Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

Email Password  
Not a subscriber yet?  
Keyword Search
 in   
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...


Javier Extremera
Ritmo, April 2017

Magníficamente grabado en 2013 en esa ciudad (curiosamente), también con pena capital vigente como es Houston, este rudo Wozzeck (que respeta la partitura a 4), pese a su efectividad de laboratorio, se diluirá en el tiempo debido tanto a insalvables errores de casting, como por el estereotipado y formulario trabajo de dirección que, como diría Adorno, termina por hundirlo en lo difuso. Hans Graf (hombre de oficio cuyas ramas brotaran en la Mozarteum salzburguesa) carece de ese extra de ingenio que exige esta mesiánica obra. Espesa y desangelada en su caudal polifónico, Graf rehúye de la transparencia y claridad formal, apostando por un amasijo sonoro denso, embarrado y a veces incluso ruidoso y follonero, donde prevalece un ensordecedor fortissimo. En su afán por atiborrar toda la partitura de “efes”, se olvida de los contrastes y el lirismo exacerbado que encierran algunos de sus pasajes. Se cree que basta con tocar con muchos decibelios para hacer surgir el desvelo y la tensión interna.

A su discapacidad a la hora de crear ambientes opresivos y asfixiantes (su locomotora descarrila sobre los elocuentes y memorables Interludios), se le une un persistente emborronamiento de timbres y un desesperante monocromatismo (en su paleta no existen los grises), producto de una batuta de filo romo. Solo tiene ojos para la acción, olvidándose de la interiorización de los personajes. En lo formal busca más los aires posrománticos mahlerianos, que el expresionismo abstracto de Schoenberg, careciendo la narración de progresión melodramática (en el crescendo es capaz de pasar de cero a cien en menos de un segundo).

Roman Trekel es un cantante consumado y de fuste, además de un soberbio e inquietante actor. Presenta un Wozzeck gimoteante y vacilante, de limitada negrura en el registro grave, lo que hace que su cuchillo solo acierte a producir heridas leves (con esa forma tan particular de apianar que roza el falsete). Pese a que está muy cómodo en el sprechstimme, su liviana inflexión dramática no consigue profundizar psicológicamente en el personaje.

Errática y fuera de tiesto la Marie de la estupenda soprano Anne Schwanewilms. Su porte aristocrático y esa voz más lírica que dramática (casi angelical) chirría al dar vida a la leona enjaulada que es Marie (ella requiere graves y poderío antes que dulzura y delicadeza). Su fragilidad, inmaculez y belleza vocal le viene de perlas a los cuadros más líricos y sentimentales (esos donde comparte escena con su hijo, como el algodonoso monólogo que abre el Acto III), pero se atraganta en los torbellinos pasionales y en las estampidas de angustia. Ese insuperado clímax que es la escena del crimen, pasa ante nuestros oídos sin producir pavor o incomodidad (ni rastro del habitual respingo), pues se le dota de escaso fuelle dramático. © 2017 Ritmo





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group