Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

 
Keyword Search
 
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...

Sebastian Spreng
Miami Clásica, April 2020

Este DVD del concierto celebrando sus ochenta años es la edición apropiada para recordar a Krzysztof Penderecki, cuyo fallecimiento a los ochenta y seis fue anunciado recientemente. Nacido en el sureste polaco en 1933, fue uno de los tres grandes compositores de posguerra del país junto a Witold Lutosławski y Henryk Górecki, sin olvidar a Tadeusz Baird y Andrzej Dobrowolski. Hijo de un abogado, pianista y violinista amateur, estudió composición en Cracovia dejando un vasto legado musical que incluye ocho sinfonías notables representantes del modernismo de los años sesenta además de cuatro óperas entre las que se destaca Los demonios de Loudun basado en el libro de Huxley, conciertos y obras de cámara que fueron usados como banda sonora en largometrajes y que contribuyeron a su popularidad, las aterradoras The Exorcist, Children of Men, Wild at Heart, Shutter Island y The Shining de Kubrick que usó De Natura Sonoris II.

Fue uno de los poquísimos sobrevivientes de aquel modernismo radical, críptico, austero y frío, tan difícil de asimilar, que pierde adeptos con el correr del tiempo. A partir de los ochenta, incorporando un estilo mas lírico y romántico logró una yuxtaposicion de corrientes que favorecieron su aceptación y fama, la que nunca llegó como en el caso de Shostakovich o Prokofiev. Pese a haber abrazado ese particular “neo-romanticismo” con el que en realidad comenzó en 1958 para abandonarlo en los sesenta, Penderecki nunca dejó de ser un lobo disfrazado de cordero. Música difícil pero visceral, testimonial de una era debatiendose en la guerra fría, en sus palabras “El avant-garde nos dio la ilusión del universalismo. El mundo de Stockhausen, Nono, Boulez y Cage llegó para nosotros, aplastados por la estética del realismo socialista, entonces oficial, como una liberación“.

No obstante su primer gran triunfo fue el Lamento por las victimas de Hiroshima, una obra espeluznante para cincuenta y dos instrumentos de cuerdas no inspirada en el primer bombardeo atómico sino titulada después. Pieza apocalíptica, como el zumbido de millones de abejas enloquecidas, obra feroz que abre la gala en el nuevo gran teatro de Varsovia.

Tres obras de cada periodo en el concierto reune una serie de estrellas de la música que además fueron sus amigos. Despues del cataclísmico Lamento que lo consagró, aqui dirigido por Krzyztof Urbanski consiguiendo devastadora respuesta de la Filarmónica de Varsovia, sigue el Duo Concertante, compuesto en 2010 para Anne-Sophie Mutter y Roman Patkoló, un brutal desafio virtuoso que tanto el contrabajista como la genial violinista alemana abordan con pasmosa naturalidad. Asimismo los tres ilustres cellistas—Daniel Müller-Schott, Arto Noras y Ivan Monighetti- a cargo en el Concerto grosso (2001) se internan en el idioma barroco enfrentado al postromanticismo de la orquesta bajo la batuta de Charles Dutoit.

La segunda parte está integrada por Credo para coro, coro de niños y cinco solistas. Valery Gergiev dirige esta monumental composición en nueve secciones con textos en latin, de himnos litúrgicos polacos y del Pange Lingua gregoriano. Penderecki la consideró una de sus obras esenciales donde coqueteó con el jazz, el barroco y el canto gregoriano. Un impresionante final de fiesta para este coloso cuya vida transitó del avant-garde a la tradición amalgamándolas con técnica soberbia.

Vale la pena el bono adjunto del DVD con un reportaje al compositor que completa un homenaje que hoy se convierte en sentido tributo. © 2020 Miami Clásica



Ritmo, November 2019

“Dejé en el treno expresada mi firme creencia de que el sacrificio de Hirosima nunca será olvidado y abandonado”. Estas palabras fueron manifestadas por Penderecki en 1964, cuatro años después de componer la obra, y sintetizan de forma sincera sus intenciones al llevarla a cabo. La versión que proponemos sirvió para abrir el concierto de celebración del 80 cumpleaños del compositor en la Ópera Nacional de Varsovia. © 2019 Ritmo




Juan Berberana
Ritmo, December 2014

Nuevo homenaje del mundo musical a Kryzsztof Penderecki por su 80 cumpleaños, que tuvo lugar el pasado año. Pocos compositores contemporáneos (quizás el último fue Olivier Messiaen) han disfrutado de tantos y tan variados homenajes tras su longeva carrera. El concierto, registrado en este DVD en Varsovia, reúne a un nutrido grupo de directores y solistas, que muestran su pasión y reconocimiento por el polaco. Llama la atención la ausencia del, sin duda, mejor apóstol de su obra, Antoni Wit, si bien sí está presente en otras ediciones de este tipo. Creo que Penderecki, con franqueza, se lo merece. Y creo, además, que su orgullo puede estar más que satisfecho por lo complicado que resulta para los compositores actuales contar con la fama del polaco, tanto fuera de su tierra (lo más habitual entre sus colegas) como en su propia patria.

Penderecki es un semidiós musical en Polonia, y de nuevo hay que reconocer que con total justicia, por los años en los que ha sabido divulgar el legado musical de este país en el todos los ámbitos internacionales. Dos de los conciertos más hermosos que guardo en mi memoria musical tuvieron de protagonista al polaco: mi primera visita al Rudolfinum en Praga (hace casi 20 años; qué nivel de admiración causó nuestro protagonista como director y compositor) y su interpretación, en el antiguo Teatro Real de Madrid, de la Pasión según San Lucas (su mejor obra coral). Penderecki, en los años 80, era de los pocos autores contemporáneos que “arrasaba” en Madrid. Este DVD recoge su obra con cierta perspectiva histórica. Empezando por su escalofriante y rompedora Trenos por las víctimas de Hiroshima (1960), sin duda el mejor Penderecki, el juvenil, analizando su obra con el paso de los años. Más recientes, y ya dentro de un estilo totalmente anclado en el neo romanticismo o, incluso neo barroquismo, su Concerto Grosso para tres chelos (2000), no deja de ser una obra demasiado formalista, llena de imaginación, pero carente de los elementos que tan brutalmente nos dieron a conocer su original estilo hasta los años 80. Credo (1998) es una de tantas obras corales que, desde la citada Pasión, ha repetido en forma y fondo de la mano de una cierta obsesión religioso musical, durante los últimos 40 años. Pero no debemos renegar de esta etapa. No deja de ser un ejemplo más de algo que echamos en falta en tantos otros compañeros de generación, la capacidad de evolucionar y envejecer. Concierto entrañable. Edición más que recomendable para los apasionados del polaco, que somos muchos… © 2014 Ritmo





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group