Classical Music Home

Welcome to Naxos Records

Email Password  
Not a subscriber yet?  
Keyword Search
 in   
 Classical Music Home > Naxos Album Reviews

Album Reviews



 
See latest reviews of other albums...

Juan Manuel Viana
El arte de la fuga, October 2015

Nacido en Vaasa en 1883, cuando Finlandia era todavía un gran ducado bajo dominio zarista, Toivo Kuula fue uno de los compositores más destacados de su generación, la del malogrado Mielck, la de Palmgren, Madetoja y Pingoud, pero su temprana y trágica muerte—en 1918, a consecuencia de las heridas sufridas en un altercado durante las celebraciones de la victoria blanca en la guerra civil finlandesa—y el hecho de que su reducido catálogo se volcara sobremanera en los terrenos vocal y coral han contribuido a impedir la libre circulación de su obra más allá de las fronteras de su país natal.

Kuula se formó en Helsinki junto a Järnefelt y Sibelius—fue alumno de éste último en 1907—, pero también en Bolonia con Marco Enrico Bossi, en Leipzig y en París, donde siguió los cursos de la Schola Cantorum y las enseñanzas de Dukas. Ejerció, además, como director de orquesta en Oulu, Helsinki y Viipuri (ciudad en la que murió), y de ahí que en su estilo de filiación nacionalista, evocador del folclore y los paisajes de su Ostrobotnia natal, podamos rastrear diversas influencias, desde Dvoƙák y Smetana hasta Grieg y Sibelius (la más crucial, sin duda).

Si el bagaje académico lastra aún al regeriano Preludio y Fuga (1909), estrenado en Leipzig pero fruto de la tutela de Bossi, la personalidad de Kuula—pese a la inequívoca huella sibeliana, tanto en el material temático como en la escritura para maderas y metales—se descubre ya con claridad en la emotiva Marcha festiva (1910), compuesta en París con ocasión de un concierto onomástico del coro Suomen Laulu. Pero las dos obras mayores de esta grabación, aquellas en donde la sabiduría melódica y tímbrica de Kuula puede explayarse con plenitud, son las dos Suites de Ostrobotnia meridional, compuestas entre 1906 y 1913 y cuyos diez contrastados movimientos—cinco por cada una de ellas—propician secuencias memorables: el solo de corno inglés de “Paisaje”, descendiente del sibeliano “Cisne de Tuonela”; la honda melancolía—digna del mejor Grieg—que inunda “Canción folclórica” y “Canción del anochecer”; los sabrosos ecos populares de “Danza ostrobotnia”, “Danza del diablo” y “Lleva la novia”; el inesperado debussysmo de la excepcional “Lluvia en el bosque”, en la que Kuula describe con mágica paleta instrumental “el silbido de la lluvia y el murmullo de los árboles”; el refinado neoclasicismo del “Minué”, que parece salido de la Suite Holberg; o la soberana lección de orquestación que depara el enigmático “Fuego fatuo”.

Del Preludio y fuga y la Suite nº 2 conocíamos ya sendas magníficas versiones a cargo de Martyn Brabbins y la BBC Concert (Dutton, 2011) pero estas de Segerstam no son, en absoluto, inferiores y la grabación es formidable. El veterano maestro finlandés nada a placer en estas aguas cuyas peculiaridades conoce—al igual que los miembros de la Filarmónica de Turku—como pocos. Ya lo demostró en un anterior registro monográfico que incluía dos de sus cumbres sinfónico-corales: las cantatas El hijo de la esclava y Esperanza de inmortalidad (Alba, 2008). Pero para quienes deseen poseer la práctica totalidad del exiguo legado orquestal de Toivo Kuula, aquí contenido, y también para todos los interesados en conocer mejor el paisaje musical finlandés postsibeliano, el nuevo disco de Ondine—que ya dedicó a Kuula, en 2006, una espléndida antología de canciones a cargo de Tommi Hakala y Kristian Attila—resulta imprescindible. © 2015 El arte de la fuga





Naxos Records, a member of the Naxos Music Group