About this Recording
8.573502 - Piano Recital: Sakiya, Akihiro - BRAHMS, J. / DEBUSSY, C. / ROMÁN, A. / GRANADOS, E. / RUIZ, J.M.
English  Spanish 

Akihiro Sakiya: Recital para Piano
Brahms • Debussy • Román • Granados • Ruiz

 

El recital que nos presenta el joven pianista japonés define muy bien sus cualidades, sonido y atmósferas. Sakiya nos lleva desde las densidades expresivas de la música para piano de Brahms a las sutilezas sonoras de Debussy, además de mostrar ejemplos de la nueva creación pianística de la composición en Espana y un clásico de la música espanola, Granados.

Es el Brahms de su primera etapa, que es cuando vieron la luz sus tres Sonatas, un derroche de fantasía y desbordado romanticismo. La Sonata en fa menor (1853), interpretada para Schumann como lo fueron igualmente las dos primeras, es una de las grandes sonatas pianísticas del Romanticismo. De amplia sonoridad y de enorme expresividad, con un gran trasfondo poético, Brahms se adentra en el profundo bosque romántico, creando instantes de exaltada belleza, como en el Andante espressivo, que no es el único movimiento lento, ya que un muy introspectivo Intermezzo, bisagra entre el tradicional Scherzo y el potente Finale, anade una pequena nota de modernidad y sorpresa en la forma.

Las Estampes (1903) de Debussy responden a una práctica muy querida por el francés, un tríptico repleto de sugerencias, como también hizo con las series de Images. Compuestas para el pianista espanol Ricard Vines, que tanta música generó en esos anos, las Estampes se abren con la influencia oriental en las Pagodes, donde el gamelán es una constante presencia. La soirée dans Grenade (Una tarde en Granada) es otra referencia al exótico mundo del alhambrismo granadino tan amado por el francés, mientras que la humedad que se evoca en Jardins sous la pluie (Jardines en la lluvia) pone fin a este fantasioso mundo.

Compuesto como otra escena inspirada en Goya, pero independiente a las Goyescas, El Pelele (1914), en palabras de Falla, que lo escuchó interpretado por su autor en casa de Joaquín Nin, “es una danza tan luminosamente rítmica… Frases tonadillescas traducidas con exquisita sensibilidad”. Obra breve pero de perfecta factura, El Pelele (en Espana se entiende como tal a una persona con poca entidad o de la que se burlan, y el cuadro homónimo de Goya se encuentra en el Museo del Prado) es como una puerta que se abre para dejar paso a un torrente de luz.

La nueva creación pianística en Espana tiene dos ejemplos significativos en este disco. Auspiciadas y encargadas por la Diputación de Jaén y ambas sobre motivos populares de Jaén, para 2013 el compositor Juan Manuel Ruiz (Las Palmas de Gran Canaria) compuso Almenara, en palabras suyas: “Almenara está disenada en un solo movimiento con dos bloques encadenados y contrastantes. El primero, Enérgico, es más estático que el segundo. Presenta diversos elementos temáticos yuxtapuestos, modales y cromáticos, creando una sonoridad variada en colores, registros y pedales del piano, que se transforman aumentando la tensión y desembocando en una cadencia acre. Tras ésta surge una coda que combina los temas anteriores con el melenchón “Que no me quedo sola” (el motivo popular) modificado. El segundo bloque, Allegro con fuoco, es una evocación de un zapateado. El piano es utilizado en todo su registro con un ritmo percusivo y continuo. Tras varios episodios el tema popular es citado de nuevo, concluyendo la obra en una gran coda en la que todos los elementos temáticos son combinados en una dramática síntesis final”.

Alejandro Román (Madrid), compuso en 2014 Gaiena, diez paisajes jienenses, basándose sobre el motivo “Alegría, Alegría”, villancico popular. Román se expresa así sobre su obra: “El título hace referencia a la etimología de Jaén, que procedería, según una posible hipótesis, del nombre latino [villa] Gaiena, «la villa de Gayo», que quedaría con el paso del tiempo como Gaien. La obra es un recorrido por los diez territorios de la provincia, desde Martos, pasando por Jaén y acabando en la capital. Los títulos de cada una de las partes de la pieza retratan algo característico de cada una de las ciudades:

I. Martos, Cuna del Olivar
II. Alcalá la Real, el Sur
III. Jaén, La Villa de Gayo
IV. Cazorla, Piedra, Cal y Jardines Andaluces
V. Villacarrillo, Aceite y Olivas
VI. Úbeda, Legado del Renacimiento
VII. Baeza, Antiqua Universitas
VIII. Linares, Tarantos y Mineras
IX. La Carolina, Aceituneras y Cantos Flamencos
X. Andújar, Montería y Cerámica
XI. Jaén, Villa Gaiena

Exceptuando los números II, III, V, X y XI, el resto de partes de la obra están impregnadas del tema “Alegría, alegría”, villancico popular jienense, del pueblo Beas de Segura. Fue para mí sencillo conectar con el espíritu que buscaba al escribir esta música, al encontrar una cierta cercanía emocional con Jaén, ya que mis orígenes se encuentran en esta tierra, dado que mis abuelos maternos eran jienenses: mi abuela Josefa Palomares (Pepa), de Úbeda, y mi abuelo Manuel Román (Manolo), de Linares, al cual debo también el ser músico, ya que él tocaba el fagot, y sus comienzos fueron precisamente en la Banda de Música de Linares. Antes de la guerra se trasladaron a Madrid y luego mi abuelo perteneció hasta su fallecimiento a la Banda Sinfónica Municipal de Madrid”.

Gonzalo Pérez Chamorro, Juan Manuel Ruiz, Alejandro Román


Close the window