About this Recording
8.573064 - BALADA, L.: Concerto for Piano, Winds and Percussion / Cello Concerto / Viola Concerto (Graf, Premo, Pillai, Carnegie Mellon Wind Ensemble)
English  Spanish 

Leonardo Balada (nacido en 1933)
Musica para Instrumentos de Viento

 

Desde que asistí a una pionera reunión en los años sesenta en la Universidad de Colombia, Nueva York, en la que un grupo de jóvenes compositores escuchamos a Otto Luening y a Ussachevsky hablar de los comienzos de la música electrónica, estuve intrigado por esta relativamente nueva “música”. Puesto que yo tenía limitado acceso a sintetizadores pensé que quizás debería aprovechar la experiencia aplicando algunos de aquellos conceptos a la música instrumental. Entre las facetas que me causaron impresión de la música electrónica estaban los estacatos, las cadencias y los grandes extremos dinámicos que los sintetizadores podían producir. Todo ello influyó en mi forma de componer en obras como Geometrías No 1 y Guernica pero principalmente en Cumbres (1971). En esta obra desarrollo todo el espectro sonoro con total divisi en las maderas y metales. Todo ello puede considerarse como mi segundo periodo estilística, el vanguardista. Este periodo estilística representa un cambio abrupto en relación al primer periodo, neoclásicoromántico con obras como el Concierto para Cello y Nueve Instrumentista del año 1962.

Cumbres – Sinfonía Breve para Banda (Sinfonia n 2) (1971)

Cumbres fue compuesta en 1971 por encargo de la Banda Sinfónica de Carnegie Mellon University y está dedicada a sus miembros y a su director Dr Richard Strange. Ellos realizaron el estreno en el Carnegie Hall de Nueva York y la grabaron para Albany Records.

Cumbres está escrita en un idioma en el que comencé a experimentar en el año 1958 cuando todavía estudiaba en la Juilliard School de Nueva York y escribí una obra para cuerdas. En esta obra, acordes “clusters” estaban diseñados de manera que se resolvían a acordes o intervalos perfectos.

Para comprender Cumbres uno podría remitirse a los diversos títulos tentativos que asigné a la obra: Mosaico pretendía describir las distintas secciones que se suceden entre sí de manera contrastante formando un auténtico mosaico musical; Entrelazos describía el hecho de que en cada sección de la obra existe el germen de la idea principal de la siguiente sección, hecho que acontece a lo largo de la composición. Cumbres (Alturas) sin embargo refleja mejor el carácter de la obra, su insistente exploración de los registros agudos de los instrumentos y la dirección ascendente de la música en sus culminaciones y sobretodo en su carácter dramático.

Quizás la parte más controversial en el título de la obra sea la palabra “Sinfonía”. ¿Qué es una sinfonía? Camilo José Cela, premio Nobel de literatura, dijo que: ”Una novela es un libro cuya cubierta dice “Novela”. Cumbres es una sinfonía pues esta era la intención y su carácter cuando la compuse.

En la obra uno encuentra varios momentos aleatorios controlados que sugieren música electrónica; células melódicas cantábiles; clusters que van de lo agudo a lo grave a nivel pianísimo; una montaña de estratos de efecto mecánico. Al final un ritmo irregular que llega a la culminación definitiva.

Concierto para Piano Vientos y Percusión (1973)

Esta obra fue compuesta por encargo de la Asociación de Ex alumnos de la universidad Carnegie-Mellon y presenta al solista en casi perpetuo movimiento. El piano y la orquesta tocan más en competición que en colaboración.

La obra es en un movimiento pero tiene tres secciones. La primera comienza con la imitación de un juego de “ping-pong” por parte del solista. Esta simple idea se convierte gradualmente en un juego de texturas en clúster cuyo clímax se desintegra y nos lleva a la segunda sección de la obra. Aquí la música es lenta y casi “Chopiniana”, romántica en sus rubatos pero sin dejar la paleta de los clúster. Es un homenaje al siglo XIX de la misma manera que la primera sección lo era del siglo XX de Poulenc y Stravinski. Se llega a la tercera sección a través de un motivo de cuatro notas que la orquesta presenta de manera dislocada. De repente el solista hace su entrada con stacattos que nos recuerdan un martillo.

El elemento repetitivo es de gran importancia en la obra, así como los contrastes entre los cluster y el unísono, mezclado con armonías tríadicas y otros sonidos convencionales en lo que podría considerarse como un “reciclaje” de técnicas tradicionales.

El concierto se estrenó en el Carnegie Hall de Nueva York el 15 de abril de 1974 interpretado por el pianista Harry Franklin y el Carnegie-Mellon Symphonic Wind Ensemble dirigido por Richard Strange. La obra está dedicada a esos artistas.

Concierto para Cello y Nueve Instrumentista (1962, rev 1967)

Esta obra, encargo del gran violonchelista catalán Gaspar Cassado y a quien está dedicada, fue compuesta en 1962 y revisada en 1967. Pertenece al primer periodo en mi música (neoclásica en carácter), al cual le siguió mi estilo de vanguardia (1966–75) y después el periodo de pos-vanguardia en el que las técnicas vanguardista se mezclan con elementos folklóricos o tradicionales (del 1975 al presente).

A pesar de utilizarse centros tonales, la composición es altamente cromática, sin ningún intento de experimentación en la escritura para el solista. En la obra se realza la belleza y virtuosismo del violonchelo. El reto en la obra consiste en la dicotomía entre el solista y el resto del conjunto instrumental. La contradicción se establece de entrada por la ausencia de cuerdas y en la escritura percusiva de las maderas y los metales.

El concierto, en tres movimientos, dura aproximadamente 15 minutos. El primero es ágil en carácter y con cierto humor, el segundo es lírico y cálido mientras que el tercero es intenso y virtuoso. Su estreno lo realizó Nathaniel Rosen con el Pittsburgh New Music Ensemble dirigido por David Stock.

Concierto para Viola (2009–10)

Este concierto en un movimiento, de unos 17 minutos de duración, presenta dos mundos contrastantes, el de la viola solista y el de la banda sinfónica, generalmente en conflicto entre ellos. Desde el principio, cuando la viola explora los registros agudos y nítidos con armónicos, la banda se desarrolla por lo grave con densas sonoridades. Ello ocurre con frecuencia a lo largo de la obra. No obstante existe a veces una relación común cuando hay diseños de virtuosismo. Es una obra modernista en la que densas texturas sonoras, a veces en forma de estacatos, contrasta con líneas líricas. El material de la obras está sacado de manera muy libre de la melodía folklórica catalana La Gata i el Belitre si bien esta melodía no se percibe de manera obvia excepto en el contexto de las esporádicas y breves apariciones de los ritmos de una sardana.

El concierto ha sido compuesto por encargo de la Banda Municipal de Barcelona para conmemorar su 125 aniversario. La obra fue compuesta entre Nov 2009 y Feb 2010. La composición está dedicada a Abili Fort.

Sonatas para Diez Instrumentos de Viento (1979)

El título “sonata” se refiere más bien al significado original de la palabra, es decir “obra sonora”, que a su acepción moderna, si bien existe en la obra exposición y desarrollo. El desarrollo se caracteriza por varios ascensos y subsecuentes descensos de la tesitura culminando en una acumulación dramática de sonoridades.

En general el conjunto es tratado como un ente masivo si bien existen momentos solistas. El lenguaje alterna entre sonoridades tradicionales y modernistas. Si bien la música está escrita en su mayor parte con precisión, existen momentos aleatorios.

La obra fue compuesta entre octubre y diciembre de 1979 y su estreno tuvo lugar en el Carnegie Recital Hall de Nueva York. El New York Times calificó la obra de “importante” y “absorbente” añadiendo “…acontece de forma exitosa con pasajes realmente brillantes.”

La obra recibió mención honorífica en los Freidheim Awards del Kennedy Center en Washington y está grabada en el sello New World Records. Está dedicada a Akram Midani, quien fue decano de bellas artes en la universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, EE.UU.

Leonardo Balada


Close the window