Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

 
Keyword Search
 
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 

ROSLAVETS, N.A.: Piano Works (Complete) (Andryushchenko)


Grand Piano GP743-44

   Ritmo, April 2018

English        French        German        Spanish
See latest reviews of other albums...


Juan Carlos Moreno
Ritmo, April 2018

BERSA, B.: Piano Works (Complete), Vol. 1 (Filipec) GP767
FIŠER, L.: Piano Sonatas (Complete) (Šimurdová) GP770
GLINKA, M.I.: Piano Works (Complete), Vol. 1 - Variations (Fiolia) GP741
KALOMIRIS, M.: Solo Piano Work (Complete) (Chauzu) GP748
KAPRÁLOVÁ, V.: Piano Music (Complete) (Koukl) GP708
LOURIÉ, A.: Piano Works (Complete), Vol. 2 (Koukl) GP750
ROSLAVETS, N.A.: Piano Works (Complete) (Andryushchenko) GP743-44

El sello Grand Piano no deja de sorprendernos con discos que nos descubren compositores y repertorios pianisticos que en no pocas ocasiones constituyen todo un hallazgo, algo que va mucho mas alla de la mera curiosidad. Y ello en ediciones con voluntad de integrales y a cargo de interpretes de calidad contrastada. Esta remesa de discos asi lo prueba: son, en su mayoria, una buena muestra de la variedad de corrientes, modas y esteticas (del romanticismo a la vanguardia, pasando por el nacionalismo, el misticismo y el simbolismo) que pugnaban por hacerse oir en la primera mitad del siglo XX en unos centros musicales que, en base a un criterio geografico, bien podrian calificarse de “perifericos”: Rusia, Grecia, Croacia y la antigua Checoslovaquia.

Ese marco cronologico queda flanqueado por otros dos autores: avanzandose a el, el ruso Mikhail Glinka (1804–1857); mas cercano a nuestra epoca, el checo Luboš Fišer (1935–1999). Ambos no podian ser mas diferentes, aunque ambos sean particularmente representativos de los tiempos que les toco vivir. Del considerado padre de la musica rusa se recoge una coleccion de variaciones sobre arias de operas que hacian furor entonces, como I Capuleti e i Montecchi de Bellini o la Anna Bolena de Donizetti, entre las que se abren paso tambien algunas otras obras del mismo estilo, pero con un acento ruso o eslavo mas identificable, como las Variaciones sobre la canción “El ruiseñor” de Alabiev o las Variaciones sobre un tema original. Es pura musica de salon, hecha para lucimiento del pianista de turno y despertar el entusiasmo de un entregado publico. Tiene su gracia y encanto, pero a pequenas dosis, que de lo contrario se corre el riesgo de quedar empachado con tanta acrobacia, y eso a pesar del entusiasmo que la joven Inga Fiolia le imprime.

Dramático retrato

Fišer es otra historia. Sus ocho Sonatas para piano (en realidad siete, pues la segunda fue destruida por el propio compositor) son un dramatico retrato autobiografico de un compositor que alcanzo renombre en la Checoslovaquia socialista gracias sobre todo a sus obras orquestales y sus bandas sonoras, pero que hubo siempre de luchar por ser el mismo en una escena musical que no veia con buenos ojos ni la modernidad ni la contestacion. Es cierto que obras que en la decada de 1960 le consagraron a nivel europeo, como Lamento por la destrucción de la ciudad de Ur, han quedado hoy envejecidas, pero no es eso lo que sucede precisamente con estas sonatas: si la Primera (1955) es una pagina de perfil neoclasico, a partir de la Cuarta (1964) emerge un compositor que abandona la forma tradicional para buscar la concentracion en un unico movimiento, motivos en ostinato, contrastes dinamicos y tempi impulsivos que hacen de cada Sonata la expresion de un drama, un grito de rebeldia.

La Sonata n. 6 (1978), subtitulada “Demonio”, es especialmente representativa de ello, aunque a partir de ella se de tambien cierta recuperacion de la melodia mas lirica, la misma que tine de melancolia y pesimismo la Séptima (1985) y la Octava (1995). La interpretacion de Zuzana Šimurdova acierta a plasmar todos los contrastes de esta musica tan intensa y vivida de un modo magistral.

Tambien checa es Viteˇzslava Kapralova (1915–1940), una joven llena de talento desgraciadamente desaparecida demasiado pronto. Hija del compositor Vaclav Kapral, estudio composicion con Novak y direccion de orquesta con Talich, aunque si una figura la marco especialmente, ese fue Martinu˚. Su musica se mueve entre el neoclasicismo y el modernismo caracteristicos del periodo de entreguerras, y siempre con un acento fresco, original. La Sonata appassionata (1933), la Passacaglia grotesca (1935), la coleccion de preludios Abril (1937) y las Variaciones sobre el carillón de la iglesia de St-Étienne-du-Mont (1938) son algunas de las obras recogidas aqui, que todo un especialista en estos repertorios, como es Giorgio Koukl, defiende con su habitual eficacia.

Extraordinario es tambien el interes de los discos dedicados a los rusos Nikolai Roslavets (1881–1944) y Arthur Lourie (1892–1966). El de este ultimo, segundo volumen de la integral que le esta dedicando este sello, viene interpretado tambien por Koukl y recoge las obras compuestas entre 1912 y 1938 por este compositor: las mas antiguas, como Dos poemas (1912) o Síntesis (1914), se distinguen por unir las intuiciones del Scriabin mas experimental con el futurismo; las mas recientes, escritas ya en el exilio, dan una vuelta de tuerca a la pieza de circunstancia, pero sin que falte en ellas cierto gusto por lo grotesco, como en Valse (1926).

Scriabin y vanguardia son tambien los pilares sobre los que se levanta la obra de Roslavets, muy criticada por ello mismo por los estetas sovieticos, que consideraron al musico “un parasito que debia ser castigado”. Esa es la razon de que muchas de sus composiciones, como dos de sus cinco sonatas (la Tercera y la Cuarta), se hayan perdido. Lastima, porque se trata de una musica que una y otra vez sorprende al oido con sus novedosas formulas armonicas y ritmicas, sin que ello signifique solipsismo experimental alguno. Una vez mas, la version, en esta ocasion a cargo de Olga Andryushchenko, es optima.

Los dos discos restantes de esta entrega no son tan osados en sus propuestas: el croata Blagoje Bersa (1873–1934) es un epigono del romanticismo centroeuropeo, muy marcado por Brahms en su Sonata n. 2 (1897) y por el virtuosismo de Liszt en su Fantasie-Impromptu (1899), influencias tambien presentes en el griego Manolis Kalomiris (1883–1962), si bien coloreadas por la musica popular de su pais en los tres cuadernos de miniaturas que conforman Para los niños griegos. © 2018 Ritmo





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group