Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

Email Password  
Not a subscriber yet?  
Keyword Search
 in   
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...

Fernando Fraga
El arte de la fuga, November 2016

La historia de Fedra y Teseo, Hipólito y Aricia, originaria de la mitología griega inmortalizada por Eurípides y luego retomada por Racine, es un jugoso tema, susceptible por méritos muy propios de ser llevado al teatro cantado. El amor culposo de la madrastra (Fedra) hacia el hijo (Hipólito) de su esposo (Teseo), con las terribles consecuencias del rechazo del hijastro enamorado a su vez de Aricia, era (y es) un asunto que parece hecho a la media de un escenario operístico.

A lo largo de la historia de la ópera ha sido objeto, pues, de interés, desde Rameau (Hippolyte et Aricie, 1677) hasta los contemporáneos Sylvano Bussotti (1988) o el músico argentino Mario Perusso (2011).

En 1915 Ildebrando Pizzetti sobre un texto de D’Annunzio compuso su propia Fedra que estrenaron en la Scala de Milán Salomea Krusceniski y el tenor canadiense Edward Johnson. Régine Crespin dejó grabado el fragmento de la muerte de esta Fedra en 1959, en compañía de Gianandrea Gavazzeni. Esta obra pizzettiana se cantó recientemente en Palermo y Montpellier

Rosa Ponselle en una grabación recordó en 1935 (con una plegaria: O divina Afrodite) que su profesor Romano Romani había escrito una obra con este mismo tema.

El recuerdo, empero, de Fedra como protagonista de un drama apasionante se mantiene muy presente en el mundo de la ópera, porque en Adriana Lecouvreur de Francesco Cilèa hay una escena donde la protagonista recita la escena del richiamo (llamada) perteneciente a la obra de Racine, situada en ese momento por los autores operísticos con fines muy dramáticos. Es el enfrentamiento de dos rivales (soprano y mezzosoprano, desde luego) por el amor de un hombre (tenor, claro).

Pero hay dos óperas basadas en este tema (de que también trató Plutarco) que han merecido la atención en tiempos recientes, siendo objeto de grabación audio, una de Mayr, la otra de Paisiello.

La del que fuera profesor de Donizetti, o sea Giovanni Simone Mayr, fue en 2008 considerada por parte de un escenario alemán, el de Braunscheig, afecto a este tipo de recuperaciones. El sello Oehms se encargó de pasar el resultado de esas funciones al disco.

La del italiano, Giovanni Paisiello, compositor de un Barbero de Sevilla pre-rossiniano y una Nina, pazza per amore que hizo furor en la época, fue escenificada en el Teatro Bellini de Catania en enero de 2016 y es ahora Dynamic quien la lleva al mercado discográfico, con la posibilidad paralela, como suele hacer este sello, de ofrecerla asimismo en imágenes en un futuro probablemente cercano.

En la carátula del disco figura que se trata de una primera grabación mundial. Esto no es verdadero o, al menos, se trata de una verdad con matices. En 1958 Angelo Questa dirigió en la RAI de Milán una ejecución de la obra contando con la potente Lucilla Udovich como protagonista. Pero como la edición siciliana dirigida por un especialista en la música de esa época el director (además de estudioso y cantante) francés Jérome Correas, utiliza una edición basada en el autógrafo conservado en el San Pietro a Majella de Nápoles, puede aceptarse tal información en entredicho.

El argumento mitológico en manos del libretista de Paisiello (Luigi Bernarbò Salvoni) da mucha preponderancia, algo raro dentro de la situación planteada, al personaje de Aricia y, según reglas de la época, la obra acaba con un lieto fine con la diosa Diana en plan “deus ex machina” declarando la felicidad perpetua de la joven pareja en enamorada. Claro que Fedra, la que da origen a la acción, es castigada.

Estrenada en Nápoles en 1788, un año después del estreno del Don Giovanni mozartiano, la música de Paisiello sin embargo, está más cercana al Mozart de juventud que al de la madurez, con claras influencias también de Gluck, sobre todo a través de las variadas intervenciones del coro (que dirige en Catania, es necesario citarlo, Ross Craigmile). Hay, aparte del interés puramente musical, un potente concepto escénico que demuestra el talento teatral de Paisiello pese al ropaje un tanto pomposo en que está envuelto el drama. Es una ópera seria con inspiración suficiente, tanto por la parte vocal como la instrumental, para merecer esta puesta al día.

La versión siciliana que propone Dynamic está, como se adelantó, muy bien concertada por Correas que extrae de la orquesta del Teatro Massimo Bellini, pese a ser un conjunto poco habituado a interpretar este repertorio, un sonido adaptado a las exigencias estéticas de la ópera. El coro pasa su dura y cambiante prueba con holgura y los solistas responden con unidad de estilo a las imposiciones directivas. Ha habido, se nota, un enorme trabajo de preparación.

Merecen la cita los cuatro personajes centrales: una soprano bien bregada en territorio barroco, como es Raffaella Milanesi, quien compone una expresiva e impoluta Fedra; a su lado la mezzo Caterina Poggini en Hipólito (papel concebido para el castrado Crescentini), pese a algunos evidentes límites instrumentales, canta con atención y disposición una parte como era de esperar llena de dificultades. Aricia es una conveniente Anna Maria dell’Oste (que muchos recordarán por la Donna Anna interpretada en Il dissoliuto punito de Carnicer en La Coruña) quien, junto a Poggini, saca adelante con provecho el dúo No, non partir, uno de los instantes cumbre de esta hermosa partitura. Las tres voces femeninas, por otro lado, suenan tímbricamente muy parecidas, algo que puede resultar un tanto monótono. El tenor Artavazd Sargsyan, bonita y clara voz de un lirismo homogéneo y luminoso (alguna escasa nota aguda no suena tan bien), hace destacar al afligido Teseo.

A la altura de los cuatro citados, el resto del equipo con un recuerdo especial para Pira Bivona porque cuenta al inicio del acto II con un aria que resuelve con buenas intenciones y equivalente entusiasmo (Pietà non merita). © 2016 El arte de la fuga





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group