Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

Email Password  
Not a subscriber yet?  
Keyword Search
 in   
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...


Jerónimo Marín
Ritmo, July 2017

BOWLES, P.: Piano Works (Complete), Vol. 1 (Invencia Piano Duo) 8.559786
BOWLES, P.: Piano Works (Complete), Vol. 2 (Invencia Piano Duo) 8.559787
BURGESS, A.: Orchestral Music - Mr W.S. / Marche pour une Révolution / Mr Burgess’s Almanack (Brown University Orchestra, Paul Phillips) 8.573472

Que no hay igualdad en este mundo es algo notorio cuando se piensa en los dos apellidos de los compositores que traemos a este rincón: Burgess y Bowles, que a buen seguro es la primera vez que se encuentra con ellos en una revista especializada en el mundo de la música clásica. Pero usted sabe perfectamente quienes son si les comentamos que Anthony Burgess (1917–1993) es el novelista de La naranja mecánica, entre otras obras, y Paul Bowles (1910–1999) el novelista de El cielo protector; y es que además de buenos escritores durante un periodo de sus vidas estuvieron dudando entre ser escritores o compositores. No son casos aislados: Schoenberg era también pintor, Schumann y Alfred Brendel, escritores notables; Prokofiev un fuerte ajedrecista.

Burgess apostó fuerte por la composición al inicio de su vida, pero ante la falta de éxito y presionado por su mujer, se dedicó a la literatura (unos sesenta libros, bastantes de los cuales se interrelacionan con la música, al estar estructurados tomando como modelo formas musicales como es el caso de Napoleon Symphony, reflejo de la Eroica de Beethoven).

En 1975, el director James Dixon contactó con él para que le enviara una obra suya y Burgess compuso ex profeso su Tercera Sinfonía, cuyo estreno fue para él “el momento artístico más grande de mi vida”. A partir de ahí, hasta su muerte 18 años más tarde, se suceden conciertos, una colección de 24 Preludios y Fugas, una opereta basada en el Ulisses de Joyce, música escénica…

En el disco aparecido figuran un Ballet basado en la vida de William Shakespeare de 1979 y que usa músicas anteriores suyas, y Mr Burgess’s Almanack, de 1987, para 14 instrumentistas, estrenada por la Orquesta de la Suisse Romande, basada en 12 movimientos que relacionan los doce meses con las doce notas de la escala cromática y los doce intervalos. El estilo de Burgess, tonal pero en una mezcla de Hindemith y Holst, suena a inglés, si esto significa algo, y su conocimiento de los arcanos de la música es manifiesto.

Paul Bowles

El caso de Paul Bowles es distinto, en primer lugar por ser menos prolífico y, en segundo lugar, porque su abandono de la composición fue casi definitivo cuando optó por la escritura con el éxito de El cielo protector en 1949, ya establecido en Tánger desde 1947. La poca atención del propio Bowles por su legado musical en su catálogo y preservación está dificultando el conocimiento de su música, por otro lado poseedora de una voz personal que difiere de la de un diletante con ocasionales piezas banales.

Estos dos discos recogen toda su música para piano o dos pianos, y todas las piezas, cuya duración oscila entre el medio minuto y los cuatro minutos, han sido agrupadas en ciclos, bien por el autor bien por los intérpretes, y un porcentaje elevado se presenta aquí en su primera grabación. En cualquier caso, estas piezas son un reflejo de sus intereses: los viajes (Carretera de Estepona), el folclore (Cuatro piezas latinoamericanas) y la literatura.

Estilísticamente se mueven dentro de una tonalidad expandida con ecos de blues, guiños folclóricos y contrapunto polimétrico como en Night Waltz, con piezas de una sonoridad totalmente equiparable al jazz actual. El Duo Invencia nos las sirve con solvencia y entrega. ¿Para cuándo la grabación de The Wind Remains, la zarzuela que escribió y que estrenara su amigo Bernstein en los cuarenta? © 2017 Ritmo



Félix de Azúa
Scherzo, March 2017

Me habría gustado titular este comentario así: “Elogio de la ligereza”. La música para piano de Paul Bowles es sin duda algo modesto y suave y tranquilo y elegante. A veces recuerda al Satie más ‘salonard’ e irónico y otras a esos poetas del piano que suelen vivir de lo local, siempre apartados y sensibles, como Mompou. También en ocasiones se acerca a la bárbara alegría de Bartók. Resumiendo, me ha gustado mucho.

Es poco comprensible que esta música deliciosa sea tan desconocida y haya llegado al día de hoy en buena parte inédita. Hasta siete piezas se graban aquí por vez primera. El dúo formado por Kasparov y Lutsyshyn a veces tocan juntos y a veces por separado un repertorio que ellos mismos describen de este modo: “El ingenio de Bowles, su lirismo, su humor y su encanto llenan estas joyas, junto con pasajes más dramáticos y turbulentos que evocan sus escritos literarios”. Es exacto y habría que añadir que son ellos quienes han llevado a cabo la investigación y desenterrado las piezas. Las composiciones, casi todas de tamaño minúsculo (sólo tres superan los ocho minutos) excepto la sonata para dos pianos que alcanza los 13’, tienen características muy próximas a la literatura y es evidente que deben ser ejecutadas por gente que las ame. Es el caso.

El éxito de su novela El cielo protector, sobre todo tras la adaptación cinematográfica, lo fue apartando de la música hasta abandonarla en el último tramo de su vida. A pesar de todo ya se han grabado sus piezas mayores, el Concierto para dos pianos, viento y percusión, la Sonata para flauta y piano, las Escenas del Anábasis, y tantas otras, pero faltaba esta colección de obras íntimas, delicadas y poéticas. ¿Literarias? ¿Ligeras? Evidentemente. Y quizás por eso tan atractivas y agradables. © 2017 Scherzo





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group