Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

 
Keyword Search
 
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...


Santiago Martín Bermúdez
Scherzo, July 2017

La poética llamativa y sugerente de los títulos de las obras de Dutilleux (que compuso poco, pero extraordinario siempre, y casi siempre para orquesta; que vivió casi cien años: 1916–2013); esa poética se corresponde con la de los sonidos y, desde luego, con el intento y el logro de una técnica y una intuición artística que construyen todo un mundo de sonidos.

La Segunda sinfonía de Dutilleux opone una orquesta sinfónica a un conjunto de cámara, o al contrario, da igual. Al oír este CD hay que advertir que esta obra concluida en 1959 ya propone lo esencial del mundo sonoro del compositor: el color, la irregularidad métrica, el apunte de la frase que no se despeja, el misterio que se plantea mediante tímbrica y, sobre todo, en las dinámicas; más, claro, en ese “no resolverse” de la frase. Adviértase que el término y concepto de misterio lo usa el propio Dutilleux a menudo en los títulos o en las indicaciones de tempo; no lo usa uno aquí como esa muletilla fácil que oculta insuficiencias. Pero si la música no es misterio e inquietud, ¿qué es? Ya sé: vanguardia. Esos muchachos que trataron de humillar en ocasiones a Dutilleux. Lo consiguieron, pero él nunca cedió.

El concierto para violonchelo Tout un monde lointain fue encargo de Rostropovich como virtuoso. Timbres, espaces, mouvement fue encargo de Rostropovich, director de la Orquesta de Washington. Diversas circunstancias llevaron a Dutilleux hasta Van Gogh y el cuadro La nuit étoilée (Noche de estrellas). Declaraba Dutilleux: “Me dije entonces que a partir de aquel cuadro de Van Gogh, prodigioso por su aspecto tanto cósmico como místico, podría intentar alguna cosa análoga en el terreno de los sonidos, buscar una forma, pero sobre todo un material musical inusitado, relacionado con la extraña impresión de vértigo y de espacialidad cósmica que se desprende de esa tela. (…) Todo transcurre en el cielo, y el único vínculo con la tierra lo dan una pequeña iglesia y un ciprés, en primer plano, en idéntico movimiento de ascensión, lo cual tiene de por sí un valor simbólico”. ¿Es la obra más característica de Dutilleux? Quién sabe, pero sí es cierto que contiene lo que este compositor es para la música de su siglo, y aún hoy. Los tres movimientos de esta bellísima obra se titulan Nebulosa, Interludio y Constelaciones. ¿Hay que insistir?

Mystère de l’instant (1989), encargo de Basilea y Paul Sacher, se compone de diez miniaturas. Dutilleux, por una vez, renuncia a su marca personal de artista, su arte de la tímbrica, del color; y escribe para un conjunto de cuerdas, con címbalo húngaro y percusión. Hay contrastes entre los breves (a veces fugaces) movimientos, pero no es eso lo más destacado: hay sobre todo transformación de uno a otro. Son misterios, como titula el compositor, unos episodios que consisten, cada uno, en una idea concreta que surge del episodio anterior. Esta obra es otra noche, como el Cuarteto Ainsi la nuit o como la Noche de estrellas.

Ha habido varias incursiones en registrar la totalidad o parte de las obras orquestasles de Dutilleux, que entran fácilmente en tres CD. Recuerdo haber visto algunas de esas integrales en su estudio de la Isla de San Luis. Y tengo algunos, como tesoros que son. Darrell Ang y la Orquesta de Lille vienen a sumarse a este grupo de referentes de estos hermosos sonidos. Para lograrlos, Ang no necesita ser un virtuoso especialmente atlético; basta con dominar esos tempi cambiantes, matizar esas dinámicas que a veces quieren evaporarse (¿resolverse?), y sobre todo poseer la dimensión poética para traducir esos nocturnos y esos repentinos pero no inmotivados brillos que son el paisaje de estas músicas. Casi nada, ¿verdad? Darrell Ang se puede codear con Tortelier, Plasson, Hans Graf, Morlot y sus integrales; con Prêtre, Sacher, Ozawa, Rostropovich, Cambreling, Dutoit, Hans Graf. Y hasta con Munch. Este CD contiene belleza y es una belleza. Esperemos que sea el comienzo de un ciclo integral. © 2017 Scherzo





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group