Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

Email Password  
Not a subscriber yet?  
Keyword Search
 in   
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...


Javier Mitchell
Culturalmente Incorrecto, February 2016

“La Fille Mal Gardée”, ballet creado por Frederick Ashton en 1960, es una historia de amor que lucha no en contra de la fuerza de los imposibles, sino contra las molestias de una madre viuda que quiere que su hija se case por dinero, a pesar del hecho de que el futuro novio, hijo de un rico productor de vino es, dicho de la mejor manera posible, un bobo. Toma, además, todas las precauciones para impedir los amores de su hija Lisette (Lise) con Colas, un joven campesino pobre. Se trata de una comedia coreográfica a cuya música y coreografía posteriormente se le han hecho frecuentes cambios y adaptaciones. Es una combinación afortunada y deslumbrante de ballet y pantomima. Es la única obra de ballet del siglo XVIII que sobrevive en el repertorio moderno. Fue producido por primera vez en Bordeaux en 1789 rompiendo completamente con los ballets formales clásicos-heroicos de su tiempo. Y por esta explotación ligera de la vida campesina, fue acusado de perder lo que quedaba del estilo del ballet tradicional en favor del melodrama popular y encanto fácil.

Naxos USA lanzó al mercado americano la edición en formato blu-ray de “La Fille Mal Gardée”, producción del Royal Opera House de Londres, filmada en vivo en el año 2015. Steven McRae compone el personaje de Colas, Natalia Osipova es Lise y Philip Mosley interpreta a la viuda Simone, Christopher Saunders es Thomas y Paul Kay es Alain. Cuenta con la coreografía de Frederick Ashton y la música de Ferdinand Hérold está arreglada y orquestada por John Lanchbery. El maestro Barry Wordsworth conduce a la orquesta del Royal Opera House. El diseño de sets pertenece a Jean Deaberval y el de luces a John B. Read. La dirección fílmica es de Ross McGibbon.

Frederick Ashton, fundador del Ballet Real de Londres, fue uno de los coreógrafos más influyentes del siglo XX, cuyo estilo musical sutil y elegante así como el talento que tenía para contar historias tuvieron un impacto profundo en el desarrollo del ballet británico. Recordemos que Frederick Ashton (que nació en Guayaquil, Ecuador, hijo de un vice cónsul británico) fue nombrado, en 1962, “Caballero” por sus servicios al ballet. Entre 1963 y 1970 fue director del Ballet Real, Londres. Murió en 1988 en su hogar, Chandos Lodge, en Eye, Suffolk, Inglaterra. El Royal Opera House produjo en el 2013 un espectáculo en su honor, “Ashton: Celebration”, un programa de ballet exquisito que celebró algunas de los trabajos de este gran coreógrafo (http://www.culturalmenteincorrecto.com/2013/11/ashton-celebration-blu-ray-review.html).

La coreografía de “La Fille Mal Gardée” es notoriamente exigente. En ningún otro ballet creado por Ashton éste demanda a su bailarina tanta sensualidad y flexibilidad. Osipova cumple con los retos técnicos a fondo y con profesionalismo y si hay momentos en el comienzo del ballet cuando su encanto es un poco forzado, ésto cambia rápidamente a través del desarrollo de su performance. Ejecuta sus pasos como si los estuviera creando, como si fueran latidos musicales, todo con gran belleza. Se podría decir que el papel de Lise ha sido escrito para ella. El ballet está lleno de referencias sexuales y de fertilidad, interpretados por Osipova con una mezcla perfecta de inocencia y sugestión erótica.

Uno de los grandes aciertos de este ballet es la forma en que Ashton compone las coreografía de conjunto: es posible congelar la acción en cualquier momento y ver una composición perfectamente equilibrada, como cuando a medida que se desarrolla el final en un pas de deux, los amigos de la pareja van dispersándose por todo el escenario con naturalidad pictórica, sentándose en las escaleras o apoyándose en la barandilla con los brazos cruzados, con sus rostros absortos y soñadores.

“La Fille Mal Gardée” constituyó al momento de su estreno un nuevo tipo de ballet, basado en una visión de clase media acerca de la vida campesina. Es simbólico el hecho de que se produjo en el año de la Revolución Francesa, por lo que conservaba aún un poco del estilo rococó de la época. Introdujo una preponderancia de danzas de carácter, una amalgama de danzas folklóricas y pasos académicos, adaptado todo ello a presentación en teatro. Aquí había campesinos reales en oposición a los artificios de la corte francesa que escenificaba pastores y pastoras, aquí había una observación basada en la vida real y una verdadera y urgente intriga dramática similar a las comedias de Molière. Dauberval basó su ballet en un libreto que era bien conocido, de la ópera cómica y que ya se había producido en 1758; el público estaba familiarizado con el argumento. Se inspiró en un grabado que mostraba a un muchacho huyendo de una matrona enojada que le agitaba un sombrero, mientras a sus espaldas lloraba una doncella.

“La Fille Mal Gardée” es uno de los ballets más perfectos. Pocas obras de este género otorgan exactamente la misma ráfaga de pura felicidad que produce esta obra y esto se demostró con localidades agotadas para todas las funciones de este revival en el Royal Opera House del 2015. Un espectáculo de ballet que lo hará reir y a la vez disfrutar al máximo de performances a cargo de bailarines de excelencia. © 2016 Culturalmente Incorrecto





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group