Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

Email Password  
Not a subscriber yet?  
Keyword Search
 in   
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...


Javier Mitchell
Culturalmente Incorrecto, January 2015

Naxos USA lanzó al mercado americano la edición en formato blu-ray de “Parsifal”, ópera de Richard Wagner, grabada en vivo en febrero del 2014 en el Royal Opera House. La puesta en escena es de Stephen Langridge y el maestro Antonio Pappano dirige la Royal Opera Chorus and Orchestra. Alison Chitty diseñó la escenografía y el vestuario, las luces están diseñadas por Paul Pyant y la coreografía pertenece a Dan O’Neill. Richard Wagner nunca pensó que esta ópera, “Parzival”, se pudiera representar en algún otro teatro que no fuera el “Bayreuth”. Fue su última criatura.

Al igual que ocurrió con el Anillo, Wagner volvió a concebir una obra de atrás hacia adelante. Si la tetralogía comenzó por la muerte de Sigfried, Wagner concibe Parsifal a partir de una extraña sensación. Una suerte de encantamiento, de hechizo que le invadió cuando se sentó en aquella terraza de Marienbad (Bohemia) y contempló la irrupción de la primavera. Era la mañana de Viernes Santo de 1857. Aquella experiencia le hizo recordar el poema medieval de Wolfram von Eschenbach sobre la figura del caballero Perceval, heredero del clásico de Chétrien de Troyes. La inspirada música que ideó en aquel momento, y que se conoce como Karfreitagszauber (Encantamiento del Viernes Santo), se puede escuchar en el acto III de Parsifal. Wagner llegó a decirle a su mujer, Cósima, que era lo más bonito que había escrito nunca.

Aquella idea, junto con un esbozo general de la obra, madurarán en un cajón del escritorio del compositor hasta 1877, año en que decide componer la obra de forma definitiva. Habían pasado veinte años, durante los cuales había alumbrado gran parte de su obra. El año anterior había culminado su proyecto más ambicioso: la tetralogía de “El Anillo del Nibelungo”, con el estreno de sus dos últimas jornadas en el recién construido teatro de Bayreuth, un recinto hecho con el mecenazgo de Luis II de Baviera que reunía las características ideales para la puesta en escena de sus dramas musicales.

Parsifal fue compuesto con la paciencia de un orfebre: no más de cuatro compases diarios. Los revisaba y probaba hasta que quedaran perfectos. Fue la ópera de su despedida. Quién sabe si aquella lentitud no era un deseo de alargar lo máximo posible su propia vida. El año 1880 lo pasaría en Italia dedicado por completo a la obra, que terminaría el 13 de enero de 1882. Ahora ya sólo quedaba estrenarla.

“Parsifal” en el Royal Opera House de Londres está protagonizado por el tenor neozelandés Simon O’Neill, quien posee una voz potente, de linaje dramático, lo ubica entre los principales cantantes wagnerianos de nuestro tiempo. Brillante actuación para un papel principal que en el total de la obra es breve pero no por eso fácil. O’Neill lleva adelante una actuación correcta y sin fisuras, digna del rol que representa: el de un elegido, un iluminado y un Salvador; un héroe que canta como tal, su emisión es segura sin dejar de llegar a momentos de extrema sensibilidad. En sintonía con la actuación de O’Neill encontramos al reconocido bajo alemán René Pape, quien es considerado uno de los más completos exponentes de su registro. Pape, quien posee gran capacidad de interpretación y voz de exquisita y personal tonalidad, lleva adelante de manera magistral el exigente (por su extensión) papel de Gurnemanz. Él realiza un trabajo de excelencia en esta puesta del ROH basado en dos aspectos fundamentales: el dramático y el vocal.

La mezzosoprano Angela Denoke realiza una correcta interpretación de Kundry logrando laboriosos recursos vocales en el segundo acto. El barítono canadiense Gerald Finley cumple en gran forma con su Amfortas. Klingsor es representado por el bajo británico (nacido en Jamaica) Sir Willard White, quien logra una actuación impactante y de gran expresividad vocal, recorriendo sin problemas las líneas de su registro. Con respecto a la música, el director de orquesta Sir Antonio Pappano crea matices de profunda sensibilidad, pasajes de estricto apego a la partitura y momentos de extensa musicalidad. El coro, a pesar de sus breves intervenciones, sabe sonar oscuro en las notas bajas y lo suficientemente solemne en el final de la obra.

No es Parsifal, última ópera compuesta por Richard Wagner, su obra más representada ni, por lo tanto, más conocida. Sí puede decirse de ella, sin embargo, que es la más misteriosa, mágica y extremadamente espiritual. Posee una partitura capaz, como ninguna otra, de trascender el alma encerrada por el compositor en cada nota, así como en cada frase del libreto escrito por el propio Wagner y basado en el poema épico medieval Parzival, de Wolfram von Eschenbach. La presente producción del Royal Opera House es moderna, excelentemente interpretada y majestuosa desde lo musical, lo que sin duda constituye un “must” para todo amante de la ópera y especialmente de Richard Wagner. CULTURALMENTE RECOMENDABLE! © 2015 Culturalmente Incorrecto





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group