Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

 
Keyword Search
 
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...


Gonzalo Pérez Chamorro
Ritmo, June 2019

Estas Bodas, grabadas en el coqueto Schiller Theater el 112015 durante el "exilio" por la reforma en la Unter den Linden, es uno de los pocos Mozart que se le conocen a Dudamel (con grandes detalles, aunque el fi nale del Acto II se le escapa en su grandeza), que ya dirigió en teatro un discutible Don Giovanni en la Scala. Ciertamente se benefi cia de la idea escénica de Jürgen Flimm, que desplaza a toda la "familia" de Sevilla a un retiro de fi n de semana en Cádiz, donde todo transcurre con frenética actividad (en la obertura ya se ve como, maletas en mano, los personajes se hospedan en un hotel de estilo colonial). Las Bodas es una obra difícil de sacar de su contexto, pero aquí funciona casi todo, a excepción del acto IV, que siempre deja tantas cosas en el aire. El habitar todos en el mismo hotel permite liberar la fantasía de encontrarse a escondidas, una vez fuera de sus estancias sevillanas habituales. Y con este reparto, todo funciona, salvo por un insulso Fígaro (Lauri Vasar) y una contenida Susana (Anna Prohaska, demasiado ligera). En cambio, sobresalen el oscuro y de porte incomparable Conde de Ildebrando D'Arcangelo y la señora condesa de la gran Dorothea Röschmann, a veces un poco forzada. De medalla de honor el Cherubino de Marienne Crebassa, portentoso (canora y teatralmente), y eso que se pasa media ópera metiendo mano y besando a toda donna que se le ponga por delante. Mención para el Antonio de Olaf Bär, un liederista de antes haciendo sus pinitos en papeles menores para despertar simpatía y ovaciones. © 2019 Ritmo



Andrés Moreno Mengíbar
Scherzo, June 2019

Le nozze di Figaroes uno de esos títulos operísticos que, por su riqueza argumental, la calidad de su texto y, sobre todo, la perfección absoluta de la imbricación de la más perfecta música con un texto lleno de garra teatral, ha sido, es y será continuamente revisitado, revisado y actualizado, tal es su pervivencia y su actualidad. En este caso, Jürgen Flimm diseñó para La Staatsoper de Berlín, por entonces (noviembre de 2015) en el Teatro Schiller, una alegre y divertida producción que, efectivamente, sabe otorgarle vida escénica a todas las posibilidades que encierra esta obra maestra. Ambientada en los años 20, con un vestuario muy vistoso e imaginativo y con unos muy seductores juegos de luces, Flimm mueve con agilidad a los actores de este ‘día loco’ y juega a explicitar, siempre con mesura y sin chabacanería, la sensualidad implícita en la música de Mozart.

Dudamel dirige desde una perspectiva que mira más bien al pasado directorial. Sus mejores momentos son los más líricos, como las arias de la condesa, el aria de Barbarina o un Deh, vieni, non tardarfraseado con mimo y lubricidad. Ahora bien, su batuta cae en tempos poco acentuados en los momentos más agitados, con escasez de sforzandien momentos donde la garra orquestal es tan esencial como en los recitativos acompañados, en Aprite un po’ quegli occhio el trepidante final del segundo acto.

Pocas pegas cabe ponerle a un reparto extraordinario. D’Arcangelo es un conde magnífico en lo vocal y en lo actoral, y Röschmann está maravillosa y conmovedora como la condesa, con una voz con brillo y densidad a la vez. Prohaska es un dechado de picardía y de brillo vocal, mientras que Crebassa diseña un Cherubino muy sensual gracias a una voz que es puro terciopelo. Algo por debajo, por poco expresivo, el Figaro de Vasar y estupendo el resto del reparto. © 2019 Scherzo





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group