Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

Email Password  
Not a subscriber yet?  
Keyword Search
 in   
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...


Ángel Carrascosa Almazán
Ritmo, April 2017

Arthaus ha acoplado en una bonita caja de precio medio dos óperas anteriormente publicadas por separado, las cuales, la verdad, tienen poco en común, a no ser (es su principal argumento comercial) la presencia de Plácido Domingo en su última fase de esplendor como tenor (años 1988 y 1986). Bueno, sí, tienen otros denominadores comunes: puestas en escena a la antigua, bastante de cartón piedra, que sin duda encantarán a un grupo numeroso de operófilos llamémosles tradicionales. O la presencia de voces grandes (también en tamaño) y estelares. Y, no poco importante, la presencia de subtítulos en castellano.

En La Gioconda la voz de Eva Marton es casi excesiva, pero muy pujante, francamente arrolladora. A su lado, Domingo es muy caluroso y comunicativo, superior a cualquiera de sus colegas en CD o en DVD. También la Semtschuk impresiona por su fuerza, e incluso Manuguerra, pese a no poseer un timbre hermoso, convence por su intensa interpretación. Bien tanto el bajo Rydl como la contralto Lilowa. Floja la batuta, a la que orquesta y coro rinden por debajo de lo esperable. Lo peor para mi gusto es la fea escenografía y la convencional coreografía. En cualquier caso, parece que no hay otra versión globalmente superior en DVD.

Ni superior ni inferior en el caso de La Africana, pues es la única. Y basta, puesto que se trata de una grand opéra bastante trasnochada: aparatosa, truculenta, grandilocuente y con numerosos cambios de cuadro. Aquí el cartón piedra es sobre todo la música, carente de inspiración a lo largo de sus casi 200 minutos de duración (y parece que está abreviada). Se salva, por descontado, la famosa y magnífica aria de Vasco de Gama “Pays merveilleux!… O paradis”, que Plácido canta con su tremenda entrega y que provoca una estruendosa ovación. Pero apenas algún pasaje más es capaz de interesar (no digamos conmover o al menos convencer) al oyente actual.

De no ser por las soberbias prestaciones de la grandísima Verrett, del no menos grande Domingo e incluso de otras voces del reparto (sobre todo de una admirable Swenson, cuya aria de entrada es sencillamente magistral) esta función sería de veras tediosa.

Los decorados también son feos y pretenciosos, delirante la coreografía, y solo suficiente la dirección musical (aunque creo que difícilmente se podría sacar mucho más de la partitura). ¡Y esta es, al parecer, la mejor ópera de Meyerbeer, que no llegó a ver representada, puesto que murió durante los ensayos! Robert Schumann no pudo llegar a escucharla (había muerto cuatro años antes), pero tal vez el lúcido crítico que fue habría podido escribir un comentario tan insuperablemente breve y lapidario como el que le había dedicado en 1848 a otro título de Meyerbeer, El Profeta: “R.I.P.”. © 2017 Ritmo





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group