Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

Email Password  
Not a subscriber yet?  
Keyword Search
 in   
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...

Miguel Ángel González Barrio
Scherzo, July 2017

Aunque Wagner se decantó muy pronto por la ópera, en sus primeras obras cultivó la sonata para piano y la sinfonía. Su modelo fue, cómo no, Beethoven, el compositor que llevó la música al punto donde Wagner la tomó para revolucionar el teatro musical. Escribió la Sinfonía en Do entre abril y junio de 1832, “bajo la abrumadora influencia de la música de Beethoven, en la medida en que un hombre de veinte años es capaz de conocerla y entenderla”. No hay citas literales, pero la atmósfera, el carácter, la instrumentación, son claramente beethovenianos. Las referencias más claras son Séptima y Octava (también Fidelio). La Sinfonía en Do muestra que para Wagner una obra clásica era un drama, del que debían surgir las alternancias entre tensión y relajación. La forma debía plegarse de modo flexible a la expresión de ese drama. Merece atención aunque sólo sea por el schubertiano Allegro con brio del primer movimiento (hay también ecos mendelssohnianos) y el sincopado scherzo (Allegro assai), imaginativo y brillante.

Menos conocidos son los fragmentos de la Sinfonía en Mi de agosto y septiembre de 1834, cuando ya había compuesto su primera ópera, Las hadas. Wagner la abandonó tras componer un Allegro con spirito y el torso del Adagio cantabile (apenas treinta compases), ambos sin orquestar. Tras su muerte, Cosima entregó el manuscrito al director Felix Mottl, que orquestó los fragmentos. Llama la atención su inconfundible sabor operístico: el Adagio cantabile, que cita un tema del Adagio molto e assai espressivo de la Gran sonata en La mayor (1832), es más bien la melodía de un aria. No hay muchos discos en el mercado con este acoplamiento. Las versiones de Jun Märkl y la Orquesta de la Radio de Leipzig, vigorosas, románticas, espaciosas y muy bien grabadas, se me antojan preferibles a la escasa competencia (Järvi y Wakasugi). Florian Merz, con instrumentos originales, es más brioso e incisivo, pero no incluye los fragmentos de la Sinfonía en Mi. © 2017 Scherzo




Javier Extremera
Ritmo, May 2017

WAGNER, R.: Liebesverbot (Das) [Opera] (Teatro Real, 2016) (NTSC) OA1191D
WAGNER, R.: Symphony in C Major / Symphony in E Major (fragments) (Leipzig MDR Symphony, Märkl) 8.573413

Salvo el divino Mozart, todos los grandes compositores han sufrido en carne propia una dubitativa etapa de aprendizaje y dominio de ese oficio que a la postre le otorgaría fama inmortal. Pecados de juventud y travesías en galeras, antes de que finalmente brotaran sus obras maestras. Wagner no iba a ser una excepción. Algunas de esas músicas en pañales de un inquieto veinteañero, que ya busca su lugar en el mundo, están representadas tanto por estas partituras sinfónicas que edita Naxos, como por la segunda y malograda de sus óperas, Das Liebesverbot. Obras inmaduras, carentes de sello propio y nimia calidad sonora, que se hubieran diluido en el tiempo si el que las firma no fuera el autor de Parsifal (su espacio temporal transita entre 1832 y 1834). Productos por tanto, recomendados exclusivamente a curiosos empedernidos, obsesivos coleccionistas o chiflados wagnerianos como el que esto suscribe.

Tras su exitoso paso por el Real la temporada pasada (la obra se sobrelleva mejor en el patio de butacas que sentado al sillón de casa), La Prohibición de Amar (o La Novicia de Palermo, título impuesto para la única representación completa que soportó en su época) es un descarado y desenfadado pastiche (imperdonable que pese a su procedencia, no se incluya subtitulado patrio). Aquí Wagner es anti-Wagner (siempre abominó de esta ópera y no sin razón). Compuesta para el Teatro de Magdeburgo, la partitura huele hasta el hedor a los gustos y regustos musicales de la época, personificados en el belcanto de Rossini, Donizetti y Bellini. Su embarullado libreto se inspira libremente en Medida por Medida de Shakespeare, aunque posea más puntos de apoyo con el universo da Ponte que con el del autor de Hamlet.

¿Dónde radica entonces el interés para querer perder dos horas y media de tu vida? Pese a sus embriagadoras fragancias italianizadas, en la música está claro que no. Apelamos excusas históricas, ya que es la primera vez que se filma la ópera, tan imposible de ver sobre un escenario. Se puede esgrimir la vena cómica que explora, tan difícil de encontrar en el posterior currículo del creador. Regodearnos con la crítica ácida y el sarcástico retrato que hace de la puritana e hipócrita sociedad germana de su tiempo. Pero sobre todo, merece la pena tragársela sin rechistar, gracias a una puesta en escena amena y divertida, muy superior a la obra en sí. Pero, ¿somos capaces de encontrar algo de ese Wagner que muchos veneramos? Lo cierto es que sí, pues si uno escarba termina encontrando vestigios.

Aparte de lo anecdótico del uso del Amén de Dresde, su personalidad futura entra de puntillas en el psicoanalítico monólogo de Friedrich (aquí con el casco alado de Lohengrin), que merece ser nuestro oasis en el desierto. La carga psicológica, el relato interiorizado, el cantar lo que el personaje siente muy dentro, las dudas íntimas y humanas, el recrearse en la reflexión y no en la mera acción, son sin duda marca de fábrica wagneriana. De la música difícil redimir algo.

Kasper Holten atina en su propuesta escénica. Su desgarbada mano incluso llega a recordarnos al maestro Walter Felsentein y su añorada Ópera Cómica berlinesa. Una escena trepidante, colorida, fresca, imaginativa, dinámica, naïf, hilarante, moderna y original que consigue hacernos tragar lo intragable. Estupendos decorados (¡qué juego dan las escaleras!) y un esmeradísimo vestuario. El danés acierta plenamente al disfrazar a los cantantes durante la escena del Carnaval de héroes y heroínas wagnerianas. El desternillante epílogo final, con la ansiada llegada del rey, es puro delirio. La mismísima Angela Merkel aparece tirando al aire billetes, para jolgorio de esos habitantes del Sur de Europa (la acción transcurre en Palermo), que piensan gastárselo solo en “mujeres y licor”, como diría hace poco el presidente del Eurogrupo, Dijsselbloem. Tan vigente como la vida misma.

El almohadillado Ivor Bolton dirige en su habitual línea de superficialidad y discreción. Tampoco aquí hay mucho que explorar. Las tareas son más bien las de concertar y coordinar, pues la partitura se apaña bien con una mera batuta con sentido del ritmo. Eficaz el Coro de la casa. Del homogéneo reparto sobresalen los dos protagonistas. La estupenda actrizcantante Manuela Uhl hace una soberbia Isabella. Sus dotes para la comedia son providenciales. Sus cuantiosas tablas en la profesión le ayudan a la hora de enfrentarse a los pasajes más escarpados de coloratura. Potente instrumento y un timbre rotundo capaz de apianar bellamente. Está deliciosa en la angelical escena de la súplica. El gran barítono inglés Christopher Maltan no tiene la elegancia del Hermann Prey de 1983 (Sawallisch-Ponnelle), pero posee un grave dinámico y embaucador, concediendo una arrebatada y burlesca recreación.

Wagner sinfonista

El fervor y ardor juvenil de Wagner por Beethoven rebulle en el disco dedicado a su escueta obra sinfónica. Corpus que si lo confrontamos con sus Dramas sería como comparar un colibrí con un águila imperial. La Sinfonía en do Mayor (la única que completó) nos presenta un Wagner de 19 años. Una pieza agradable al oído gracias a sus pegadizos e italianizados temas, pero que termina por cansar debido a la infinidad de repeticiones y redundancias (como ver una peonza en un eterno girar). La partitura huele a y 8ª Sinfonías de Beethoven por los cuatros costados. El Andante (la menor) tiene momentos muy bellos y profundos en su discurrir fúnebre y expresivo. El escaso brillo de los atriles de la orquesta de la ciudad que lo vio nacer, no ayuda a hacer más apetitoso este extraño plato. La rigidez y aspereza de la cuerda y unas deslucidas maderas producen un sonido rudo, grisáceo y escasamente sinfónico, a veces incluso raquítico, donde la amplitud y frescura de su contrapunto solo genera pobreza de colores. Los fragmentos orquestados por Felix Mottl (el mismo de los Wesendonck Lieder) de la inacabada Sinfonía en mi mayor, pese al optimismo, euforia, chispa y humor, está colmado también de cursilería y pomposidad. © 2017 Ritmo





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group