Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

 
Keyword Search
 
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...


Rafael-J. Poveda Jabonero
Ritmo, September 2018

Interesante estuche con cinco DVD que recogen producciones procedentes del Festival de Glyndebourne en sus ediciones estivales de 2006, 2012 y 2015. Las versiones de las tres óperas se apoyan en la misma orquesta como denominador común, una formación integrada por instrumentos de época, con muy buenos instrumentistas, que se mueve a sus anchas en el repertorio mozartiano, como ha dado muestras en numerosas ocasiones. Aquí la encontramos a las órdenes de Ivan Fischer en Così fan tutte (junio-julio de 2006) y de Robin Ticciati en Las bodas de Fígaro (agosto de 2012) y El rapto en el serrallo (julio de 2015). En líneas generales, se puede decir que ambas batutas se adaptan con ingenio a la ideología de la orquesta y obtienen resultados atractivos desde el punto de vista sonoro, aunque en el primero de los títulos mencionados se puedan apreciar ciertos problemas en este aspecto. Esta visión repercute en el tratamiento del esencial aspecto dramático-musical de las obras, algo parece estar mejor solucionado por Ticciati que por Fischer. Los directores de escena son Michael Grandage en Las bodas, Nicholas Hytner en Così y David Mcvicar en El rapto en el serrallo.

Se puede decir que las puestas en escena presentan fuerte personalidad e inteligencia, sin caer en las extravagancias absurdas (en muchas ocasiones absolutamente inteligibles, ridículas en otras y, casi siempre, disparatadas) a que recurren bastante más de lo deseable gran parte de los directores de escena actuales en sus montajes de títulos de repertorio. Al fin y a la postre, las obras de que se trata requieren de pocos aditamentos, pues basta con dejarlas fluir por sí mismas para obtener los resultados correctos. La eficiente dirección de actores permite la libertad suficiente y adecuada al actorcantante para desarrollar su personaje de acuerdo con su propia personalidad, y eso crea la necesaria intercomunicación entre el público y los diferentes elementos que integran la escena.

Sally Matthews destaca en sus papeles de Konstanze y Condesa. Quizás sus medios se adapten mejor, no obstante, al primero de los personajes, aunque ambos los resuelve con eficiencia vocal y escénica. El rapto en el serrallo cuenta además con el vistoso Belmonte de Edgaras Montvidas, quizás con forzada afectación en determinados momentos. Tobias Kehrer es un histriónico Osmin que ha tomado nota de Kurt Moll, la máxima autoridad en la materia, pero que queda precisamente por él ensombrecido. Deliciosa e imaginativa la Blonde de Mari Eriksmoen y, a veces afectado en demasía el Pedrillo de Brenden Gunnell. Correcto Franck Saurel como Pasha.

En Las bodas de Fígaro, aparte de la Condesa de Sally Matthews, Vito Priante y Lydia Teuscher componen una muy bien avenida pareja de sirvientes en lo escénico, aunque no tanto en lo vocal, sobre todo en lo que a Figaro se refiere. Tampoco terminan de convencer vocalmente Audun Iversen como Almaviva ni Isabel Leonard como Cherubino, a pesar de que escénicamente funcionen a la perfección. Algo sobre actuados Andrew Shore, Colin Judson y Ala Oke como Bartolo, Don Curzio y Don Basilio, respectivamente, y Ann Murray como Marcellina compensa su voz ya limitada con su experiencia sobre el escenario. Correctos el resto.

La dirección musical de los dos títulos anteriores es notable, siempre atendiendo al concepto historicista en el que se encuentra enclavada. Quizás Iván Fischer no llega a tanto en su versión de Così fan tutte, pues hay ciertos momentos en los que parece no saber muy bien por donde ir. Esto se aprecia desde los primeros compases de la obertura. Tampoco el plantel de protagonistas resulta tan convincente como en las otras dos óperas. A pesar de estar muy bien actuadas, fallan en lo vocal las dos parejas de enamorados. En todo caso, creo que están más acertados ellos que ellas. Miah Persson no posee la voz para Fiordiligi, y esto desequilibra un tanto en lo vocal sus dúos con la Dorabella de Anke Vondung, mucho más centrada en su instrumento. Lo mejor quizás sea la Despina de Ainhoa Garmendia y el Don Alfonso de Nicolas Rivenq, aunque con ciertos reparos este último, especialmente al comienzo de la representación.

Buenas imágenes y realización. Las representaciones de cada ópera se acompañan con los extras de rigor que ya han quedado “institucionalizados” en cualquier publicación de estas características que se precie. En este caso se dispone de alrededor de una hora de extras.

En conclusión, se puede decir que, a pesar de los reparos apuntados, nos encontramos ante unas muy recomendables versiones en imágenes de estas obras. © 2018 Ritmo





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group