Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

Email Password  
Not a subscriber yet?  
Keyword Search
 in   
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...

Blas Matamoro
El arte de la fuga, May 2015

A Jacques Ibert le iba la marcha del espectáculo y por eso compuso música para el teatro y el cine. Su sensibilidad nutrida de impresionismo lo habilitó para ser un pintor del sonido, capaz de proponernos paisajes, para recordar los conocidos o inventar los desconocidos. Así supo montar escenografías musicales donde hacer jugar a sus personajes. Baste recordar el Don Quijote de Pabst donde Feodor Chaliapin recitaba y cantaba haciendo del cervantino caballero, como asimismo sus colaboraciones con Orson Welles y Gene Kelly.

Ibert era un entusiasta de lo quijotesco y aparte de la banda sonora citada compuso en 1936 un ballet con guión de Alexandre Arnoux, El caballero errante, destinado en principio a Ida Rubinstein, que no lo estrenó nunca y sí en cambio Serge Lifar en 1950. Tiene recitados y cuatro cuadros danzables con los conocidos episodios de los molinos, los galeotos, la edad de oro de la caballería y los comediantes, invento no cervantino éste, ya que se inspira en la historia del titiritero Maese Pedro pero con actores de carne y hueso más un gigante que mata a Don Quijote, el cual se transfigura y es objeto de una apoteosis. Eficacia episódica, unida a una elegancia de orquestación muy destilada y un fino españolismo, son las esperables virtudes de la obra.

Los amores de Júpiter, dado a conocer en 1946 sobre guión de Boris Kochno y coreografía de Roland Petit, es de muy otro carácter. Se trata de una evocación de la ópera-ballet del barroco, con personajes de la mitología clásica en clave de corte. Pero la ironía ibertiana pasa el primitivo modelo por la chufla de Offenbach, de modo que las divinidades sufren enredos matrimonales muy próximos a la vida burguesa, lo cual permite al compositor hacer citas de la comedia musical, el music hall y el jazz.

Para bien bailar con Ibert hace falta una orquesta que suene refinada y cachonda, con un sentido teatral del relato, coloridos muy destilados y momentos de sentimentalidad elegante. Es lo que hacen los muchachos de la Lorena conducidos por alguien como Jacques Mercier, que conoce bien a Ibert y al que le gusta salir junto al maestro de sabadete con calidad asegurada. © 2015 El arte de la fuga





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group