About this Recording
8.573759 - GARRIDO-LECCA, C.: Orchestral Works (Norwegian Radio Orchestra, Fort Worth Symphony, Harth-Bedoya)
English  Spanish 

Celso Garrido-Lecca (n. 1926)
Danzas Populares Andinas • Retablos sinfónicos • Suite peruana • Laudes II

 

Celso Garrido-Lecca nació en Piura (Perú) en 1926. Estudió composición en el Conservatorio Nacional de la Lima y en la Universidad de Chile en Santiago. Más tarde recibió clases particulares en Santiago con el profesor holandés Fré Focke, que lo introdujo en la técnica serial. En 1954 empezó a trabajar como asesor musical y compositor para el Instituto del Teatro de la Universidad de Chile. Recibió becas que le permitieron estudiar en Nueva York, y en 1964 estudió con Aaron Copland en Tanglewood.

Tras regresar a sus dos antiguos centros de enseñanza, Garrido-Lecca dio clases de composición primero en la Universidad de Chile a partir de 1965 y, más tarde, desde 1973, en el Conservatorio Nacional de Lima, del que fue director de 1976 a 1979. En años posteriores dejó la enseñanza para dedicarse a componer. Garrido-Lecca ha recibido numerosas distinciones gubernamentales, tanto por sus composiciones como por su trabajo de preservación de las tradiciones musicales nativas.

Tras un primer período influido por las técnicas vanguardistas europeas, Garrido-Lecca empezó a incorporar en su música estilos indígenas latinoamericanos. Mientras exploraba una variedad cada vez mayor de canciones folclóricas, especialmente las de Chile, encontró su propia voz individual, que él describe afirmando que evita “tanto un cosmopolitismo académico, sin raíces, como un indianismo provinciano e ingenuo”. Especialmente conocido por sus obras de cámara y sinfónicas, Garrido-Lecca también ha compuesto ballets, música incidental, bandas sonoras, música coral y vocal a solo, así como música para instrumentos solistas.

Retablos sinfónicos (1980)

Retablos sinfónicos de Garrido-Lecca, una obra compuesta en 1980 y dedicada a sus hijos Gonzalo y Ximena, fue estrenada en 1982 en Lima por la Orquesta Sinfónica Nacional de Perú, dirigida por David del Pino. Esta obra colorista obtuvo el primer premio en un concurso de obra sinfónicas organizado por el Patronato Pro-Música Clásica “Popular y Porvenir” de Lima. El compositor explica:

“La idea que une los Retablos sinfónicos es su raíz popular, mostrada en el empleo del material musical que he tomado de danzas de Perú, como el dansak y el tondero, y de la música vocal, como el yaraví tradicional peruano, una elegíaca melodía andina.

La obra comienza con una breve Introducción orquestal, que da paso al Dansak, cuyo nombre procede de la ‘danza de las tijeras’ de Ayacucho. La naturaleza de esta danza se inspira en ideas de competición y magia. Su característica principal es que los bailarines sostienen en su mano derecha los dos filos de tijeras metálicas que entrechocan como un instrumento de percusión, acompañando los pasos de un modo que requiere complejas habilidades físicas, mientras que la parte instrumental está interpretada por un violín y un arpa folclórica. En la orquesta, el sonido del triángulo sugiere el choque de los filos de las tijeras.

En las dos siguientes secciones, Triste y Tondero (una danza peruana procedente de Piura, Sechura y Lambayeque), que se interpretan sin interrupción, se mantiene un principio estructural similar, el elemento melódico derivado de los intervalos de tercera característicos del yaraví y de los componentes rítmicos del tondero. Estos dos elementos musicales nacionales de las regiones meridionales y septentrionales de Perú se expresan con cierta libertad en Retablos sinfónicos, cuyo principal objetivo es proporcionar una estructura formal al tiempo que se exploran las posibilidades de colorido orquestal. El tondero, en lo que supone un uso innovador en el marco de una obra sinfónica, introduce el cajón, una caja de madera tocada con las manos, que siempre acompaña esta danza, subrayando así su carácter popular”.

Retablos sinfónicos está instrumentada para tres flautas, una de ellas doblando con flautín, dos oboes, corno inglés, dos clarinetes, clarinete bajo, dos fagotes, contrafagot, cuatro trompas, tres trompetas, tres trombones, tuba, timbales, platillos suspendidos, triángulo, tom-toms, tambor tenor, pandereta, caja, tamtam, bombo, bongos, platillos, xilófono, arpa, piano, celesta y cuerda.

Jane Vial Jaffe, editado por Naxos
Traducción: Luis Gago

Danzas populares andinas (1983)

Se trata de un conjunto de piezas de filiación popular, desarrolladas creativa y libremente por Garrido-Lecca. La incorporación de la guitarra y el charango junto a la orquesta de cámara, contribuyen a sedimentar el carácter mestizo y popular de esta obras. La guitarra fue llevada a América por los españoles durante la Colonia, donde complejos procesos de asimilación y síntesis sonora alumbraron la creación de nuevos instrumentos como el charango, pequeño cordófono generalmente de órdenes dobles que es ejecutado por indígenas y mestizos con estilos diferenciados en cada lugar, desde las altas comunidades altiplánicas hasta los cálidos valles interandinos.

Es posible rastrear en el denominado repertorio folklórico los orígenes de las piezas que Garrido-Lecca desarrolla en sus Danzas Populares Andinas, pero lo propio y significativo de su aporte es la utilización de diversos motivos claramente populares que le sirven como lienzo para plasmar momentos de dramatismo y celebración de la vida, tal como ocurre en los pueblos de los andes que él proyecta en esta obra con acierto y rigor.

Suite peruana (1986)

Esta obra está inspirada en diversas estampas de la música popular peruana, que no existen orgánicamente y que Garrido-Lecca ha trabajado como un collage que refleja de algún modo la diversidad de la tradición musical de su país. El Juego de terceras se refiere al intervalo de terceras que es frecuente en la música popular, tanto en la instrumental cuanto en la entonada. El Negrito de Malambo alude al antiguo barrio del Rímac, el barrio limeño más antiguo que fue bautizado como Malambo durante la colonia y que fue la principal zona de residencia de negros esclavizados que recrearon música y bailes de sus remotos lugares de origen en medio de prohibiciones de la autoridad española. Sicuri es el tocador del sicu, la Flauta de Pan del Altiplano (comprende parte del territorio peruano, boliviano y chileno) que es ejecutada en grandes conjuntos de centenares de músicos que dialogan musicalmente soplando cada grupo determinadas notas de una escala compartida en dos hileras de tubos, mientras realizan grandes coreografías asociadas generalmente a los ciclos agrícolas y las fiestas de carnaval. La Quena (Kena) y antara, por su parte son dos aerófonos sumamente representativos de la cultura andina que están presentes, especialmente la kena en el repertorio de canciones en los Andes, ciertos lugares de la costa y también en la Amazonia. El Torito de Pucará está inspirado en una pieza de cerámica cocida que representa un toro en miniatura y corresponde a la región de Puno, en el Altiplano del Perú, y es representativo de la actual cerámica peruana. Finalmente el Tondero es música y baile popular de Piura, la región natal del maestro Celso Garrido-Lecca, que es ejecutado en los arenales en medio de palmas (claps) con acompañamiento de cantos, guitarra y cajón.

Laudes II (1994)

El propio compositor presenta esta obra así: “Laudes proviene de la palabra latina ‘laudare’ que significa ‘alabanza’. Escribí primero Laudes I en 1962, y luego Laudes II en 1994, esta vez con una orquesta un poco más numerosa. Se trata de una obra que expresa alabanzas a partir de un texto que recogí del filósofo chino Lao-Tse y que cito en la partitura dándole el sentido a esta obra: ‘El Tao que puede expresarse en palabras no es el eterno Tao: el nombre que puede ser pronunciado no es el Nombre eterno’. Está construida sobre tres movimientos que buscan el sentido del color por contraste. Especialmente el tercer movimiento tiene un carácter más externo, de cierta manera, jugando con la parte de cornos y trompetas, no a modo de fanfarria sino dentro de las líneas en el contexto composicional. Traté de penetrar un poco en la atmósfera de la frase de Lao Tse, cuyo verso tenía presente siempre. Fue como un surgimiento natural de expresar en sonidos esa frase del filósofo, sacando partido de los juegos orquestales que ahí se producen. Por ser Lao-Tse uno de los filósofos más sintéticos, a mi juicio, busqué también hacer una obra sintética y el resultado es Laudes II”.

Marino Martínez E.
Director of Research, Caminos del Inka, Inc.


Close the window