Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

 
Keyword Search
 
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...

Germán Gan Quesada
Scherzo, September 2019

Segunda entrega, de generoso minutaje, para completar la integral de la música concertante para violín solista de Wolfgang Rihm emprendida por Naxos hace algunos meses; se trata, de nuevo, de una excelente grabación conjunta y de una demostración de la habilidad con la que Yang supera las considerables exigencias técnicas de alguna de las obras presentadas, aunque tan meritorias versiones no logren superar, en ninguno de esos dos aspectos, las inalcanzables referencias protagonizadas para Deutsche Grammophon (1992 y 2011) por Anne-Sophie Mutter, dedicataria de Gesungene Zeity Lichtes Spiel.

Si esta última obra, fechada en 2009 y subtitulada Pieza veraniega, por su calidez casi romántica (que, por momentos, parece recordar el segundo movimiento del concierto de Alban Berg), el relajado clima enigmático de su inicio y su ingeniosa conclusión participa de un espíritu de divertimentocomún a otras propuestas coetáneas del catálogo de Rihm (como el capricho Sottovoce 2, un año anterior), el resto del repertorio del disco responde a la ‘gran manera’ del compositor de Karlsruhe, respetuoso innovador de la tradición germánica. Las impresionantes construcciones climáticas y el carácter episódico global de índole dramática, basado en tempi contrastantes y en un diversificado tratamiento tímbrico (COLL’ARCO, Musik für Violine und Orchester nº 4, 2008), se llevan a su expresión más acabada y extensa en una obra mayor del repertorio concertístico para el instrumento de las últimas décadas: Gesungene Zeit (Musik für Violine und Orchester nº 2), compuesta entre 1991 y 1992, donde la ‘melodía infinita’ con que el solista encarna ese ‘tiempo cantado’ del título, apoyada por una orquesta a menudo discreta, dibuja amplios arcos de tensión y depara pasajes de exploración del registro agudo y súbitas explosiones sonoras memorables. © 2019 Scherzo




David Cortés Santamarta
Ritmo, July 2019

RIHM, W.: Violin and Orchestra Music, Vol. 1 (Tianwa Yang, Rheinland-Pfalz State Philharmonic, Mueller) 8.573812
RIHM, W.: Violin and Orchestra Music, Vol. 2 (Tianwa Yang, Rheinland-Pfalz State Philharmonic, Darrell Ang) 8.573667

La irrupción de las obras del joven Wolfgang Rihm en el panorama compositivo germano de mediados de la década de 1970 constituyó una suerte de revelación y de revulsivo frente al entonces aún imperante paradigma formalista del serialismo que tenía en Alemania uno de sus principales bastiones. En las declaraciones del compositor respecto a su propia poética (“Actúo por intuición y muy subjetivamente”) se advierte un tono especialmente polémico, al afi rmar una insurgente expresividad como principal impulso creativo, frontalmente opuesto a los principios constructivos que desde el fi nal de la Segunda Guerra Mundial habían dominado los centros de difusión de la música contemporánea. Sin duda, el pathos y las enormes tensiones que atraviesan las partituras de Rihm, el inmoderado uso de las potencialidades sonoras de la gran orquesta sinfónica, los dislocados ecos del pasado, que se extienden desde los gestos mahlerianos al desgarro del expresionismo, las grandes duraciones o unos contrastes sonoros en los que se yuxtaponen sin solución de continuidad los ensimismados momentos al borde de lo inaudible con explosiones de gran virulencia y que convierten la escucha en una experiencia límite, supusie
ron la manifestación más ejemplar y sólida de la inquietud que la nueva generación de autores estaba experimentando ante unos códigos estructurales que habían devenido estériles imposiciones.

Sin embargo, tras esa apariencia de agitada inmediatez late asimismo la extraordinaria capacidad constructiva del autor, que opera no mediante la aplicación de fórmulas predeterminadas, sino gracias a una insólita facultad para registrar ese magma sonoro y expresivo en formas siempre cambiantes que transcribe las texturas, aristas, ambigüedades y diversas intensidades de un intuitivo e impetuoso proceso creador.

La prolífica producción de Rihm, que supera las 400 composiciones, testimonia ese ímpetu a través de los más variados géneros y combinaciones. Los dos registros de Naxos suponen una integral de la música para violín y orquesta de Rihm. La violinista china Tianwa Yang, que ya había registrado las obras para violín y piano del compositor, aborda un conjunto de partituras que suponen una reinvención de la forma concierto, un término que, aunque nunca es empleado, siempre está latente bajo las singulares propuestas del músico alemán. Las seis partituras abarcan un amplio arco temporal, que se inicia con la temprana Lichtzwang (In memoriam Paul Celan), escrita en 1975-76 y alcanza Gedicht des Malers, de 2014, con hitos intermedios como Gesungene Zeit, una de sus obras más difundidas al estar dedicada a Anne-Sophie Mutter. La inventiva de Rihm para revisar una escritura concertística de raigambre romántica y expresionista es asombrosa. Aunque la alargada sombra del Concierto de Berg es constante en todas ellas, las infl exiones de Rihm conducen sus perfi les hasta los márgenes del trastorno. Tianwa Yang no sólo responde a las inclementes exigencias técnicas, sino que realiza una matizada interpretación que quizá resulta algo parca en lo expresivo, en buena medida por un acompañamiento orquestal que palidece ante otras grabaciones dirigidas por Bour, Gielen, Cambreling o Chung, donde las corrientes y la urgencia de la música de Rihm se evidencian con toda su energía. © 2019 Ritmo





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group