Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

 
Keyword Search
 
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...


Ángel Carrascosa Almazán
Ritmo, November 2018

Estas representaciones tienen algo en común: prima en ellas la espectacularidad para aprovechar la singularidad del enorme escenario, situado sobre el agua del Lago Constanza. El público, creo que en general no muy entendido, al que se procura no aburrir ni un momento, se halla bastante lejos, teniendo que escuchar a los cantantes amplificados. Pero esto no importa gran cosa a quienes que lo escuchen en disco.

No será por falta de grabaciones en vídeo, pero Carmen, por unos u otros motivos, no tiene suerte en este formato. Y esta versión no rompe precisamente la mala racha: no pasa de mediocre. A una dirección musical sumamente variable y tendente a la prisa y a la superficialidad, además de los varios cortes (¡una hora y 55 minutos!), se suma una puesta en escena francamente absurda y un elenco vocal en el que solo tiene pase la bella voz de la protagonista, Gaëlle Arquez, si bien su técnica respiratoria está por consolidar. Los cantantes que tienen a su cargo Don José y Escamillo son a cuál más deficiente, Micaela es vocalmente pasable pero insípida, y Mercedes, Frasquita y Zúñiga están bajo mínimos.

En Andrea Chénier (2011) el vestuario y los movimientos de los personajes son exagerados, histriónicos y hay multitud de elementos demasiado obvios, superfluos o demagógicos, al borde del desmadre, con el principal objetivo de llamar la atención. A veces se provoca al espectador a una risa muy inconveniente. El rol titular está a cargo de un demasiado lírico y engolado Héctor Sandoval; otro enésimo tenor que puede ser que dure un telediario… Maddalena la defiende con bella voz y notable solvencia la hace años espléndida Aida y hoy casi desaparecida Norma Fantini. El barítono Scott Hendricks (Gérard), más lírico de la cuenta al igual que los dos otros protagonistas, intenta suplir sus carencias vocales y canoras con su sobreactuación vocal y escénica (aun así, no resulta tan inadmisible como en Escamillo). Variable nivel de los secundarios, la dirección de Ulf Schirmer (al frente de una un poco escuálida Sinfónica de Viena) es algo descomprometida.

La flauta mágica (2013) está musicalmente algo más entonada, empezando por una batuta correcta y no muy inspirada. Ni uno solo de los cantantes principales ofende, si bien tampoco ninguno llega a seducir. Por ejemplo, la Reina de la Noche, Ana Durlovski, posee una voz no pequeña y una notable agilidad, si bien cala en algún sobreagudo. Y Tamino, Norman Reinhardt, no es precisamente el habitual tenor blanquísimo: su timbre es viril y agradable, pero añade algunos agudos fuera de estilo y lugar. En cuanto al Sarastro de Alfred Reiter, ya se pasó el mejor momento de este buen bajo. La escena, con numerosos elementos y hechos innecesarios, no llega a incomodar, salvo tal vez el desbarajuste de la obertura, que lo que consigue es distraer la atención de una música maravillosa.

La de Turandot (2015) me parece la puesta en escena más sensata de estas cinco óperas: respetuosa, provista de lógica… ¿es pedir demasiado?… Hasta cuando inventa algo (como cuando Turandot, al ver que Calaf ha acertado los enigmas, intenta clavarse un puñal), Marelli no cae en lo absurdo. Aun así, creo que no se libra de algunos detalles innecesarios. También coincide esta versión en ser la mejor dirigida musicalmente: parece que Paolo Carignani se emplea bastante más a fondo, sintiéndose más motivado y en sintonía que con Carmen. Una vez más (es lo habitual) el tenor es el punto más flaco del elenco vocal, sin llegar al desastre. Turandot no posee una voz adecuada ni bella, pues es estridente y tremolante, además de ser una floja actriz. Timur y el Emperador son (puede ser conveniente, pero no es obligado) muy mayores. Liù es, en cambio, una soprano lírica notable, y no digamos un joven bajo-barítono llamado André Schuen, estupendo como Ping. Bastante bien los coros de Praga y Bregenz, y muy bien la orquesta.

Para Aida es, como para tantos títulos verdianos, muy difícil hallar hoy un reparto que dé la talla; en esta representación de 2009 no se logró ni de lejos: todas las voces convocadas, con la posible excepción de Iain Paterson como aceptable Amonasro, son más líricas de la cuenta. Eso en el mejor de los casos, porque el Radamès de Rubens Pelizzari es de una insuficiencia pavorosa, míresele como se le mire. Esperaba más del a menudo notable Carlo Rizzi, que aquí solo destaca en algunos momentos; bastante tiene con intentar concertar a elementos a veces tan lejanos unos de otros. El en ocasiones excelente regista Graham Vick se debió de contagiar del ambiente general de Bregenz, cayendo en despliegues descontrolados de toda índole y rara vez justificados: la sobreabundancia de medios técnicos parece habérsele vuelto en contra. El punto más a favor de estos cinco DVD es que contienen subtítulos en español. © 2018 Ritmo





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group