the window