Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

Email Password  
Not a subscriber yet?  
Keyword Search
 in   
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...


Javier Mitchell
Culturalmente Incorrecto, August 2016

“Saul” (en español, Saúl) es un oratorio en tres actos escrito por Georg Friedrich Händel con un libreto de Charles Jennens. Basado en el Libro de Samuel, la historia de Saúl se centra en la relación del primer rey de Israel con su eventual sucesor, David, que parte de la admiración para transformarse en envidia y odio, y que concluye con la caída del monarca. La obra, que Händel escribió en 1738, incluye una famosa Marcha Fúnebre, un himno funeral por Saúl y su hijo Jonathan y algunas de las piezas corales más dramáticas del compositor. Saúl se estrenó en el King’s Theatre de Londres el 16 de enero de 1739.

Naxos lanzó al mercado americano la edición en formato blu-ray de “Saul” producción del Festival de Glyndebourne del año 2015. Aunque “Saul” es un oratorio, no una ópera y nunca fue pensada para escenificarse, el director Barrie Kosky ha hecho un excelente trabajo en la puesta en escena. Lo acompaña un elenco sólido encabezado por Christopher Purves como Saul y Iestyn Davies como David. Los acompañan Lucy Crowe como Merab, Sophie Bevan como Michal, Paul Appleby como Jonathan, John Graham-Hall como el brujo de Endor y Benjamin Hulett en cuatro roles: como Abner, el Sumo Sacerdote, Amalekite y Doeg. Ivor Bolton conduce la Orchestra of the Age of Enlightenment. El vestuario es de Katrin Lea Tag, la coreografía pertenece a Otto Pichler y el diseño de iluminación es de Joachim Klein.

Respecto a la puesta en escena, no es una puesta modernista, como estamos acostumbrados últimamente, ni hay tampoco símbolos políticos contemporáneos. El vestuario de Katrin Lea Tang evoca vagamente un Londres georgiano y el director Barry Kosky se focaliza en crear un mundo imaginario con valentía y sensibilidad que de respuesta a los ritmos y estados de ánimo de la partitura.

Todo el elenco brinda actuaciones magníficas. El joven tenor estadounidense Paul Appleby realiza un recatado y dulce Jonathan, mientras que Benjamin Hulett vibra con su voz robusta en el rol del bufón deforme que parodia numerosos personajes de esta historia. Por otro lado, Lucy Crowe y Sophie Bevan compiten vocalísticamente como las hermanas enfrentadas y rivales. La Merab de Crowe es ácida y venenosa, mientras que la Michal de Bevan es la dulzura personificada. Pero en este espectáculo hay tres estrellas indudables: el contra-tenor Iestyn Davies, que suena cálidamente radiante pero seguro, y su impresionante David combina la dignidad principesca con una intensa melancolía, especialmente en su aria/ lamento “Llora, Israel”.

Y encuentra su contraparte perfecta en Christopher Purves (una especie de volátil Rey Lear) en el personaje de Saúl: Purves posee una actuación intensa tanto desde la actoral como desde lo vocal. Y, por último, hay que destacar la estupenda participación del coro de Glyndebourne: en muchos aspectos es el eje y el motor de la partitura, entregándose por completo a la música de Handel con claridad y precisión. En esta producción de “Saul” estamos frente a una notable pieza de teatro porque, aunque la partitura de Handel es el centro mismo de la obra, Kosky añade dos elementos que otorgan a la puesta en escena algo más de su propia especificidad. En primer lugar, el sonido. Toda la obra posee una especie de banda sonora adicional producida por los gritos y llantos de los coros que se suma al diálogo adicional y delirios de Saúl.

El segundo elemento es visual. La danza juega un papel importante en toda la performance. Hay seis bailarines que constituyen un fuerte elemento para el drama en general. Pero la coreografía de Otto Pichler se extiende también a los cantantes, redoblando así todo el lenguaje visual y brindando una imagen total de conjunto armónica, más que la simple adición de algunos bailarines a escena. Como resultado final, “Saul” de Händel es un triunfo total, ya que se unen la exquisita minuciosidad como director de Barrie Kosky junto a la igualmente perfeccionista capacidad del Festival Glyndebourne para crear, en esta oportunidad, una de las grandes representaciones de este festival. © 2016 Culturalmente Incorrecto





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group