Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

Email Password  
Not a subscriber yet?  
Keyword Search
 in   
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...


Javier Mitchell
Culturalmente Incorrecto, September 2015

“Il Signor Bruschino, Ossia Il Figlio Per Azzardo” (título original en italiano; en español, “El Señor Bruschino”, o “El Hijo Por Azar”) es una farsa operística (farsa giocosa per musica) en un acto con música de Gioachino Rossini y libreto en italiano de Giuseppe Maria Foppa, basado en la obra “Le Fils Par Hasard, ou Ruse et Folie de Alissan”, de Chazet y E.T.M. Ourry. Se estrenó en Venecia en el Teatro San Moisè el 27 de enero de 1813. La ópera no se estrenó en Estados Unidos ni en el Reino Unido hasta el siglo XX, y se interpreta raramente en la actualidad.

Naxos lanzó al mercado americano la edición en formato blu-ray de “Il Signor Bruschino”, producción del Rossini Opera Festival, de Pesaro, Italia, grabada en vivo en agosto del 2012. El maestro Daniele Rustioni dirige a la Orchestra Sinfonica G. Rossini y la dirección es grupal, a cargo del Teatro Sotterraneo. Roberto Cafaggini es el responsable de la puesta lumínica y el diseño de sets y vestuario está a cargo de la Accademia di Belle Arti di Urbino. El elenco está formado por Carlo Lepore como Gaudenzio, Maria Aleida como Sofia, Roberto de Candia es Bruschino senior, Francisco Brito es Bruschino junior y un official de policía, David Alegret como Florville, Andrea Vincenzo Bonsignore como Filiberto y Chiara Amarù como Marianna.

De 1810 a 1813, el joven Rossini compuso cuatro farsas italianas, empezando por “La Cambiale di Matrimonio”, su primera ópera, y acabando con “Il Signor Bruschino”. Estos tipos de piezas breves fueron populares en Venecia a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX. Las piezas eran íntimas, con un elenco de cinco a ocho cantantes, siempre incluyendo una pareja de amantes, en este caso Sofia y Florville; al menos dos partes cómicas, aquí Bruschino padre, Gaudenzio y Filiberto, y uno o dos papeles menores, aquí Marianna, Bruschino hijo y un policía. El estilo exigía mucha comedia visual improvisada por los intérpretes, y a menudo un “tic” lingüístico compulsivo. Aquí, Bruschino hijo a menudo repite la frase “Oh, es tan cálido!”. Las farsas de Rossini tienen también un significativo elemento sentimental.

La trama transcurre en el castillo de Gaudenzio en Francia en el siglo XVIII. Sofia y Florville están enamorados, pero su guardián, Gaudenzio, se opone al matrimonio. El padre de Florville y Gaudenzio son antiguos enemigos. El padre de Florville muere, con lo que queda eliminado un obstáculo, pero Gaudenzio ya ha acordado casar a Sofia con el hijo de su antiguo amigo, Signor Bruschino. Sofia nunca ha conocido a su prometido, pues los han prometido por correspondencia. En su camino para conocer a Sofia, el joven Bruschino se para en una taberna, consume por un monto elevadísimo y es detenido por ser incapaz de pagar. Captando la oportunidad, Florville pretende ser Bruschino hijo de manera de poderse casar con Sofia. Las complicaciones surgen cuando Bruschino hijo llega a la casa de Gaudenzio. Afortunadamente, sin embargo, al final se ve obligado a aceptar a Florville como su propio hijo. En un divertido trío, Florville (como Bruschino hijo) pide a su “padre” el perdón, mientras que Gaudenzio censura al viejo Bruschino por su falta de simpatía paternal.

La producción del Festival de Ópera Rossini en Pesaro no tiene miedo a insertar elementos innovadores a sus producciones cuando la ocasión lo exige. No es sólo por tratar de ser moderno sino también porque es la única manera de encontrar una manera de revitalizar obras que en la actualidad poseen argumentos algo pasados de moda. Ciertamente, muchas de las primeras obras de Rossini están lejos de ser obras maestras, pero hay innovaciones maravillosas , humor y técnicas en las que un poco de ironía puede elevarlas a otro nivel sin llegar a despersonalizarlas.

Con este espíritu de avanzada, el festival está dispuesto a analizar más ampliamente sobre cómo se puede presentar la ópera y contratar a un grupo de teatro colectivo joven y sin experiencia previa de dirigir ópera, llamado “Teatro Sotterraneo” (“Underground Theatre Group”) para tratar de traer algo nuevo a “Il Signor Bruschino”. Esta es una obra que puede beneficiarse con un toque de modernización, restauración y pulido. El Teatro Sotterraneo trae entonces este concepto de un irónico “Rossiniland”, un parque temático dedicado a las obras de Gioachino Rossini, donde las obras del compositor son ejecutadas por actores y cantantes vestidos para la ocasión, como en “Disneyland” o cualquiera de los parques temáticos de Disney.

En “ Rossiniland”, visitantes , turistas y grupos escolares pueden pasear y ver pequeñas escenas de las obras del maestro realizadas por actores de pelucas extravagantes y un colorido vestuario “de época”. Comen pop-corn, se toman selfies y luego pasan a los “gift shops” (tiendas de regalos) o a la próxima atracción. Inevitablemente, cuando anuncian “Il Barbiere di Sevilla”, “La Gazza Ladra” y “Guglielmo Tell” la gente corre hacia ellas, dejando poco público para esta menos conocida “Il Signor Bruschino”, aunque siempre queda algún aventurero u otros simplemente se equivocaron de obra, pudiendo disfrutar los modestos encantos de este inusual trabajo. Dentro de este tipo de entorno “Il Signor Bruschino” puede parecer un poco un pastiche o una parodia. En cuanto a la música y al desarrollo del guión es más una farsa romántica, con la consabida confusión sobre las identidades asumidas y las intenciones matrimoniales que se ejecutan de manera entretenida, como si fuera una ópera cómica con algunas influencias mozartianas.

La presente producción de “Il Signor Bruschino” es una farsa dentro de una farsa. Un golpe de genialidad que no sabotea la integridad de una de las obras menores de Rossini. Le otorga el toque artístico, diferente, informal y vibrante que merecía. El elenco está conformado por buenos actores cantantes que proponen una obra de Rossini con mucho arte y que va mucho más allá de la mera ópera. Roberto de Candia y Carlo Lepore suministran experiencia y savoir faire como Bruschino y Gaudencio , Andrea Vicenzo Bonsignore está muy bien como el posadero Filiberto, lo mismo David Alegret como Florville el joven amante, y María Aleida se luce con sus increíblemente altas notas como Sofía, la ingenua. El joven director de orquesta italiano Daniele Rustioni conduce con profesionalismo a los miembros de la Orquesta Sinfónica G. Rossini, que ejecutan la partitura. “Il Signor Bruschino” es una rara oportunidad de disfrutar una ópera poco representada de Rossini, a través de una puesta totalmente diferente y moderna, que sin duda cautivará a audiencias más jóvenes.

CALIDAD DE IMAGEN:

La calidad de imagen es totalmente clara y detallada, con colores plenos y buen balance de negros. Se puede disfrutar plenamente de acción sobre el escenario tanto en los planos medios y primeros planos como en los generales, con muy buenos detalles de imagen. La estética de la puesta es interesante y colorida, acorde con los climas dramáticos sugeridos tanto por la ópera como por la dirección la obra. La filmación es dinámica y está a cargo de Tiziano Mancini.

CALIDAD DE AUDIO:

Esta edición tiene los clásicos dos canales de audio, LPCM 2.0 Stéreo y DTS-HD Master Audio 5.1 que reproducen muy bien tanto la excelente ejecución de la Orquesta Sinfónica G. Rossini como las voces de los cantantes, aunque el segundo (DTS) es por supuesto muy superior. La ecualización de sonido está muy bien hecha distribuyéndose a través de todos los parlantes creando la imprescindible sensación envolvente, sumergiéndonos dentro de la música y la acción.

CALIFICACION: MUY BUENO! © 2015 Culturalmente Incorrecto





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group