Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

Email Password  
Not a subscriber yet?  
Keyword Search
 in   
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...

Fernando Fraga
El arte de la fuga, January 2016

De extraordinario puede calificarse el currículo de la soprano genovesa Daniela Dessì. Desde que se detecta su primer paso profesional en 1979 (la rara Carlina de la asimismo extraña Le serve rivali de Traetta) hasta la actualidad, la inquieta cantante ha pasado del barroco (el sobrio de Monteverdi y el florido de Vivaldi) al verismo y la modernidad de Zandonai y Wolf-Ferrari, siempre dentro del orbe italiano (en el que se incluye la Fiordiligi mozartiana), pasando entre medias por dos de los personajes procelosos del repertorio patrio, pues tales son Norma y Gioconda. Le quedaban Lady Macbeth y Turandot; esta última ya incorporada en diciembre de 2012 en el Teatro de su ciudad natal, el Carlo Felice. Dynamic estuvo allá para demostrárnoslo en imágenes.

Dessì conoce sus medios y sabe cómo manejarlos. Su trabajo sobre la cruel princesa pucciniana se basa en un detallado fraseo y en una traducción musical donde la agresividad exterior de la princesa china es como una fachada que oculta tras ella a una mujer frágil y sensible, obligada por circunstancias ajenas a levantar un muro de defensa para vengar una violación a una antepasada. Un concepto que hace aún más creíble la derrota sentimental conclusiva. Si bien a veces al límite de sus posibilidades, la cantante sale airosa del desafío, por más que voces de mayor opulencia y agresividad, porque así se lo permite el personaje salgan más airosas aparentemente ante este descomunal desafío instrumental. Más rotundas sí, pero de no tan matizado e inteligente el retrato. No es probablemente la Turandot ideal, pero… ¡Bravo por la Dessì!

Como Calaf, era de esperar la presencia de Fabio Armiliato ya que suele ser una parte incluida en su oferta canora; de hecho, en 2010 en Sevilla lo fue al lado justamente de la Liù de la Dessì. Su lugar fue ocupado por Mario Malagnini, tenor de bellísima voz (recuerda a la de Aragall) quizás un poco forzada en un papel algo heroico para sus medios hermosamente líricos. En concreto está brillante y generoso en el acto I; menos puede que para no restarle protagonismo a su compañera de fatigas, excluyendo además la alternativa nota aguda, en el III; de nuevo entregadísimo en el III, ya desde el esperable y ostentoso Nessun dorma.

Roberta Canziani, ya conocida como Biancafiore justamente al lado de la Francesca da Rimini de la Dessì en Martina Franca, es una Liù impecable. Por voz, canto y emoción. Tres características inevitables para traducir fielmente tan encantadora entidad.

El vozarrón del bajo Ramaz Chikviladze permite pasarle por alto un curioso fraseo algo entrecortado por momentos como si estuviera (¿?) corto de fiato. Sin embargo, con él no pierde estatura (incluso física) el noble Timur.

Demasiado saludable vocalmente el Altoum de Massimo La Guardia teniendo en cuenta la significativa decrepitud del emperador. El trío ministerial, estupendo (Francesco Verna, Enrico Salsi, Manuel Pieratelli), a pesar de que en su gran escena hubo instantes de desajuste. Sonoro el Mandarín de Fabrizio Beggi, prueba del primor con que ha arropado el teatro genovés el debut de su insigne conciudadana. Atención y cuidado extensibles a una orquesta muy bien manejada por la veteranía de Donato Renzetti y un coro casi a su altura, más el masculino que el femenino. Se tuvo la responsabilidad de acudir al final escrito por Alfano y no al oportunista e inapropiado de Berio.

El montaje de Giuliano Montaldo (original de Fausto Cosentino) narra con claridad el argumento del trio Puccini-Adami-Simoni, con decorados (Luciano Ricceri) y vestuario (Elisabetta Montaldo Bocciardo) que no ofrecen la menor duda de dónde transcurre la acción. La iluminación de Luciano Novelli colabora al buen resultado global y sin duda a favorecer la toma visiva de Matteo Ricchetti, mientras unos bailarines (coreografía de Giovanni di Cicco) y unos mimos ayudan a que lo que ocurre en escena sea de mayor claridad.

En fin, un espectáculo musical y teatral disfrutable que habla muy a favor de un teatro que no está en el ranking de los más conocidos de la Península (Milán, Venecia, Nápoles, Bolonia) pero que sabe hacer muy bien lo que se propone. © 2016 El arte de la fuga





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group